jueves, 24 de octubre de 2013

Intérpretes por el mundo: Lima

Los que me conocen saben lo especial que es esta entrada, viví hasta los doce años en Lima y desde que empecé con esta serie de entrevistas supe que Perú iba a ser uno de los países que iba a visitar virtualmente. Aunque si soy precisa, en este caso el título debería ser solo "Intérpretes por el mundo" porque nuestra intérprete hoy ha trabajado en medio mundo y aún le quedan muchas más cabinas en su camino.

Es un placer presentaros a Viviana Tipiani (@viantiya).


Interpretando en Lima

- ¿Cómo te presentarías a los lectores del blog?
Intérprete y traductora independente por pasión y de profesión; comunicadora intercultural por puro gusto,estudios y experiencia personal; viajera empedernida; y curiosa por naturaleza.
Destrezas:optimista e idealista, persistente (terca) y original (algo loca).

- ¿Qué puedes contarnos sobre tu formación?
En mi universidad, la UNIFE en Lima, las lenguas son: inglés-francés, pero mis lenguas de trabajo son el inglés y alemán. Hice un curso de intercambio al finalizar mis estudios(2000) en Angers, Francia organizado por la Universidad, pero el destino y el amor me llevaron a Alemania, Oldenburgo, en donde aprendí a ser independiente (en varios niveles de mi vida).
En Alemania, aprendí el idioma y en la universidad llevé diversos cursos de Anglistik, Soziologie, Germanistik, e Interkulturelle Pädagogik no para terminar otra carrera, sino para decidir finalmente cuál era mi rumbo (¿quién lo sabe a los 21?) y reconocer lo que verdaderamente me gustaba. Asistí también a seminarios sobre diversos temas relacionados con cooperación internacional y ayuda para el desarrollo, hasta trabajé co-organizando algunos. De cierta forma, todos estos cursos, junto con los temas desarrollados en mis prácticas preprofesionales en CEPIS ayudaron a determinar mi especialidad: medio ambiente, cooperación internacional y temas socio-políticos.


- ¿Cómo tomaste la decisión de ser intérprete? Cuéntanos un poco tu experiencia hasta llegar al momento actual
El momento revelador y decisivo en mi carrera fue durante el FSE en Florencia: como intérprete voluntaria me dije a mi misma: Esto es lo que quiero hacer, es mi sueño hecho realidad.  Me gusta traducir en pijamas y despeinada en casa, pero este es otro nivel y me encanta. A veces lo tienes allí contigo todo el tiempo, y tienes que dar mil y un vueltas para descubrirlo y valorarlo. Todo este estrés y tanta adrenalina son fascinantes, casi todo un deporte de aventura.
Y como en el deporte, hay que practicar y ser constante, porque una cosa es que uno se lo crea (el primer gran paso) otra el ser buena y otra muy diferente, convencer al resto de lo anterior. 
¿Cómo empecé a prepararme? Tenía la teoría en interpretación. Pero faltaba la práctica. Continué como voluntaria en algunas ocasiones, compartí cabina y eventos con profesionales de muchos años de experiencia quienes me enseñaron mucho sobre la calidad profesional y humana necesaria en toda profesión, los valores, la ética…y con el tiempo y práctica ganas más confianza, los oyentes-clientes te recomiendan, los colegas también. Todo eso con una dosis de buena suerte, que siempre cae bien, pueden llevarte hasta el infinito y más allá.

- ¿El infinito? ¿Eso no está muy lejos?
En mi caso, ese infinito se llama India. No era un trabajo muy bien pagado, no había trabajado nunca en una agencia de traducción, pero el salario te permitía vivir y te ofrecía una oportunidad de vida de valor incalculable: una nueva forma de ver el mundo. A nivel profesional: conocer un nuevo mercado, nuevos acentos, trabajar en una cultura nueva. Curiosamente semanas antes de viajar a casa (Lima) cuando tomaba sol en Goa, me ofrecieron un trabajo de interpretación muy bien remunerado para una de las grandes empresas de IT del país. El regreso tomaría un poco más de tiempo, pero luego de ir y venir por el mundo, un mes no es nada o quizás lo es todo. En conclusión: valió la pena al 100%, reafirmó mi posición de trabajar como freelance y también mi mayor énfasis en la interpretación. O como dirían en India: tiempos favorables (para decisiones favorables).

Cabina en Mysore, India


- ¿Qué es lo que más te gusta de la interpretación?
Mi trabajo me ha permitido viajar a lugares inimaginables (África, Asia, Latinoamérica, Europa) y alimentar mi espíritu aventurero y viajero al máximo. Ahora en el hogar, dulce hogar, puedo decir que soy una feliz intérprete - traductora independiente. Trabajo con agencias y clientes directos. También soy asesora intercultural para expatriados en Latinoamérica. Trabajo en Lima, viajo a provincias y al extranjero y sigo en un constante proceso de aprendizaje. Porque creo es un privilegio tener la posibilidad de aprender siempre algo nuevo.

En Guatemala

- Te ofrecían trabajos en otros países, ¿por qué decidiste regresar?
Porque Perú tiene un gran potencial y está en pleno auge y desarrollo. Nuestro español es neutral comparado con otros de la región y aquí el intérprete es muy multifacético y flexible. No sólo está en conferencias con sedes en hoteles y en centros de convenciones; está con portátiles en el campo con jeans y casco; en la selva de acompañamiento a un grupo de expertos ambientalistas; haciendo susurro en una pequeña reunión de consejo.  Poco se sabe en el mundo de la calidad de profesionales en el medio porque falta mayor presencia a escala internacional, entonces toca poco a poco cambiar eso.


Una cabina en lo alto

El mercado de la interpretación en Perú hace difícil (por ahora) que trabaje única y exclusivamente en mis especialidades, pero he encontrado áreas interesantes y temas muy diversos: marketing, recursos humanos, técnicos (construcción, minería) y financieros. Y hay también colegas que trabajan en temas médicos y legales,etc. La gran mayoría trabaja en las combinaciones inglés-español (directa e inversa) también existen intérpretes de francés, italiano, portugués (en demanda en estos últimos años y mi objetivo a corto plazo) y alemán. Hay intérpretes de ruso, árabe y japonés pero es difícil encontrarlos.

¿Y qué falta? Faltan ofertas de capacitación profesional fuera de las aulas; mayor investigación científica; falta cubrir el vacío entre teoría y práctica; participar y apoyar en organizaciones y asociaciones de intérpretes y traductores (mea culpa, yo no soy miembro de ninguna asociación), motivar a un mayor intercambio y comunicación entre experimentadas profesionales y recién egresados. Falta diversificar el mercado: correctores, subtitulados, doblajes, transcreación, buscar nichos y otros mercados aplicando tarifas justas que no perjudiquen el mercado para los colegas locales, falta un mayor reconocimiento de la profesión en la sociedad (como en todos lados).




- Interpretar en la selva, eso sí que es un reto interesante, ¿lo has hecho? ¿Podrías contarnos un poco sobre esa experiencia?
Justo antes de venir a Europa, estuve en un evento en Puerto Maldonado sobre medio ambiente. Fue interesante porque tuvimos cabinas de Indonesio y portugués. La mayor dificultad fue el calor dentro de la cabina, era insoportable. Tuvimos que pedir ventiladores y abrir la puerta y colocarlos lo más cerca posible. Era eso y el ruido que generaban o morir sofocadas y doradas allí dentro.
En otra oportunidad, fui acompañando a un grupo de cooperantes a un pequeño poblado en las orillas del Marañón. Se tenia que visitar a la contraparte y evaluar los avances de un proyecto de saneamiento. El tema de comunicación intercultural ayuda en esos casos mucho, porque los pobladores no hablan español como lengua materna y existe un bagaje cultural muy grande que va mas allá de las palabras, te lleva a ir mucho más allá del simple discurso . Fue una experiencia muy emocionante y enriquecedora, a pesar de los mosquitos y otros bichos que no son muy gratos de conocer.

Un ventilador en una cabina en la selva amazónica


- ¿Qué te gusta de trabajar por tu cuenta?
Me gusta buscar el balance entre trabajo y tiempo libre, o tener vacaciones laborales, (como en estos momentos, Tour Europa otoño-invierno 2013) en las que puedo asistir a charlas, conferencias, contactar o reencontrarme con colegas-amigos, escuchar acentos diferentes, sean regionales o de extranjeros (lo que siempre me parece un reto fascinante). Y cuando no viajo, Internet es el mejor aliado para viajar virtualmente a través de Twitter, Facebook o Linkedin. Como temas de trabajo: me interesan la interpretación comunitaria (lenguas originarias) la capacitación para intérpretes y las nuevas tecnologías aplicadas a la profesión. (cómo poder desarrollar esos temas en mi país en el futuro)

 Caras de felicidad en cabina

- ¿Animarías a las nuevas generación en Perú a elegir este camino? y si es así, ¿qué consejo le darías a alguien que está estudiando y a alguien que se está planteando iniciar sus estudios?
Por supuesto, nuestra profesión es fascinante. Facilitamos la comunicación y somos puentes de unión cultural. Es una carrera de vital importancia y por eso siempre será necesario formar buenos y nuevos profesionales. 
Yo les diría que: no existen límites, solo los que uno cree y se crea en la cabeza. Hay opciones extraordinarias y no un solo camino. No es tan fácil,es necesario ponerle ganas y trabajar para obtener resultados. La práctica hace al maestro, y aún los maestros siempre tendrán algo que aprender-hasta de los propios alumnos. Hay altibajos y no podemos hacer todo nosotros solos, por ello, necesitamos trabajar en equipo y no solo en cabina. Aprender de los errores y seguir adelante con mucha humildad luego de grandes logros. Encuentren su pasión -dentro de la carrera- y marquen la diferencia con ella y no se olviden de los valores. Un buen profesional viene en paquete completo: la ética, el respeto por la profesión, colegas y por uno mismo, puede marcar mucho la diferencia.



No hay comentarios: