lunes, 23 de noviembre de 2015

Yo soy tu intérprete

Hoy toca un ejercicio de imaginación, venga, meteros en el papel:

[Fundido en negro y arranca la escena. Dos personas, una frente a la otra. La primera habla]
- Yo soy tu intérprete
[Poned voz de Constantino Romero a lo Vader para estos menesteres o James Earl Jones si sois más de la versión subtitulada].
- ¿Mi qué?  [Insertar cara de susto del ponente de turno].
- La intérprete [No, no insertéis la cara de la Kidman, os lo imploro].
- ¿Intérprete? [Las mismas instrucciones de antes].
- La traductora para las entrevistas. [Tono de santa paciencia].


Este podría ser el guión de un día cualquiera en la vida de un intérprete. También es verdad que esta no es la única escena que se repite con frecuencia pero no todas las semanas te toca decirle "hola, yo soy su intérprete" al hombre que dio cuerpo a Darth Vader y que interpretó una de las escenas más conocidas e imitadas del cine.

Ideal para el día del padre

Esta semana se ha presentado en Madrid el documental I am your father que cuenta la historia del actor tras la máscara del malo más malo de la galaxia: Darth Vader.

Si habéis leído otras entradas de este blog ya sabéis lo mucho que me gustan las películas de Star Wars y os podéis hacer una idea de la ilusión que ha sido poder susurrar a David Prowse y ser su voz en español durante la rueda de prensa posterior al pase del documental en los cines Verdi. Además, es un hombre encantador y es un placer ser su intérprete.

Soy esa cabeza que asoma para susurrar preguntas


El documental es muy interesante, no voy a desvelar nada pero si os llama la atención os recomiendo echarle un vistazo. Se ha estrenado en el momento justo para los que ya no podemos esperar más para ver la próxima entrega principalmente por lo mucho que nos gustó la trilogía original. Esto nos cuenta detalles sobre el rodaje y nos acerca un poco más a personajes que ya son como de la familia.

Una de las cosas que más me gustó del documental es que da voz y rostro a los "intérpretes" que quedan ocultos tras máscaras y disfraces, esos Frankestein y monstruos de la laguna que nos han hecho pasar tan buenos ratos y que han caído en el silencio de la noche sin su merecido reconocimiento.

El actor y la máscara
Tal y como quedó claro, es más una cuestión de amor por el trabajo realizado y por el buen sabor de boca que ha dejado aunque nadie se acuerde de tu nombre al final.

Estimados intérpretes y lectores del blog, ¿os suena esa sensación de algo? ¿No es la cabina a veces una máscara que nos hace invisibles? En el caso de David Prowse solo podíamos ver su cuerpo, la voz la aportó James Earl Jones en la versión original y en El Retorno del jedi es el rostro de Sebastian Shaw el que logramos ver en una escena clave de la película.

Para preparar este proyecto me vi en la "necesidad" de sacar de la estanterías las tres primeras películas (1977-1983). Antes de que nadie diga nada, que quede claro que hay que preparar cada trabajo, da igual si eres una de esas fans que se sabe los diálogos de memoria porque en este tipo de ruedas de prensa los que preguntan pueden ser incluso más amantes del tema y las preguntas pueden alcanzar un nivel de complejidad digno de los congresos técnicos. Nunca se debe asumir que el tema se conoce y que por eso no es necesario mirar nada, ni hacer un misero mini glosario.

Hacía tiempo que no me concedía este placer y creo que es la primera vez que las he visto ya como intérprete profesional en activo. Cuando era pequeña me obsesionaban los personajes principales, Leia por motivos obvios y Han Solo porque tiene algunas de las mejores frases. Entonces le presté muy poca atención al intérprete de protocolo: C3PO. En este visionado le he dedicado más cariño y hay varias escenas en las que me he sentido hasta identificada (y no, el dorado no es mi color, no es eso).



Por ejemplo: tiene demasiada información que no le interesa a nadie, todos esperan que hable la lengua local de turno (y eso que domina más de 6 millones de formas de comunicación), no se preocupan en lo más mínimo por las condiciones en las que trabaja (calor, frío, ataques de naves imperiales, etc.). Sin embargo, la escena en la que me convertí en fan de C3PO fue cuando en la luna de Endor, Han Solo quiere que le diga varias cosas al jefe de los ewoks pero no para de interrumpirle cuando va a arrancar y al final le suelta que a ver si se da prisa.

Basado en hechos bastante reales en consecutiva
Este otoño ha sido intenso pero me ha permitido cumplir varios sueños profesionales (y frikis), por lo que resulta imposible quejarse.

sábado, 21 de noviembre de 2015

El ataque del intérprete zombie

También podríamos titular esta entrada: ¿Cómo sobrevivir a la temporada alta?

