sábado, 8 de octubre de 2016

Debates e intérpretes: Trump

En la anterior entrada hablé sobre mi experiencia al interpretar a Hillary Clinton en el primer debate electoral televisado de esta campaña electoral. Sin embargo, como quedo claro, un proyecto de este tipo no es algo que hagas solo. A mi lado tenía a Daniel Sánchez, intérprete muy curtido en estas batallas, no en vano ha participado ya en otros debates y ha sido la voz en español del presidente Obama desde hace años.
3a6f9934-0272-4369-af28-54cd54aa23cc
Concentración máxima a segundos del inicio del debate (pulsando el MUTE)
Otros intérpretes de Donald Trump ya han explicado cómo vivieron el debate (enlaces en la anterior entrad) pero no podía dejar escapar la oportunidad de pedirle a Daniel que nos contase su punto de vista.
  • Dado que ya se ha hablado sobre las diversas dificultades que planteó interpretar a Trump durante el debate y el modo en el que uno debe mantenerse imparcial: ¿Qué te pareció lo más complicado o reseñable a la hora de interpretarle?
Yo diría que lo más complicado y lo más reseñable es lo mismo en este caso. Trump no es un orador al uso. Tras haber visto vídeos de sus discursos ya sabía que no me podía esperar un discurso totalmente coherente, pero en el debate lo más difícil fue que en cada intervención que hacía (intervenciones de un minuto aproximadamente, por cierto) no había ningún hilo conductor. Podía estar hablando de Irán y en el mismo minuto hablar de las mujeres, de su hijo, de que es un gran empresario, de Yemen, de Alemania y de más cosas. Eso, a la hora de interpretar, se hace muy difícil porque no vas siguiendo un hilo lógico que te ayude, que te permita estar preparado para lo que viene.
200_s4
Además Trump tiene la característica de que habla muy claro, pero diría que lo hace cuando quiere. En otras ocasiones parece que está en la barra de un bar y deja sin terminar las frases, grita, no pronuncia bien las palabras o incluso utiliza términos que no corresponden en ese momento. En este último caso, adivinar cuál era la palabra que quería utilizar es complicado.
sounds-good
Sobre la neutralidad que tienes que tener a la hora de interpretar a alguien como Trump, obviamente hay muchas cosas que dice con las que yo no estoy de acuerdo, pero de eso me olvido completamente cuando estoy interpretando y lo que hago es intentar transmitirlo utilizando el mismo tono que utiliza él: si es enérgico, yo también; si está enfadado, yo 
también; si se ríe, igual hago yo. Otra cosa es lo que piense cuando acabo la intervención, pero pienso que la gente que está viendo el debate en televisión y que no habla inglés debería poder entender con la interpretación lo mismo que ve un espectador que lo sigue en inglés, y aquí se incluye también los gestos y el tono, que van más allá de la 
mera interpretación de una frase.
  • ¿Cómo se prepara uno para interpretar a Trump?
Viendo muchos vídeos suyos. Me he preparado viendo algunos de los debates entre candidatos republicanos en las primarias. Lo hacía leyendo la transcripción del debate para que no se me escapase ninguna palabra, sobre todo aquellas que utiliza y que son de una jerga “más de la calle”. Quería saber cómo habla exactamente, qué tipo de expresiones utiliza y prepararlas para la hora del debate. Y aunque no siempre puedes conocerlas todas, sí que ha ayudado.
Igualmente, he visto entrevistas o mítines de Trump en estos últimos días. Los mítines sirven para detallar los puntos de su política y te permiten hacerte una buena idea de cómo responderá a las distintas preguntas que le planteen durante el debate.
Por último, me he leído de arriba abajo el programa electoral que aparece en su web. Es curioso, porque hasta el mismo día del debate, su programa se basaba en 7 u 8 puntos bastante escuetos: el muro con México, ayuda a veteranos, reforma fiscal, economía, relaciones con China, comercio y poco más. Como decía, lo curioso fue que la misma noche del debate ese programa electoral “creció” por sorpresa. Ahora es bastante más extenso.
312a58e0-4374-0133-5ba8-0aecee5a8273
El muro aún no ha salido en los debates
  • Después de 8 años de Obama, de conocerle al dedillo, ¿qué diferencias como orador destacarías?
Te diría que destaco todas las diferencias. Obama me parece uno de los mejores oradores que me he encontrado. Pronuncia unos discursos con mucho contenido, haciendo hincapié donde es necesario, habla claro, se permite siempre un punto de humor para mantener la atención del público. Además su dicción es muy buena. Le gusta incluir en sus discursos citas de personajes célebres, historias de gente de a pie… Son discursos muy bien hechos pero muy cercanos a la gente.
gallery-1462115295-obama-mic-drop
En un mes...
Por el contrario, Trump me parece un torbellino. Creo que es la mejor palabra para describirlo. Ya he dicho antes que en un minuto para responder a una pregunta, te puede hablar de 9 cosas distintas. Deja frases sin acabar, “machaca” palabras, usa palabras que no corresponden, utiliza mucho lenguaje “de la calle” no para dar un punto de humor (como hace Obama), sino para hacer su discurso un poquito violento. Para mí son dos tipos de oradores totalmente distintos.
  • ¿Qué retos plantea cada uno de ellos?
Para mí el gran reto que supone interpretar a Trump es no perderte. A veces tienes la sensación de que, al interpretar, dices cosas sin sentido gramatical, o sin sentido en el significado. Pero es que es así. Y como nunca sabes cómo va a seguir la frase hay que ir muy pegado a él, aunque hable bastante rápido, porque si no puedes perderte.
Con Obama el reto es menor. Aún así, tampoco es fácil. Hay mucha diferencia entre el Obama que lee sus discursos en el Teleprompter, a una velocidad bastante alta, y el Obama que responde las preguntas de los periodistas sin guión. Ahí es mucho más lento y te permite recrearte más en la construcción de las frases. Pero cuando lee su discurso, hay que estar muy alerta para aguantar la velocidad que lleva e intentar no perder contenido.

No hay comentarios: