lunes, 6 de junio de 2016

Cuando las paredes hablan

Que levante la mano aquel que no ha escuchado / dicho / interpretado frases como:
Si las paredes hablasen...
If these wallks could talk 
O una versión incluso mejor y más divertida para los intérpretes:
I would like to be the proverbial fly on the wall... 
La exposición de fotografía de Shirley Baker, que se puede visitar estos días en el museo Cerralbo dentro del festival Photoespaña 2016 responde a esa pregunta, dado que son imágenes llenas de información y hasta muestran muros que cuentan historias.
Shirley Baker decidió fotografiar un momento en la historia del Reino Unido que sorprende. Manchester y el norte del país tras las grandes guerras se preparaba para un nuevo urbanismo y concepto de ciudad que, por no variar, necesitaba borrar parte de su pasado para empezar de nuevo. Cuando hablamos de borrar, es literal. Calles enteras quedaron destruidas tras el paso de las maquinas de demolición, para construir un futuro mejor sin tener en cuenta lo que caía a su paso.
Baker, que no se ganó la vida con la fotografía, pero que retrató a pie de calle la realidad que veía desde las ventanas de la fábrica de su padre, nos muestra estas calles que van desapareciendo edificio a edificio como si la Nada de la Historia interminable se hubiera desatado sobre Inglaterra. Calles llenas de niños y mujeres, más que nada porque los hombres a esas horas estaban trabajando y los pocos que salen eran ya pensionistas o desempleados. 
Uno puede caer en la tentación de pensar que estas son fotografías como las de la Gran Depresión y que la gente lo está pasando fatal pero los niños juegan y la vida sigue.
20160602_100002[1].jpg
Sin embargo, lo que me encanta de esta exposición es la cantidad de lecturas que tienen las imágenes. No vale dar una vuelta rápida, marcar que ya la hemos visto en la agenda del festival y a por la siguiente. NO, eso es perderse la gracia de esta sala. Shirley Baker tenía un sentido del humor de lo más curioso y era la reina del juego visual de palabras.
Para empezar, le frustraba enormemente que la fotografía no fuera capaz de captarlo todo en esa realidad que quería mostrar. Uno puede ver una calle prácticamente desierta y un vacío emocional y físico que no era lo que realmente estaba sucediendo.
b_a12872b2f9d0f89a9e359bfbfaece941a4ee489d
En esa época las calles eran todo menos un espacio en silencio. Había ruido, debido a las máquinas que estaban trabajando, los obreros que trabajaban en la demolición, las mujeres que se reunían a hablar, los niños jugando...
20160602_091200[1].jpg
Al entrar esta imagen es además una instalación de sonido

La comisaria ha incluido una instalación con una grabación de ruido de calle para que podamos sumergirnos un poco mejor en la atmósfera que la artista quería salvar del olvido.
No es posible a veces transmitir toda la información con un solo medio de comunicación, hay tanto que se puede ver, oír y también oler. No hay instalación tipo smell-o-vision pero Shirley Baker también hablaba del olor a madera quemada, restos de ladrillo, obras en proceso, etc.
Así que lo que hizo fue jugar con los mensajes que encontraba en lo que veía, dado que era lo único que podía captar. Veremos muchas fachadas de edificios en los que aparecen las letras EX. Eso significaba que estaban ya marcados para su demolición. Pero estos son los únicos mensajes de las paredes. Grafitis o pintadas se convierten en bromas y juegos para esta fotógrafa. Ahora, está claro que nunca pensó que algún día una española iba a tener que interpretar dichas bromas para la prensa extranjera. Vamos a ver algunas. 
20160602_095940[1]
A simple vista son fotos de una niña y un gato, nada nuevo en la era Instagram
La foto del gato, que podía pasar desapercibida en estos años de exceso de fotos y vídeos de gatetes es una de mis favoritas y de las que la propia comisaria me dijo: ¿Cómo vas a explicar esto en castellano para que tenga gracia?
20160603_202525[1]
El gato interpretado
La foto primero nos enseña que la manía de las bandas de chavales de poner sus nombres y motes en las paredes no es nada nuevo. Así tenemos a estos muchachotes norteños, Karl, Coomber y Tomcat, que encima tienen alma de diseñador de tarjetas navideñas y dejan su marca de esta manera tan "artística" en la pared. Shirley espera y encuentra el momento perfecto para capturar la imagen. Pasa un hombre y hay un gato. Claro, si lo explicas así, la prensa te mira con cara de "Vale, hay un gato, no lo pillo". 
Así que te toca hacer una nota del traductor en versión nota del intérprete de consecutiva. ¿Qué es eso? Es una forma de salvar la situación pero para que funcione tienes que ser muy rápido, ir al grano y haberlo comentado antes con tu ponente (comisaria de exposición en este caso). 
Es una pena que se pierda información, es un poco lo que le sucedía a Shirley Baker, que no se logra transmitir todo de una vez sin un poco de ayuda. Aquí toca explicar que Karl es un nombre, Coombes probablemente el apellido de otro chaval y Tomcat es el apodo del tercero. La gracia está en este último nombre. ¿Qué significa "tomcat" en inglés?
tomcat
ˈtɒmkat/
noun
 
  1. a male domestic cat.
  • Tomcat: gato (masculino)
De hecho, el famoso gato Tom, que tenía esa complicada relación con el ratón Jerry, fue bautizado de ese modo por el mismo motivo y originalmente se llamaba "Tomcat" pero acabó siendo solo Tom, como le pasada a las Marías de los Dolores (Lolas).
tom_tom_and_jerry

Así que la gracia de la foto es que justo en el momento en el que pasa un caballero (masculino), hay un gato (que no gata) delante del muro. Explica tú eso en una sola frase y rodeada de prensa.
20160603_202546[1]
Esta muchachita poco sociable era más fácil

El caso de la niña no revestía tanta complicación, la pared te indica claramente que te mantengas alejado, que nada de acercarse y por si tienes dudas, ya se encarga ella de amenazar con la mirada.
El tercer ejemplo que os traigo fue el más divertido. La comisaria se detiene junto a esa foto y pregunta si alguien tiene una idea de qué representan las letras MFC.
20160603_202457[1]
¿Qué os viene a la mente al ver MFC?

La mitad del público respondió en cuestión de segundos: Manchester Football Club. Para que luego digan.
La gracia aquí es bastante obvia, un apasionado de los deportes deja constancia de su opinión visceral sobre el juego del MFC, en su experta opinión es shit = mierda. Otro experto o el mismo opina que OK y el chaval que sale de su casa lo remata con el OK que lleva bordado en el jersey.
No me esperaba lo curioso y liberador que resulta decir "shit" y traducirlo en una consecutiva que tiene lugar dentro de un festival de arte y en una de las salas de un museo tan impresionante como el Cerralbo.

miércoles, 1 de junio de 2016

B de Bauhaus y Beatles

Un festival debe tener un hilo conductor pero, a la vez, debe ofrecer una multitud de puntos de vista para que la experiencia sea más enriquecedora. Hay pocos proyectos en los que saltes de un tema a otro como Photoespaña. Arrancas la mañana desayunando en la tienda Loewe de Gran vía (grandes las brochetas de frutas) y terminas con un cucurucho de queso en el jardín botánico celebrando un año más y ya van siete.
20160601_091810[1]
La primera parada del circuito de inauguraciones con prensa fue la exposición dedicada a la fotógrafa Lucia Moholy. Su marido ya tuvo su propia exposición hace un par de festivales y esta vez le tocaba el turno a una mujer que formó parte de un grupo de artistas, la Bauhaus, fundamental para entender el arte europeo del siglo pasado. La sala está en la tienda que tiene Loewe en Gran vía. Lo comento porque en ediciones anteriores la sala de exposiciones era la de la calle Serrano pero regresamos a Gran Vía por la puerta grande
20160601_094316[1]
Hay textos que acompañan las imágenes y retratos de lo más interesantes de personajes fundamentales como el de Kandinsky o Anni Albers. Exposición clave si a uno le interesa el diseño industrial y la arquitectura además de la fotografía.
20160601_095234[1]
Imágenes y una cita de su marido

Fue escritora y editora, publicó una pequeña joya en Penguin que se tituló A Hundred Years of Photography (100 años de fotografía) que no llegó a reeditarse por la escasez de papel en la guerra mundial. Al final de ese libro habló de lo que ella creía iba a ser una realidad en un futuro no muy lejano: la posibilidad de enviar y compartir fotografías a través del cable telefónico. En su mente, en el futuro compartir imágenes de forma instantánea iba a ser lo más normal. Sin saberlo, estaba anunciando la llegada de Instagram. Una pequeña joya.
La visita al teatro Fernan Gómez nos acerca a España con dos fotógrafas nacionales de épocas y estilos diversos: Cristina de Middel y Juana Biarnés.
20160601_123455[1]
Saludando a Rocío Durcal

Cristina de Middel habla sobre combinaciones y copias. Muchas preguntas en una sala alargada y llena de fotografías. ¿La creación y la repetición son compatibles? ¿Es arte si solo se vende una copia? ¿La reproducción le resta valor a la imagen? 
20160601_115837[1]

Aquí viene lo bueno. La exposición se llama "Muchismo". Como sabía que iba a tocar interpretar el título al inglés me volví loca pensando en opciones:
  • Es un término coloquial para indicar "mucho" de forma exagerada, algo así como "mucho, mucho"
  • Es un término afectivo, familiar y casi infantil. "Te quiero muchismo"
  • Es un juego de palabras entre la cantidad y la calidad de los ismos artísticos: "mucho-ismo"
20160601_115753[1]
Dudas y pelucas

La cuestión es que esperé a la explicación de la fotógrafa durante la presentación para estar segura y comentó que otra de las preguntas que plantea la exposición es precisamente la relación entre cantidad y calidad. ¡Bingo! Pero no, mi gozo en un pozo, porque luego dijo que había optado por este título dado que es la fotógrafa que nunca dice NO a un proyecto, si le ofrecen un trabajo, decir que no le cuesta un mundo y por eso trabaja "muchismo".
Si alguien tiene buenas sugerencias, estoy abierta a ideas, ya tenéis tarea.
La otra sala la llenan un montón de rostros conocidos. Si no eres de la Generación Z todo el mundo te suena y te arranca una sonrisa. Si eres español encuentras significados y pistas en cada detalle, si uno estudia la cultura española, esta es una exposición necesaria.
20160601_122301[1]
¿Me pongo este para Eurovisión? Todo español sabe la respuesta

Juana Biarnés fue la primera fotoperiodista española en una época en la que este era un oficio de hombres. Ella, muy emocionada, nos ha contado que los compañeros la recibieron con respeto y aprecio, pero que fue el sistema y las ideas preconcebidas de muchas personas en la sociedad franquista los que se encargaron de poner obstáculos en su camino. Pudo rendirse pero no lo hizo y nos ha regalado algunas imágenes increíbles. 
20160601_122131[1]
Dalí pintando de una forma de lo más cómoda


Pero nuevamente hay conceptos que son tan locales y propios que necesitan de cierto contexto para poder apreciar todo su valor.
Ejemplo: El guateque. ese concepto tan español de una época muy concreta. Algo se pierde en la traducción. Sabías que un periodista era o vivía desde hacía años aquí cuando pasaba por esta foto. Si al verla canturreaba: "saca el güisqui cheli para el personal..." ya lo tenías claro.
20160601_121950[1]

Biarnés consiguió la hazaña de fotografiar a los Beatles en su visita a España, que puede parecer una nimiedad pero no lo fue en absoluto.


Pero también registró otros momentos fans, aunque los Bravos y los Brincos no son lo mismo por mucho que también empiecen por B. En los 60 y 70 las fans eran mucho más controladas que en esta década.
20160601_122011[1]
Te queremos Mike

El comisario Chema Conesa habló de la historia de algunas de las imágenes más sorprendentes como la de Tita Cervera que sonríe a la cámara porque Lex Barker acababa de pedirle la mano en 1965. Juana recorría los restaurantes de moda por la noche en busca de momentos que captar y se encontró con la pareja.
20160601_123040[1]
No menos inesperado (y con un puntito cómico por parte del encargado del montaje) son estos dos retratos colocados uno junto al otro: Isabel Preysler con la niña en brazos y su entonces marido Julio Iglesias con una fan entregada.
20160601_122828[1]
¿Perdona? Y lo sabes.
Podría subir una docena de fotos más, de Rocío Jurado, Lola Flores, Lucia Bosé y es que no hay una que no resulte especial. Es repasar en blanco y negro dos décadas de nuestra historia social y cultural más reciente. Muy recomendable para los amantes de la fotografía y los ministéricos que se han quedado huérfanos los lunes pero quieren seguir cotilleando el pasado de este país con un poco de sentido del humor.
20160601_123006[1]