En primer lugar, las temporadas altas o épocas de picos de trabajo dependen en gran medida del tipo de interpretación que ofrecemos pero, en general, en el mercado privado suelen darse en primavera y otoño. Meses como mayo, junio, octubre y noviembre principalmente. Sin embargo, si el año es bueno puedes empezar la temporada alta en marzo y terminarla a mediados o finales de julio y en el caso del otoño, podría ir desde septiembre hasta prácticamente la fecha de la lotería de navidad en España. A partir del 22 de diciembre ya no queda mucho más que rascar.

Una cosa suele suceder cuando uno arranca la temporada alta en marzo y es que seguramente llegue a julio poco más o menos que a rastras. Es como tener una resaca de nochevieja durante tres meses seguidos. Cuando uno es joven, el cuerpo aguanta bastante bien, pero con el paso de los años no te queda otra que buscar estrategias para no parecer el intérprete zombie que nadie quiere contratar, por si le da por consumir cerebros ajenos para recuperarse.

Intérprete al salir de una cabina tras 8 horas
Imagen de Etsy - Cartoon Zombies


Entre las estrategias para sobrevivir a la temporada alta, una de las recomendaciones es tenerlo todo muy bien organizado. Calendarios actualizados en todos los dispositivos (sobre todo el móvil) como Google Calendar o cualquier otra aplicación, sistema o incluso agenda en papel para tener claro qué días ya tenemos confirmados, cuáles son los días reservados pero sin confirmación, qué días pueden tener proyectos potenciales y si nos quedan días libres para estudiar. Puede parecer una tontería, pero es importante cuando tienes la agenda llena en temporada alta, dejar días reservados para preparar los temas. En pleno pico de trabajo, en una misma semana te pueden tocar 4 temas completamente diferentes o incluso más. Si vas a trabajar prácticamente todos los días de la semana tienes que plantearte cuándo vas a estudiar el material de cada cabina o consecutiva. No suele pasar que en un mes te llamen solo para que trabajes un tema en todos los congresos.

Esto es uno de los puntos que debes tener en mente al aceptar trabajos, dado que no es lo mismo estudiar muchos temas cuando tienes tiempo que cuando no lo tienes. Generalmente elegimos un proyecto si tenemos disponibilidad, por la tarifa, por la temática y por el lugar en el que se celebra. Es más fácil tratar temas que ya te suenan, con los que tienes una cierta experiencia y por eso la preparación va a ir más rápido. Por el contrario, los temas en los que partes de cero y que no se acercan a tus áreas de experiencia requieren más tiempo y dedicación. Hacer un mal trabajo quizás me permita facturar algo más este mes, pero es pan para hoy y hambre para mañana.

Tengo que estudiar


Cuando estás en plena temporada alta es fácil caer en la tentación de pensar que siempre vamos a estar currando sin descanso pero para eso inventaron el mes de enero, que nos recuerda que las cosas no son así. Los clientes que te llaman en los meses más flojos suelen ser aquellos que han quedado muy satisfechos con tu trabajo y están dispuestos a pagar a un intérprete incluso en febrero siempre y cuando seas tú, porque les ofreces el resultado que buscan. La calidad es ese gran aliado, la mejor estrategia de venta que tenemos. Para ofrecer calidad hay que practicar y, sobre todo, hay que estudiar y preparar los temas a conciencia a pesar del tiempo que eso conlleva.

Por eso a la hora de organizar la agenda en temporada alta, trato de tener en cuenta los huecos que necesito para estudiar. Prefiero pasarme a quedarme corta en la preparación, manías personales.

Una vez tengo todo organizado, intento dejar algún día suelto para descansar porque después de varios días seguidos de cabina uno se atonta y se agota. Si no duermes suficientes horas lo notas en cabina. Conseguir días libres en octubre es complicado, por eso los marco también en la agenda, para saber qué están ahí y respetarlos.

Tampoco viene mal comunicarse con los seres queridos: familia, pareja, amigos. No está de más decirles que quizás durante el mes de octubre no estés disponible para muchos planes, que quizás te conviertas en esa cosa que entra y sale de casa con cara de agotamiento y ojeras de campeonato, que se encierra en el estudio cuando no está arrasando con la nevera o acaparando el baño porque tiene prisa para ir a la siguiente interpretación. Tienen que saber que es algo temporal y que cuando termine la temporada alta en navidad volveremos a ser las personas encantadoras y cuerdas de siempre y dejaremos de interpretar las palabras de desconocidos para retomar eso de comunicarnos con nuestra gente.



Durante otoño o primavera a veces nos perdemos cosas interesantes, te pueden llamar para trabajar durante los puentes, la semana santa, trabajar por la noche durante Halloween o cosas por el estilo. Hace años que me toca trabajar durante todos los puentes de mayo, no es que me queje pero es bueno informar al respecto para que nadie se ponga a hacer planes de escapadas en primavera y cuente conmigo.

Hasta ahora parece que la temporada alta es más bien negativa y no es así. En esos meses de escasa vida social haces una facturación muy interesante que te permite ser la reina de las navidades en casa y engordar al cerdito de la hucha para los meses más flojos (agosto, enero) porque la vida y los pagos a la seguridad social no se detienen sea el mes que sea.

La ubicación también es un elemento a considerar al aceptar trabajos en pleno maratón de interpretación. Hay intérpretes llenos de glamour a los que envían a destinos como Londres, Estocolmo o Roma. También te pueden tocar opciones más nacionales (como suele ser mi caso) y hacer una gira por Segovia, Toledo, Barcelona, etc. El destino en el fondo da igual, pero si que hay que calcular los tiempos que se dedican al desplazamiento, los días muertos que se quedan ahí en la agenda y qué hacer con esas horas. Hay quienes aprovechan las horas de aeropuerto para dormir, otros estudian en los trenes, algunos descansan en la piscina del hotel (que también ayuda).

No todo va a ser sufrir

Si tu gira es en tu mismo país puede parece que puedes llegar a todos los sitios, pero cuidado, algunas ciudades aparecen en el mapa pero ninguno de los encargados de trazar líneas de tren o de asignar horarios frecuentes de autobuses se han percatado. Antes de aceptar el trabajo, revisa si es factible llegar a la hora y sobre todo volver o desplazarte al siguiente congreso desde ahí sin complicaciones. No es este el primer año en el que en plena temporada alta he pasado prácticamente cada día de una semana en una ciudad distinta.

La puntualidad es una obligación del intérprete, no vale como excusa que la noche anterior terminaste una cabina en la otra punta del país, es tu trabajo organizarte o saber decir que no a aquellos trabajos a los que no vas a llegar.

Hay que calcular tiempos, ubicaciones, medios de transporte. Son piezas del puzzle que es la temporada alta y tenemos que encajarlas todas.

Nuestro amigo Murphy se va a encargar de complicarte la vida de tanto en tanto. Si calculamos el tiempo de desplazamiento muy justo nos podemos encontrar con una huelga de metro, tren o puede que incluso le de por llover en Madrid y todos sabemos que cuando caen dos gotas en esta ciudad se abren las puertas del infierno.

Dormir poco una semana no es un problema pero cuando te tocan 2-3 meses intensos de trabajo, la falta de sueño empieza a dejar señales. Son muchas horas de cabina o consecutiva, de estudio y de esfuerzo. Las ojeras son un compañero de viaje, junto con ese tono de piel que desvela que hace mucho que no te vas de vacaciones. Menos mal que para eso hay opciones cosméticas (lo sé, lo sé, algunos aquí se han horrorizado pensando en lo que viene pero tranquilidad, esos consejos irán en otra entrada separada: el kit de supervivencia para el intérprete zombie en la carretera. Puede ser una entrada útil también para sacar ideas de regalos cara a las fiestas). Otro de los puntos a cuidar es la alimentación, sobre todo si te toca ir de un lado a otro. Muchas veces nos incluyen en las comidas de los congresos o comemos un sandwich en la barra del hotel. No pasa nada si es un día suelto pero cuando también lo notas cuando encadenas varias semanas de comer en poco tiempo y a base de fritos, comida rápida y "de boda".

En resumen: las temporadas altas son fantásticas por la cantidad de trabajo que sale, la excelente facturación, los nuevos retos a los que te enfrentas y los compañeros de cabina. Aún así, no viene mal organizarse muy bien para poder rendir durante esos 2-3 meses, dar lo mejor y disfrutar de lo bueno que tiene. Es mejor cuidarse si no queremos acabar zombies.




domingo, 15 de noviembre de 2015

Bond: con licencia para interpretar o no

No es que sea muy fan de las películas del agente 007 pero las últimas a manos de Sam Mendes y Daniel Craig son curiosas y después de días de cabina no viene mal un poco de entretenimiento puro y duro. Cuál sería mi sorpresa cuando James se cuela en una reunión de los malos malísimos en Roma (la IV Cumbre del Mal Organizado) y las mentes más retorcidas del crimen llevan los cascos típicos de cualquier congreso para escuchar la interpretación. Normal, pensarán algunos, en esa sala había malos de medio mundo, cada uno con su lengua, sus diferencias culturales y, de un modo muy similar a las instituciones internacionales, cada uno hablaba en su propio idioma a la hora de resumir los resultados obtenidos con sus actividades infames.

Aquí el señor Guerra se quita los cascos un momento (los lleva en la mano)


Será deformación profesional, que no me dio tiempo a comprar palomitas y el hambre hace estas cosas o simplemente que una no puede contenerse pero empecé a cotillear la sala de reuniones. Al fin y al cabo los malos solo contaban batallitas y cifras. El espacio era gigantesco, muy bonito eso sí pero con un techo muy alto y abovedado. No quiero ni imaginar los problemas de acústica de la sala, menos mal que todos los jefes malignos tenían su propio micrófono y daba la impresión de que se acordaban de encenderlo antes de hablar. Por otra parte, los cascos que llevaban varios de los señores del mal son los que suelo ver más en trabajos con infoport.


Los Sennheiser de toda la vida.
No hay nada más maligno

Sé que a veces se usan con cabina pero si uno se fija bien en la sala, no se ven las cabinas y como mínimo había 3 lenguas en activo en la mesa: habla el señor Guerra en un español con acentazo, la alemana usa su lengua nativa y hay varios que se expresan en inglés. Hay dos opciones entonces: intérpretes con micrófono infoport escondidos entre el público de los balconcitos superiores (imaginad el estrés, no oyes nada, te rodean los malos, cualquiera tiene narices para quejarse del audio) o cabinas ocultas en otras salas (mucho mejor opción aunque te quedas sin visibilidad). Solo espero, por el bien de los intérpretes, que el señor Guerra, que se quitó los auriculares del receptor antes de su encuentro con su sucesor, también recordase desconectar su micrófono.

Al salir una de las personas que fue conmigo al cine me preguntó si eso era posible. ¿Hay intérpretes en las reuniones de las organizaciones del crimen organizado? No tengo ni idea de si contratan a su gente y la mantienen en plantilla o si optan por contratar autónomos a través de agencias pero tiene lógica pensar que en algún momento deben necesitar intérpretes. Son al fin y al cabo grandes organizaciones que se dedican a actividades en diversos países. Ahora bien, la siguiente pregunta es: ¿qué hago si me encuentro que el proyecto con que me ofrecieron es en realidad la IV Cumbre del Mal Organizado? ¿Les denuncio? ¿Me obliga la confidencialidad a guardar el secreto?

Por una parte está la confidencialidad implícita de nuestro trabajo, los documentos que muchas veces firmamos para manifestar nuestro compromiso a mantener dicha confidencialidad y la obligación legal de denunciar un hecho delictivo. No soy experta en el tema, ni mucho menos, pero esta película ha despertado mi curiosidad y como suele ser el caso he empezado a bucear en el archivo de AIIC y he encontrado esta joya escrita por Danielle Gree que quiero compartir con los lectores interesados: Professional secrecy until the bitter end (también disponible en francés).

la obligación de revelar información es un principio jurídico básico. Existen exenciones para aquellas personas sujetas al secreto profesional. Aquí el intérprete queda atrapado entre dos obligaciones que entran en conflicto: debe exponer el delito a las autoridades competentes y a la vez debe respectar el secreto profesional al que se ha comprometido. La solución al final es una cuestión de conciencia. Sin embargo, no se contemplan sanciones punitivas por revelación de secreto profesional. 

 El intérprete profesional debe ser escrupuloso a la hora de cumplir con la obligación de secreto, especialmente en lo que respecta a secretos industriales, comerciales y profesionales. Ahora bien, nadie está obligado a ocultar información sobre actos delictivos.

Hace muy pocas semanas me tocó interpretar al autor del último libro de James Bond, William Boyd, que es un gran defensor del trabajo de los intérpretes y traductores como elementos fundamentales para la transmisión de la cultura. En un descanso entre entrevistas, me habló de la necesidad de incrementar las traducciones al inglés de libros escritos por autores españoles y latinoamericanos o de lo contrario muchas personas no llegarán jamás a conocer a grandes escritores. Somos útiles y necesarios, de eso no hay duda, pero no deja de sorprenderme el hecho de que en Spectre se hayan dado cuenta de que si quieres mostrar una cumbre en la que realmente se reúnen todos los jefazos del mal a nivel internacional y quieres hacerla creíble, además de una iluminación con sombras estratégicas, un local de lujo absoluto, matones de diversos tamaños y mucho traje caro, necesitas interpretación para que el evento funcione.

Esperen al micro si quieren que la pregunta o delito se interprete