martes, 12 de abril de 2016

¿Añadir o no añadir?

¿Qué haces cuando no entiendes lo que ha dicho el ponente? Parece una pregunta sin importancia pero es una de las principales dudas en una interpretación. La respuesta parece muy sencilla (y en realidad lo es) pero en vivo y en directo las cosas se complican. Técnicamente hablando, se interpreta lo que se escucha, hasta ahí todo claro, pero en muchas ocasiones el problema no es tanto de sonido puro y duro como de comprensión. El ponente habla muy bajo, vocaliza poco, tiene un acento regional muy marcado o habla en una lengua que no es la suya y la pronunciación es bastante creativa.
4bwwkmunn5e4
Habla rápido y con acento pero lo tengo, tranquilos, lo tengo.
Todas estas son circunstancias a las que nos enfrentamos con relativa frecuencia y a las que tenemos que dar solución. No siempre vale lo de: "Lo siento, no se entiende nada, no se puede interpretar". Si bien en casos muy extremos no viene mal recordar las recomendaciones en caso de crisis de AIIC. 
If you have not understood something essential, say so over the microphone. Your delegates can then decide whether they want to ask the speaker to repeat it. Likewise, if a speaker is reading at breakneck speed from a written text that you haven’t received a copy of, making it impossible to provide a complete and accurate interpretation, say so over the microphone. You may inform your delegates of the problem and indicate that you will try to provide a summary. If necessary, you may state that you regret that you will have to stop interpreting until reliable interpretation becomes possible again. Turning off your microphone is of course an extreme tactic, but when no interpretation is better than the best interpretation possible under the circumstances, it is undoubtedly the ethical thing to do.
Básicamente las opciones en el peor de los casos es solicitar que se repita la información, resumir si el ponente habla (lee) muy rápido o si es imposible interpretar, apagar el micrófono.
Otro de los problemas habituales es ese momento cuando arrancan las preguntas del público pero la gente en la sala no espera a que le pasen el micrófono. Ahí el problema es claro, si no hay micrófono, la cabina no recibe audio y sin audio no hay nada que interpretar. Lo normal de todos modos es recordar por los dos canales que sin micrófono no hay interpretación de la forma más educada posible para que la gente sea consciente de eso.
Pero en consecutiva a veces se trata de la propia colocación de todos los que van a hablar y sobre todo, el sitio en el que te pongan. Si es una sala muy grande o con techos muy altos es probable que no pueda oírlo todo, también es posible que yo esté demasiado lejos para poder captar la totalidad del mensaje. Lo que suelo hacer es llegar muy pronto para encargarme de informar a los organizadores de los riesgos que conlleva "esconder" al intérprete. En algunas situaciones he prometido apartarme para las fotos oficiales del inicio y luego ya posicionarme para poder ofrecer una interpretación de calidad. Aún así, a veces los organizadores no quieren que estés cerca del ponente, otras veces tenemos problemas de acústica de la sala o cualquiera de las dificultades antes mencionadas y nos vemos ante el hecho de que pedir todo el rato al orador que repita es complicado o sencillamente imposible.
¿Qué hacemos? ¿Apagamos el micrófono? ¿Y si es una consecutiva con toda la sala llena mirándote?
Aquí entramos en el terreno de la tentación: si solo he perdido una frase, no pasa nada, ya relleno yo con algo.
Que levante la mano el que no haya tenido (caído en) esa tentación alguna vez. Pero es un último recurso que puede meternos en jardines de los que luego no es tan fácil salir.
Si volvemos a consultar la guía práctica para intérpretes profesionales de AIIC (Practical Guide for Professional Conference Interpreters), nos encontramos con esto: 
The interpreter is morally responsible for the integrity of his or her work and must not bow to any pressure in performing it.
The interpreter must never change or add to the speaker’s message.
Furthermore, the interpreter must never betray any personal reaction to the speech, be it skepticism, disagreement, or just boredom.
Queda claro, no se puede añadir nada al mensaje del orador. Nada.
tumblr_inline_mqulrq2yub1qz4rgp
¿Y si es algo mínimo? No se van a dar cuenta. La ley de Muprhy además de complicarnos la agenda también dictamina que si decides añadir algo, lo más seguro es que termine por complicarte el trabajo. No puedes jugártela y esperar que nadie se percate, es poco ético, profesional y un riesgo innecesario.
Estoy convencida de que ninguno de los responsables de adaptar la novela de Jane Austen, Orgullo y Prejuicio, para la BBC se imaginaron lo que iba a pasar con esa pequeña escena que iban a añadir por eso de rellenar minutos y ofrecer algo que no estaba en el libro. Total, si no era nada, un paseo tonto por el campo, con una camisa blanca, para mostrar que el señor Darcy estaba sopesando seriamente cosas y el hecho de que al final de tanto meditar el pobre tuviera la necesidad de darse un chapuzón no era más que la guinda del pastel.
Si os sabeís la novela de memoria (no miro a nadie) esta escena no os va a sonar del papel:
Serie de la BBC de los 90: 



Parece un añadido sin más, no tiene ni diálogo, ¿qué daño puede hacer? La escena causó un revuelo que nadie se esperaba, con gente que gritaba puesto que ese baño no estaba en el original y era por tanto una ridiculez sin sentido y otros que gritaban por culpa de la camisa blanca mojada. Tal fue la impresión que causó que es lo que todo el mundo recuerda de esa serie y ha dejado huella desde entonces, convirtiéndose en un elemento ya clásico de las adaptaciones del pobre señor Darcy. Si eres actor y quieres ser el estirado dueño de medio Derbyshire tienes que asumir que vas a darte un chapuzón con un blusón blanco en algún momento.
mr-darcy-eliot-cowan
Elliot Cowen en Pérdida en Austen
Hasta el punto que ahora se adapta el añadido de la adaptación.
200_s
Venga mujer, llevo la camisa blanca y diluvia, eso cuenta como Darcy pasado por agua
Incluso si añadimos zombies ya no podemos evitar incluir la "escena":



Hasta se han escrito entrevistas falsas a Colin Firth en libros en los que se le pregunta por la escena (la segunda novela de Bridget Jones no se corta) y se ha creado una estatua acuática para que nadie se olvide del añadido que se ha mostrado en The Serpetine.




Todo este despliegue de frikismo nos recuerda que todos los añadidos arrancan su andadura como buenas ideas, opciones para salvar situaciones complejas, pero luego algunos pueden adquirir vida propia, con mejor o peor resultado. 
Aunque parezca que todo va bien con lo que hemos aportado de nuestra propia cosecha.
janette-mr-darcy-boat.jpg
Voy a leer el libro con él aquí, que así lo tengo todo

No olvidemos que todo tiende a complicarse y los añadidos a menudo dan más problemas que las soluciones que supuestamente ofrecían.

4607487682
Vamos chicos, que esto ya no funciona.

2 comentarios:

Iván dijo...

Uno de los primeros comentarios que recibí de un miembro de mi familia cuando se enteró que había empezado a trabajar como intérprete:

- ¿Así que trabajas de intérprete?

- Sí, hará cosa de un año o dos.

- ¿Y metes muchas morcillas?

- .../...

Aida dijo...

Si lo piensan nuestros familiares, ¿qué no pensará más de uno del público?