lunes, 31 de marzo de 2014

Los lenguantes que susurraban

No, no es el título de una película de zombies amigos de Miley Cyrus ni una porno con mala calidad de sonido, esta es la entrada en la que voy a hablar del taller de interpretación susurrada que impartí en la primera jornada de Lenguando Madrid 2014.

Resulta un poco extraño hablar de tu propio taller, es un momento "he venido a hablar de mi libro" pero espero que no os importe.

La sala Oxímoron antes del taller


Cuando me ofrecieron participar en Lenguando lo primero que pensé es que tenía que hacer una lista de las cosas que me han gustado de los ponentes que he interpretado y las cosas que no me han gustado nada. Es fácil criticar a los ponentes cuando eres el intérprete o parte del público, pero como todo, no viene mal ponerse en la piel de la otra parte para entender mejor lo que pasa.

Tenía claro que quería tener una parte más teórica, explicar qué es la interpretación susurrada, cuándo y dónde se usa, sus beneficios y los problemas que genera, pero un taller tiene que ser también práctico porque si no lo es, se convierte en una charla.
Al tener dos partes diferentes la clave era controlar muy bien el tiempo, 30 minutos para la teoría (dar la chapa a los asistentes) y 30 minutos para la práctica (con más chapas).

Me encantan los vídeos de TED Talks para hacer ejercicios de velocidad en casa y recordé que los ponentes tienen una pantalla con un reloj digital que va avisando del tiempo que queda. Busqué la aplicación para iPad y preparé mi propio reloj TED o, en este caso, reloj Lenguando.

El Speaker Clock
Ahora toca confesar que esta aplicación tan bonita solo la usé en casa mientras entrenaba y calculaba los tiempos, porque en el momento de la verdad y siguiendo la ley marcada por Murphy, la aplicación decidió que no trabaja los fines de semana y no quiso colaborar. De todos modos, me vino bien usarla en casa porque tenía el tiempo tan cronometrado que no me pasé más que 2 minutos, que luego pude recuperar en la parte práctica.

Hay que decidir qué información quieres transmitir en el Power Point, sobre todo después de poner verde tantas presentaciones mal diseñadas en estos años de cabina. Aunque la mayor parte de los asistentes eran intérpretes o habían estudiado interpretación pensé que no venía mal arrancar con una definición para luego desmontar los falsos mitos y reconocer lo que sí pasaba.

Paco Lema hizo de ayudante técnico
En casa pensé que era todo muy obvio pero me di cuenta luego al terminar el taller que mucha de la gente que no se animó a venir pensaba que el título era una especie de broma. Durante la comida varias personas me preguntaron si eso de la susurrada de verdad existía. Una chica me dijo que no se había apuntado dado que pensaba que era un título gracioso pero que luego iba a tratar de otra cosa.

La susurrada existe, hasta la Comisión Europea ofrece una definición clara de la misma:

El intérprete está sentado o de pie entre los
participantes e interpreta simultáneamente,
susurrando directamente al oído del interesado.

Vimos los problemas que la gente piensa que podemos tener y a los que realmente nos enfrentamos en este tipo de interpretación. La gente planteó preguntas, lo que siempre es positivo, por que por lo pronto te indica que no se han dormido. 

También tratamos el tema de la voz, puesto que es necesario modularla. Susurrar no es suspirar palabras al oído del que nos escucha, tampoco es forzar la voz durante horas y desde luego no podemos descuidar la vocalización, la velocidad y la precisión en la terminología empleada.

La necesidad de modular bien la voz


Por supuesto, hablamos del ruido, ese compañero molesto con el que vamos a trabajar prácticamente a diario. Un enemigo al que es complicado derrotar pero con el que tendremos que convivir. Pedirle a la gente de una sala que apague el móvil hoy por hoy es como pedir que dejen en prenda a su primogénito. 

También mencioné la cabinas sin puertas y el uso del infoport, que son híbridos pero en los es fundamental modular muy bien la voz.

Después de esta parte en la que servidora le dio la chapa a los amables asistentes, tocaba lo mejor: el momento de interpretar y de vivir la chapa. 

Be chapa, my friend

Cada asistente podía elegir una chapa y cada chapa tenía una función concreta, excepto la verde con estrella que era el comodín y podía hacer básicamente lo que quisiera siempre que no atentase contra la integridad física de los participantes o de la ponente.

Asistente estrella lista para jugar


Los que optaban por la chapa burdeos que ponía Intérprete tenían que ofrecerse "voluntarios" para los ejercicios, los de la chapa naranja eran escuchantes atentos, la chapa morada era la de los pesaditos que no pueden dejar de enviar y recibir mensajes y que solo se sienten realizados si alguien les llama durante la conferencia, teníamos la chapa gris para los cotillas profesionales y la blanca para los que ponían orden y concierto en este zoo de ruidos que generamos en la sala para distraer a los intérpretes susurrantes.



Ninguno de los ejercicios habría sido posible sin la colaboración de tres ponentes voluntarios: Paco Lema, Javier Mallo y Alessio Demartis. Con estos tres magníficos ayudantes organizamos dos entrevistas: una en español-inglés y otra en español-francés.

El primer valiente interpretó en susurrada la entrevista de Al Curry (Javi Mallo) a un monosilábico Brad Pitt (Paco Lema) sobre su proyecto en Nueva Orleans. 

Brad: Yeah!

La segunda valiente se enfrentó a una entrevista con un mayor grado de complicación. Al Curry intentaba poner en un apuro a un ilustrador italiano que solo hablaba francés (es más fashion).

Alessio era Vlad el ilustrador
(apodado por la sala como "el empalador")
Tal era el nivel de esfuerzo que pedía Al Curry en esta entrevista que fue necesario hacer un cambio de intérpretes a la mitad de la entrevista.

Esther en plena práctica


Javi Mallo decidió que era el momento de estirar las piernas y arrastrar a la intérprete con él en una visita por la sala para poder apreciar el arte de Vlad mientras proseguía la entrevista. Esther Moreno demostró que todo es posible con sangre fría y ganas de sacar el trabajo adelante.

Vlad, ¿qué querías expresar con esto?


¿Esto lleva Photoshop o dibujas así?


A todo esto, el público en la sala vivía su chapa y hacía ruidos variados: comprobaba todos los politonos del móvil, hacía el ruido de un grillo, comentaba la película basada en hecho reales del fin de semana pasado, ponía los grandes éxitos de REM a toda pastilla, mandaba callar, pedía silencio, movía sillas y hacía fotos como si se tratase de un grupo de japoneses en la Plaza Mayor de Salamanca.

Los pobres de la sala de abajo


La experiencia no pudo ser más positiva. No sé si repetiré pero desde luego me alegro de haberme lanzado a la piscina. Muchas gracias a todos los asistentes por participar de una forma tan activa a pesar de que el taller era justo antes de la hora de la comida, os ganasteis las chapas.

Las pocas chapas que quedaron



Nota: ningún intérprete sufrió daños durante el taller, Esther Moreno ya venía escayolada de casa.
Nota 2: gracias a Luisa Calatayud por las fotos.




domingo, 30 de marzo de 2014

Lengua, corrección e interpretación en Madrid

Este fin de semana se ha celebrado la segunda edición de Lenguando en Madrid. Esta vez todo ha sido más grande, empezando por el auditorio y el número de asistentes que acudieron atraídos por un programa muy completo que tocaba áreas diversas: corrección, traducción, juegos, edición, creación, educación, lingüística, tecnología, comunicación, ELE, periodismo y talleres infantiles para los más pequeños.

Aunque el público estaba compuesto principalmente por traductores e intérpretes, no todos pertenecían al sector, lo que es un cambio interesante y necesario. Cualquier profesión corre el riesgo de sufrir un ataque de ombliguitis si no se relaciona con otros profesionales. La idea de Lenguando es ofrecer un espacio para todos los amantes de la lengua, se dediquen a lo que se dediquen y el programa lo pone fácil, así que espero que en futuras ediciones se animen más personas que no sean traductores y si no me equivoco la próxima caerá en un par de meses en Valencia.

El lugar donde se ha celebrado esta edición ya promete solo con el nombre: la Casa del lector en Matadero Madrid. Los talleres se celebraban en el auditorio y en hasta 4 salas a la vez, todas con nombres fantásticos como Rúcula o Serendipia.

No vimos tanto el sol pero fue lo de menos


La mañana arrancó con una charla que respondía a la pregunta de si es posible ganarse la vida como traductor a cargo de Xosé Castro, que es capaz de despertar a cualquiera con su energía. Nos habló de la búsqueda de clientes, la presencia en las redes y la necesidad de asumir que somos microempresas. Después un primer descanso para fomentar el ya famoso networking con magdalenas y café.


Me gustó mucho el detalle de que en cada una de las salas tenías a un voluntario (con sombrero) que se encargaba de avisar al ponente del tiempo que le quedaba. Puede parecer una tontería pero es fundamental respetar los tiempos en un congreso con tantas opciones. Un ponente que se excede del tiempo marcado complica las cosas, pasarse es una falta de respeto al siguiente ponente y también al público que llegará tarde a otro taller.

La chica del sombrero avisa de
que en 2 minutos la cosa se pone fea


El primer taller al que asistí no podía ser otro que el de Toma de notas para interpretación consecutiva de Gabriel Cabrera. Da igual los años que uno lleve trabajando en consecutiva, siempre se aprende de otros compañeros y las notas son un trabajo que se puede mejorar, así que me interesaba mucho recibir una actualización y ver el enfoque que le daba Gabriel.

Gabriel en la sala Oxímoron


Tras una parte más general y teórica pasamos a lo bueno, las notas puras y duras, con ejemplo claros, diapositivas bien pensadas y uno de los maravillosos vídeos del canal de Youtube de Lourdes de Rioja, autora del blog A word in your ear: la demostración de toma de notas sobre el discurso de los locavoros.
Yo recomendaría visitar su canal porque tiene muchos vídeos muy interesantes sobre el tema de toma de notas, además de todo tipo de vídeos sobre la profesión del intérprete que son muy útiles.

La parte de los símbolos era la que más me llamaba la atención y Gabriel sacó todo un arsenal de símbolos y los explicó con detenimiento. Personalmente no uso mucho los símbolos y soy más de letras, siglas y flechas pero me gustó mucho el modo en el que lo enseñó y es posible que pruebe a incorporar algunos símbolos nuevos en mis notas.


Como se puede ver, decidí que ya que tenía que llevar la tableta para hacer fotos y que iba a ir a un taller de consecutiva, podía practicar la toma de notas con la aplicación de Bamboo y el resultado fue bastante positivo, sigo usando los cuadernos de papel pero no descarto empezar a usar la tableta en el trabajo. Gabriel Cabrera habló de los intérpretes que lo hacen y de hecho, si no me equivoco, hay un vídeo sobre eso también en el canal de Lourdes.


Tras la consecutiva le tocaba el turno a la reunión abierta del consejo asesor de Fundéu pero como tenía que preparar la sala para el taller que iba a impartir me quedé sin poder asistir. Sobre mi taller hablaré en otra entrada para poder centrarme ahora en el resto del primer día.

El siguiente taller al que acudí fue el de Antonio Martín que nos habló sobre la difícil tarea de Corregir un eBook. No me dedico a la corrección y me pareció un mundo casi nuevo dentro de mi propia área de trabajo, lo que es bastante positivo, puesto que sugiere que aún me queda mucho por aprender y evolucionar. Fue técnico, claro y ameno, además de un defensor del "frikismo" bien entendido. Ahora ya sabemos que el editor siempre contraataca.



Conseguí plaza para el taller Crea tu app sin saber programar de Elena Alvarez, que generó tanto intéres que se crearon dos grupos y aún así hubo gente de pie que no quiso perdérselo. La hora se pasó volando y supo a poco. Nos centramos en dos sitios web: Apicultur y Appery.io para crear una app de diccionario para Android. Apicultur nos proporcionó las APIs necesarias para el contenido y en Appery.io fuímos creando paso a paso la interfaz de la aplicación. He tomado muchas notas y espero poder repetir el proceso en casa con calma pero una cosa sí que saqué en claro, tengo que aprender a crear APIs o conocer a alguien que sepa hacerlo porque sin el contenido poco puedo hacer con la interfaz. La idea de poder generar una aplicación que me permita tener un formato de glosarios adaptado a las necesidades de los intérpretes en cabina me ronda desde hace tiempo pero este taller me ha demostrado que todo es posible con la formación y las herramientas necesarias.


Tenía muchas expectativas puestas en el siguiente taller, ya hablé el año pasado sobre las ganas que tenía de ir a una clase sobre respiración y el taller Una voz a prueba de bomba de Cristina Bandín no decepcionó, más bien todo lo contrario. Para mi fue la sorpresa positiva del día. Cristina demostró saber un montón y tener mucha mano con la gente. Nos explicó unos pocos conceptos pero enseguida nos puso a hacer ejercicios para poner esas ideas en práctica. Nos habló de la postura, la relajación y la articulación.

Estas son algunas de las cosas que he sacado del taller que son útiles para los intérpretes:

- Para subir la voz hay que soltar más aire, no forzar las cuerdas vocales.
- La resonancia o impostar la voz evita dañar las cuerdas vocales.
- Cosas que afectan a la voz:
                                  - Tensión en el cuello
                                  - Tener la mandíbula tensa
                                  - El alcohol, que reseca las cuerdas vocales
                                  - Fumar, reseca las cuerdas vocales, genera mucosidad
                                  - Hablar en bares y sitios con mucho ruido
                                  - No dormir suficiente.
                                    Dormir es necesario para la relajación
                                  - Los disolventes
                                    (olerlos, lógicamente beberlos hace daño)
                                  - La menta, reseca las cuerdas vocales

Si queremos recuperar la voz después de una afonía o un periodo complicado debemos hacer una serie de ejercicios de relajación y articulación que nos enseñó, beber bastante agua y también recomendó los caramelos (no de menta) y el propoleo.

¿Cómo se puede cerrar una jornada tan intensa en una sala llena de traductores ateridos de frío mientras fuera cae el diluvio universal? Xosé Castro encontró la fórmula perfecta, llenó la pantalla del auditorio de las erratas y los horrores más horrorosos y dejó al público llorando de risa.

Pegamentos para hobbits

Mujeres muy completas


Si queréis leer más información sobre Lenguando Madrid os recomiendo el blog de Alessandra Vita

domingo, 9 de marzo de 2014

Mitos, leyendas urbanas y la chica de la curva

Últimamente he tenido mucho trabajo de consecutiva, lo que te permite pasar más tiempo con organizadores, ponentes y público en general y es curioso escuchar algunas de las ideas que rondan sobre la interpretación y los intérpretes. Así que he elegido algunos mitos falsos y otros verdaderos para intentar explicar un poco más la profesión.

- Todos los intérpretes traducen y todos los traductores interpretan. Bueno, algunos hacen las dos cosas pero también hay muchos traductores que nunca o casi nunca interpretan y existen intérpretes que no traducen. De cualquier manera, la cuestión es que cuando contratas a un intérprete no puedes aprovechar que está en los quince minutos de descanso para sacar ese contrato que nunca nadie acaba de traducir para ver si te echa una mano y traduce unas 4-5 páginas antes de que tenga que volver a interpretar en sala.

- Los intérpretes son todos unos pedantes y estirados. Generalizar en cualquier colectivo no tiene mucho sentido. Vamos vestidos de pingüinos y estamos muy concentrados, eso quizás pueda dar una imagen mucho menos "sociable" pero somos profesionales y no acudimos a los congresos a hacer amigos, así que a veces parecemos distantes pero simplemente estamos muy centrados en el trabajo que tenemos que realizar.

- Los intérpretes no comen. De este tema ya he hablado largo y tendido en una entrada hace unos años, pero muchas veces al terminar una jornada te invitan a que te quedes a la comida o te contratan directamente para que interpretes durante la comida, cena o el desayuno. Es lógico darse cuenta de que comer e interpretar a la vez no es la opción más recomendable, por eso los intérpretes ya vamos preparados y comemos antes o después del trabajo. Lo curioso es que siempre hay una persona que se obsesiona con el hecho de que tú no estás comiendo y se pasa gran parte del tiempo diciendo cosas como: "Estas chicas de hoy no comen nada, esta traductora come como un pajarito". Menos mal que no sabe que en otras circunstancias no te importaría comer como un "buitre" pero que eres una profesional y sabes comportarte.

Desayunos de lujo para disfrutar
después de la interpretación


- Los intérpretes se apuñalan unos a otros, no existe el compañerismo. Es una frase que he escuchado a veces y que, incluso, he leído en algunos comentarios pero con la que no estoy de acuerdo necesariamente. En el sector hay de todo como en cualquier profesión. Es un trabajo en el que te puedes enfrentar a un cierto nivel de estrés y a mucha exigencia y cada uno reacciona de forma diferente al estrés.
En realidad, solo puedo hablar de mi experiencia y, quizás está muy condicionada por el primer compañero que tuve. La primera vez que me metí en cabina me acompañó el intérprete de la moto, con el que es un placer interpretar. Desde entonces, todos y cada uno de los compañeros que he tenido han sido personas amables y con las que es fácil trabajar. Me he encontrado con una sensación de compañerismo bien entendido, profesionales con ganas de colaborar, compartir y ayudar e incluso he tenido la suerte de hacer amigos con los que ir a tomar un café, ver películas o ir a comprar cómics un sábado por la tarde.

Un poco de #terplove no hace daño



- Tienes puntualidad de intérprete. La primera vez que alguien me lo dijo me alegró el día. La puntualidad es clave en este trabajo. Llegar tarde es un error por muchos motivos: da mala imagen ante el cliente, reduce el tiempo del que dispones para hacer la prueba de sonido, comprobar que tienes todo montado y listo en cabina y probablemente elimina la opción de ir a hablar con el ponente.

¿A qué hora era la consecutiva?



Calcular el tiempo y la ruta para llegar a un proyecto de interpretación es parte del trabajo y siempre es mejor que sobre algo de tiempo que llegar tarde. No es un falso mito, un intérprete profesional siempre llega a su hora e incluso antes. Lo bueno (y malo) de acostumbrarte a llegar siempre quince minutos antes a los sitios es que te pasarás el resto de la vida esperando a los amigos en algún sitio.

- Los intérpretes son caros. Si piensas que el trabajo del intérprete es solo el tiempo que pasa en cabina o con el cuaderno de notas es lógico que parezca caro pero un buen profesional va a dedicar horas al estudio del tema en casa y es un tiempo que debe ser contabilizado en el total de esfuerzo dedicado a un proyecto.

- ¿Material? ¿Para qué quieren el material? Los intérpretes hablan los dos idiomas, no necesitan nada más. Casi todos los intérpretes hemos escuchado una variación de esta frase al menos una vez al año. "¿Material? ¿Pero usted no es experto en la pequeña pieza del lavavajillas de nuestra marca que vamos a explicar hoy durante cinco horas?" o "¿Material? ¿Pero usted no habla inglés? Pues si es así, el cálculo necesario para el funcionamiento del motor de nuestro helicóptero le va a resultar pan comido".
Es la eterna lucha, pero de vez en cuando se ganan batallas. Un intérprete se puede especializar pero si trabajas por tu cuenta lo más normal es que al final del año hayas interpretado congresos de temas muy variados. La gran mayoría de intérpretes preferimos trabajar en temas que entran dentro de nuestra especialización y tenemos una lista negra de temas que preferimos no tocar. Aún así, no es nada extraño empezar la semana con una reunión de negocios de una empresa que exporta jamones, pasar el miércoles en un congreso sobre marketing en el siglo XXI y concluir el viernes con un congreso de dos días sobre la diabetes.

- Los intérpretes y los diccionarios son lo mismo, solo que unos tienen piernas y los otros no. Un intérprete domina los dos idiomas de trabajo, eso es verdad. Lógicamente si uno tiene una duda sobre uno de los términos del congreso o de la reunión, lo más normal es consultar al intérprete, pero eso no significa que sepa la traducción exacta de cualquier palabra que se le ocurra al participante o ponente. Recientemente interpreté a pie de obra durante una demostración de maquinaria, con un vocabulario muy técnico pero, gracias a unas cuantas horas de preparación y estudio, todo salió muy bien, tanto que uno de los asistentes se giró y me dijo: "Ha hecho un buen trabajo pero, desde que estamos aquí he visto que hay muchos árboles en la zona, ¿cuál es el nombre de ese árbol?"
No sé mucho de árboles, pero me ha servido de aviso y un compañero me ha facilitado un glosario básico de árboles y su nombre en mis idiomas de trabajo.



- ¿Micrófono? Es una intérprete, puede proyectar la voz. Sabemos usar la voz, eso es verdad pero a veces nos confunden con otros profesionales de la voz (cantantes y actores) que sí reciben una formación más específica en ese campo. Sinceramente, creo que es una de las carencias en la formación, no nos enseñan a mejorar el uso de la voz a través de la respiración y la gran mayoría hemos aprendido a modular y a calentar la voz en cabina y a través de cursos que pagamos por nuestra cuenta años después. De cualquier modo, si tenemos una sala con 100 asistentes, el micrófono va a ser útil tanto si tenemos que interpretar al ponente o si tenemos que cantar un bolero. Tengo una voz que pocos calificarían de tímida, se me escucha en cualquier sitio (tengo familia y vecinos que pueden corroborarlo) pero forzar la voz en lugar de usar el micrófono no es una buena práctica si quiero trabajar al día siguiente, es mi herramienta y debo cuidarla.


- Comparados con los traductores, los intérpretes son un poco antisociales. Esto lo escuché en un congreso del sector y me sorprendió. Es verdad que normalmente en los congresos de traducción hay más traductores que intérpretes pero no creo que sea por ese motivo. Generalmente nos encanta hablar y trabajamos rodeados de personas a diario. Ahora hay cada vez más charlas y talleres sobre interpretación en los congresos de traducción, en los que antes no solíamos tener mucho espacio, así que quizás empecemos a invadir congresos y se nos escuche por toda la sala (al fin y al cabo podemos proyectar la voz)

Vale, todo esto está muy bien y es muy obvio pero...¿y el final del título de esta entrada?

- La chica de la curva es una intérprete a la que le prometieron que le mandarían todo el material antes del congreso y está esperando los archivos.

¿No habrá visto por ahí un Power Point?