martes, 30 de diciembre de 2014

Moda en cabina a lo Audrey

Lo bueno de las vacaciones de navidad es que te deja tiempo para ver las exposiciones que de lo contrario acabas por perderte debido al trabajo. En esta ocasión he aprovechado para ir a ver al culpable de las expectativas que tiene mi madre sobre la moda de las intérpretes en cabina.



Cuando mi madre vio Charada se imaginó que todas las intérpretes iban igual de divinas que Audrey Hepburn con esos abrigos de colores vivos, guantes largos y sombreritos blancos.


Los guantes en consecutiva no son muy prácticos


No se puede ir a interpretar en vaqueros, pero lo más normal es elegir ropa sencilla y cómoda, elegante pero bastante discreta. Te suelen recomendar no llamar la atención, elegir colores como el negro, gris, azul marino y marrón.

Hay ahora una exposición en Madrid en el Thyssen-Bornemisza de vestidos de Givenchy, que diseñó todo el vestuario de Hepburn en Charada, por lo que me pareció una buena idea ir a echar un vistazo, por si acaso me daba ideas para renovar el vestuario profesional cara a la nueva temporada.


Ligar e interpretar a la vez es solo apto para expertas

La exposición arranca con modelos más sobrios y adecuados para una cabina:

Con el gris siempre aciertas

- Colores que no destacan y líneas rectas. Los bolsillos son ideales para llevar bolígrafos de repuesto y meter el micrófono de mano en las consecutivas. La ausencia de mangas puede ser positiva en una cabina-horno y encima viene con un fular ya incorporado. Una intérprete no puede ir sin una bufanda o pañuelo por la vida. Cuidar la voz es fundamental.


- El abrigo marrón tiene el largo perfecto, el vestido a su lado tiene un escote que no recomendaría en consecutiva y que en cabina puede venir bien si hace un calor excesivo. Los sombreros peludos no los veo pero seguro que mantienes las orejas calentitas al salir del proyecto.

Como Audrey es uno de los ganchos de la exposición, dada la estrecha relación que mantuvo con el diseñador y el hecho de que es un icono de la moda imitado hasta el desvarío, había piezas de las películas que ella interpretó.

Arreglada pero informal


- Elegante es elegante pero lo veo demasiado fresquito y sobre todo el antifaz complicaría mucho ver la presentación del ponente. Este no lo usó en Charada (lógicamente).

El clásico


- Lo sé, lo sé, la boa de plumas rojas no entra dentro de la definición de ropa sencilla y que no llame la atención. El gorrito rosa tampoco pasa la prueba pero el vestido negro del fondo es el de Desayuno con diamantes y una es un poco mitómana, así que paciencia.



La intérprete que se mimetizaba
- Una de las cosas que me ha gustado de la exposición es el hecho de que han incluido cuadros que pueden recordarnos a la inspiración de algunas de las creaciones de Givenchy. En este caso, pensé que si el cliente quiere intérpretes que realmente pasen desapercibidos (como pasa en ocasiones), podríamos ir de camuflaje y mimetizarnos con el entorno. Este es un camuflaje florido y fashion.




- En algunos trabajos nos invitan a las fiestas que se celebran tras el congreso. Si puedes irte a casa, normalmente prefieres esa opción, pero algunas de las fiestas a las que me han invitado han tenido lugar en trabajos en los que estoy desplazada fuera de Madrid. No viene mal tener un vestido negro de gala. Obviamente no creo que pueda hacerme con un modelo de Givenchy, pero soñar es gratis.

Y lo que está claro que no voy a necesitar ni en cabina ni en consecutiva son los sombreros que adornan el final de la sala. 

No los veo muy útiles

Alguno se preguntará tras leer esta entrada si las vacaciones y la tranquilidad no estarán teniendo el efecto contrario al esperado. Nada de eso. Me encanta mi trabajo, este ha sido un buen año, con cabinas muy interesantes, consecutivas de las que una hace encantada y nuevos retos, pero unos días de descanso vienen de lujo. Ya lo decía la pobre de Audrey en la película, si a una no la dejan respirar de vez en cuando:

"Me está dando un chungo"



2 comentarios:

Chelo dijo...

Muchas gracias por compartir todos estos consejos sobre cómo viste una traductora-intérprete en su trabajo. Sin duda, los tendré en cuenta el día de mañana :)

Vaya, creo que entiendo a tu madre, ¡mi madre todavía lo piensa! jajajaja

Aida dijo...

A lo mejor nuestras madres están en lo cierto y necesitamos más glamour en la cabina ;)