lunes, 11 de mayo de 2015

Alicante, cuna del #terplove

Esta semana se ha celebrado el ENETI 2015 en la soleada ciudad de Alicante. Para los que no os suene, se trata del Encuentro Nacional de Estudiantes de Traducción e Interpretación que tiene lugar en diferentes ciudades de España cada año.
Antes de nada, tengo que decir que el trabajo de la organización, los voluntarios, los intérpretes en sala y los intérpretes de LSE ha sido impresionante y han cuidado cada detalle. El esfuerzo ha dado frutos por lo que es justo darles las gracias por todas las horas que han invertido en conseguir que todo saliera tan bien.

El equipo del ENETI 2015
Cuando me invitaron para que participase en la mesa redonda sobre interpretación en el mercado privado ("Mercado privado frente a mercado institucional: interpreters, please mind the gap") lo primero que pensé es que era una mesa justo después de la pausa para la comida. Es un horario que da miedo, mucha gente aprovecha la comida para hacer networking o para retirarse después de una mañana intensa. Sin embargo, la sala sí que tenía vidilla. No estaba tan llena como durante las charlas sobre traducción pero lo bueno de contar con 5 intérpretes en una misma mesa es que cada uno aporta su punto de vista y eso genera una imagen mucho más completa.

Se ven las cabinas arriba


Por motivos de trabajo no pude ir al inicio de la jornada y me marché apenas terminó la mesa (después de una merienda con la horchata más rica del mundo que la organización repartió entre los asistentes), por lo que no pude asistir al resto de mesas pero os dejo aquí el programa, que toca muchas áreas, porque las charlas se han grabado y estarán disponibles para que podáis consultarlas por internet.

Streaming de nuestra mesa


La encargada de abrir la mesa fue Alessandra Vita, que habló sobre el mercado institucional y el privado, centrándose en las lenguas de trabajo y la interpretación bilateral. Algunos de los puntos que mencionó me parecieron muy interesantes para los estudiantes. Cuando fijas tu objetivo en una institución normalmente tiendes a buscar información sobre los idiomas que pueden resultar más atractivos para facilitar tu acceso. Sin embargo, todo cambia y se tarda tiempo en tener un nivel lo suficientemente bueno como para interpretar. Habló sobre el nivel de un idioma que te permite ir de turismo y el nivel necesario para el intérprete. Una de las ideas claves que compartió con los alumnos fue que no sirve de nada tener una lengua B y 5 lenguas C si no cuidamos la lengua materna. Hay que tener un nivel supremo de la lengua A.

Si queréis saber más sobre el tema, Alessandra me ha enviado los enlaces a la información que me pareció muy interesante:
- Parte I (Diferencias entre mercado privado y mercado institucional) http://alessandravita.com/eneti-interpretacion-mercado-institucional-privado
- Parte II (resultados encuesta sobre lenguas del intérprete / retour):  http://alessandravita.com/interpretacion-retour-mercado-privado-espanol/ 

Después de la información y los datos habló de un tema que normalmente no se toca pero que ya era hora de decirlo: puedes ser un buen intérprete aunque tengas un acento. Para eso usó un vídeo de Gloria en Modern Family que despertó al auditorio.



Durante los últimos años se ve tener un acento como algo negativo y no solo en la interpretación. El actor Christopher Eccleston en un artículo explicó que él había querido que su Doctor Who tuviera acento del norte porque un acento no es necesariamente sinónimo de falta de cultura. 


Es complicado arrancar tu charla después de Gloria pero Alessandra usó como broche final una cita del taller que impartí en Lenguando Madrid 2014 sobre el hecho de que si trabajas en el mercado privado necesitas tener al menos una lengua B para hacer retour porque los clientes no suelen contratarte para que interpretes solo a tu lengua materna.

Interpretación y unicornios
En mi turno hablé (a toda velocidad, para infortunio de los intérpretes de sala) sobre la interpretación en los medios de comunicación. Durante los años en los que estudiaba interpretación, siempre que me hablaban del mercado privado me lo ponían como un lugar gris y complicado. ¿Quién quiere trabajar ahí cuando existe la cabina española de la UE?

El Mare Tenebrosum lleno de monstruos
a los que se enfrenta el intérprete
No os voy a aburrir con esto, son temas que ya he tratado en el blog pero si os despierta la curiosidad os dejo los enlaces a las entradas correspondientes para que podáis cotillearlas, tal y como hizo mi fantástica intérprete @IsaSomavilla. 


Me encantó participar en la mesa por varios motivos pero uno de los que me sorprendió fue que ponerme al otro lado me ayudó a comprender mejor a los ponentes y a ser más paciente. Hacer un Power Point es un tipo de tortura de este siglo que no todos somos capaces de llevar con estilo. Intenté recordar todas las cosas que no me gustan para no hacerlas y al final me quedo más bien pobre. Por otra parte, me convertí en ponente metralleta. Los intérpretes en la cabina se abanicaban y me hacían señas para que bajase el ritmo pero a la vez tenía delante el reloj de Alessandra que me avisaba del tiempo que tenía y no quería comerme el espacio de los compañeros restantes, así que reconozco que es verdad lo que dicen los ponentes: puedes ir a toda pastilla y no darte cuenta mientras lo haces.

Al terminar la mesa, los intérpretes de LSE también me comentaron que les hice sudar, pero lo hicieron de lujo. Mi interés por aprender LSE arrancó precisamente en Alicante en los Encuentros Lucentinos cuando les pude ver en acción y en esta ocasión pude pedirles perdón en LSE por ir a toda caña. También comenté que el hashtag #Terplove nació en Alicante, después de esos 3 días llenos de información sobre la profesión en los que Maya Busqué y servidora asistimos a algunas conferencias geniales como la de Erik Hertog.

María Abad Colom explicó muy bien la profesión, la dinámica de trabajar en equipo y el concabinato como algo positivo dado que el compañero es el salvavidas pero también el apoyo que hace que el trabajo salga adelante a pesar de los monstruos (velocidad, cifras, nombres propios, un ataque de tos). 

María inicia su charla


Una de las cosas que comentó que más me gustó tiene que ver nuevamente con el aprendizaje de nuevas lenguas con vistas a usarlas en cabina. Si has decidido ampliar tu cartera de servicios no te limites a pensar en las lenguas que tienen más demanda o que pueden abrir puertas en la ONU, deja que el corazón también vote. Si no te interesa la cultura asociada a una lengua de trabajo, quizás esa no sea la elección adecuada. 
Para interpretar bien tenemos que conocer algo más que las palabras, la cultura que las acompaña es igualmente útil.
También recalcó lo fundamental que es la preparación y ser curiosos en este trabajo. Podemos ser valientes y atrevernos con temas nuevos pero siempre con responsabilidad y siendo conscientes de nuestros puntos fuertes y las limitaciones.

Maider Armentia nos habló de la interpretación más allá de los Pirineos: Berlín. Quedó claro que es una ciudad en la que apetece vivir y que a veces plantearse la opción de trasladar la oficina a otro país puede ser una ventaja, dado que podemos ofrecer un valor añadido como nativos de otra lengua.
Maider nos contó un poco su experiencia buscando trabajo y localizando clientes directos. Habló de tarjetas, hacer contactos y darse a conocer. La timidez está muy bien pero si quieres que te llamen para interpretar tienen que saber que eres intérprete.
No despertó polémica con el tema tarifas pero sacó partido a una cita de Pablo Muñoz que no puede ser más acertada:

Si no cobras lo que vales, acabarás valiendo lo que cobras


Guillermo Marco aprovechó su turno para hablar sobre la entrada en el mercado, el trabajo con el compañero, ética del intérprete y sobre la diferencia en horas de clase entre traducción e interpretación en la carrera. Un buen máster tanto en el extranjero como en España puede ayudar a los futuros intérpretes. Haces contactos, aprendes a encontrar clientes directos y si tus profesores son intérpretes en activo te pueden orientar sobre la situación del mercado, los problemas, las posibles soluciones y, quizás, hasta se conviertan en compañeros de cabina.

En general todos los participantes de la mesa intentamos transmitir lo mucho que nos gusta esta profesión y que aunque las cabinas de las instituciones son un objetivo lógico e interesante para cualquier intérprete, el mercado privado es todo menos un sitio gris.



No hay comentarios: