domingo, 1 de febrero de 2015

Intérpretes en el cine: Lilting

En el 2012 escribí una entrada sobre los traductores e intérpretes que aparecen en las películas. Me propuse entonces tomar nota de los intérpretes que viera en la gran pantalla pero me temo que en los últimos años he dejado un poco de lado esa idea. Sin embargo, no hace mucho vi una película británica, que se estrenó en un festival de cine y que se llama Lilting, del director Hong Khaou.
Este largometraje trata sobre diversos temas, sobre todo la perdida de un ser querido y el periodo de duelo. La gracia radica en que la persona que ha fallecido deja desconsolados a su novio y a su madre china-camboyana que vive en una residencia en Inglaterra.



No soy fan de los dramas, me gustan más las películas llenas de elfos y dragones, pero en este caso me ha gustado por el uso del lenguaje como un personaje más. La madre del fallecido habla seis idiomas pero no sabe inglés. A pesar de llevar años viviendo en el Reino Unido no entiende nada y ahora que ha muerto su hijo, se enfrenta a años de silencio en una residencia para mayores donde todos son muy amables pero hablan un idioma que no comprende. Aún así, ha encontrado un novio de buen ver al que tampoco entiende pero que le regala flores y le da besitos.

Por otra parte, tenemos al novio destrozado por la muerte que intenta hacer lo correcto. Él es el que se da cuenta de que lo mejor que puede hacer por ella es darle el poder de comunicarse. Contacta con una chica que habla mandarín y le pide que ayude a los enamorados de la residencia.

Ella va a ser la intérprete en este cortejo a tres, pero desde que entra en escena explica que no es una profesional, solo una persona que habla idiomas. Esto queda claro cuando van pasando las "citas".
Antes de seguir, dos cosas:

- La película no usa el término intérprete, la chica es la traductora y traduce. A veces esta batalla parece imposible.
- La cara de felicidad de la madre cuando llega la "traductora" a la residencia y se da cuenta de que alguien la entiende hace que uno aprecie aún más esta profesión.

La película se ha rodado en los dos idiomas, usa subtítulos para que sepamos lo que dice la madre y los elimina cuando la intérprete está en escena, dado que sería redundante leer lo que dice la mujer y luego escuchar la misma información dicha por la chica. Sin embargo, en varias ocasiones el novio del hijo y el novio de la mujer dicen cosas y antes de terminar la frase añaden: "pero esto no lo traduzcas". Ahí sí que nos subtitulan todo, para que podamos leer cómo modifica ella la información en base a lo que han dicho y a lo que quieren omitir.

Esta cita es todo menos íntima


Antes comentaba que ella no era profesional y que se notaba, esto es así en la escena en la que el casanova de la residencia aprovecha la presencia de la intérprete para invitar a su amada a una cena:

- Dile que soy un gran cocinero, haré lasaña.
- Le he dicho que es un gran cocinero, que hará comida china.
- ¿Comida china? Solo sé hacer lasaña.

A veces podemos tener la tentación de querer adornar o cambiar detalles del discurso porque conocemos la cultura que va asociada al idioma y pensamos que nuestra opción es mejor, pero es un riesgo jugar esa carta. La intérpretación no debería ser creativa de esa manera, no debemos añadir o modificar la información, no es nuestro trabajo y hacerlo puede ocasionar problemas.




No hay comentarios: