lunes, 30 de septiembre de 2013

Y con T de talleres

En realidad iba a poner "Toledo se escribe con I de interpretación", pero claro no hay ninguna I en Toledo igual que tampoco la hay en ASETRAD y aún así los intérpretes sí tuvieron su espacio en el congreso, principalmente en los talleres.

La tarde de la primera jornada ofreció a los asistentes una amplia selección de talleres y algunos de los primeros en llenarse fueron precisamente los de interpretación. Tuve la suerte de poder asistir a dos de ellos pero por horario no pude ir al de Tony Rosado en el que explicó un poco el mercado norteamericano de la interpretación desde un enfoque práctico. Por los tuits que leí, fue muy interesante y espero que alguno de los asistentes publique una entrada en los próximos días.

En mi caso, el primero de los talleres fue el de Isabel Basterra y Maya Busqué titulado: Con cabina o sin ella, la simultánea y yo. Estas dos intérpretes ofrecieron una excelente oportunidad para los que aún no se habían atrevido con la simultánea y para aquellos intérpretes con experiencia en cabina pero que nunca se habían enfrentado a un infoport. Sobre este sistema ya he hablado en varias entradas, por lo que no voy a repetir lo dicho pero me resultó de lo más curioso y positivo saber que el equipo que se usó en este taller es propiedad de una intérprete que se dio cuenta del auge que tiene ahora mismo y decidió hacer la inversión, comprarse un infoport y así ofrecer un servicio mucho más completo al cliente directo o al cliente final.

Maya e Isabel empezaron con una breve introducción a la simultánea, sin meter miedo, más bien todo lo contrario. Explicaron la diferencia entre una simultánea en cabina, con infoport y una susurrada. Todo es simultánea para las agencias o los clientes pero el intérprete tendrá un mayor nivel de dificultad en algunas de estas modalidades por lo que no viene mal preguntar siempre cuando nos piden servicios de simultánea. Hay que tener en cuenta que la susurrada (simultánea sin cascos, cabina o micrófonos) es mucho más barata para el cliente pero solo es útil en circunstancias muy concretas. Tenemos que educar al cliente para que sea consciente de que no vale la pena ahorrarse unos euros si el resultado va a ser un desastre.

Isabel y Maya explican ante una clase entregada



Maya habló de perder el miedo al error. Ser perfeccionista está muy bien, hay que aspirar a hacer el mejor trabajo posible pero si eres intérprete asume la imperfección, no pasa nada, no muerde. También sacó el tema de los nervios. De hecho, era algo necesario desde que dijo que el taller iba a ser principalmente práctico y más de uno se puso a mirarse los zapatos para no tener que salir a interpretar. Los nervios forman parte de la interpretación porque estamos haciendo algo que nos gusta e importa, es perfectamente normal pero no podemos dejar que el miedo gane la batalla. Yo sigo poniéndome nerviosa antes de empezar y ya son unos cuantos años, pero en cuanto empieza a hablar el primer ponente los nervios se convierte en energía para sacar adelante el trabajo.

Práctica con audio en el grupo de Maya
 Aunque al principio la gente se mostraba tímida, dado que muchos aún no se habían enfrentado a la simultánea, Maya e Isabel supieron crear el ambiente relajado que se necesita para animar a la gente a probar algo nuevo.

Isabel con su grupo. Manuel Mata interpretó a Steve Jobs

Como es complicado que todo el mundo tenga la misma combinación de idiomas, Maya e Isabel preguntaron antes y trajeron varias opciones.

Primera práctica del francés al castellano

Fue un lujo compartir taller con gente como Manuel Mata o Fernando Navarro. Creo que fue una idea brillante, si queremos dar a conocer el trabajo de los intérpretes tenemos que empezar con nuestros compañeros traductores.

El segundo taller fue igual de interesante. Diana Soliverdi tocó uno de mis temas favoritos: La interpretación consecutiva.

El taller arrancó con una breve presentación tras la que Diana pidió a los asistentes que confesasen qué les gustaba o no les gustaba de la consecutiva. Miedos, dudas y anécdotas salieron a la luz. En general a casi todos les daba miedo olvidar el mensaje, la memoria era un enemigo en lugar de un aliado. Las notas causaban pavor.

Yo iba para intérprete de consecutiva pero...
También salió el tema de las horas de trabajo. En simultánea suelen contratar a dos intérpretes pero en consecutiva siempre vas solo, incluso a las jornadas de 8 horas, lo que resulta agotador física y mentalmente. Tony Rosado, que asistió a este taller, nos contó que en Estados Unidos gracias a la reivindicación de los intérpretes judiciales ahora es obligatorio que vayan dos intérpretes también en los trabajos de consecutiva. Es una buena medida que deberíamos adoptar en España.

Diana usó un audio de Pau Gasol (a pesar de que Murphy hizo lo imposible por impedirlo) y no pidió que tomásemos notas. Luego pidió voluntarios valientes, ofreció críticas constructivas y terminó la sesión mostrándonos cómo tomaría ella las notas en ese caso.

Cada intérprete tiene sus propios símbolos y siempre me sorprenden las notas de otros compañeros. Como se comentó en la sesión: el cuaderno de notas de un intérprete es territorio comanche, podemos anotar lo que queramos, siempre que nos resulte útil.

También se trató el tema de la "dignidad" del profesional. Un tema que los "consecutivos" conocemos bien. El cliente quiere interpretación pero no quiere que seamos visibles, es decir, si puede escondernos en un cuarto fuera de la sala, debajo de una mesa, detrás de una maceta o dentro del cubo de la basura, mejor que mejor.

Es más complicado cuando no tenemos una cabina en la que escondernos

No todos los clientes son así, pero sí deberíamos esforzarnos para mejorar la percepción que tienen de nosotros. Somos profesionales que ofrecemos un servicio necesario y valioso y realmente no queremos salir en la foto oficial, solo queremos estar cerca del ponente para hacer el mejor trabajo posible.

En general, opino que Asetrad acertó de lleno al ofrecer talleres de interpretación, me habría gustado ver algo más sobre el tema en las charlas generales pero el congreso ha sido muy completo, bastante informativo y creo que todos nos hemos quedado con ganas de repetir el año que viene.



No hay comentarios: