miércoles, 25 de septiembre de 2013

Interpretar con estilo

Dado que en septiembre Madrid celebra la Vogue Fashion Night Out (VFNO) y la Mercedes-Benz Madrid Fashion Week (MBMFW) que antes todos conocíamos como Pasarela Cibeles, no he querido cerrar el mes sin aprovechar la ocasión para pedir una colaboración llena de glamour. 

No todas podemos ir a cabina vestidas por Givenchy como Audrey Hepburn en Charada pero Eleonora Montanari, traductora e intérprete italiana y autora del blog Hunger for Style nos da algunas sugerencias para ser elegante sin perder ni un ápice de profesionalidad. Esta entrada está especialmente dedicada a todas y todos los #trendyterps, espero que os guste. 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Soy de la idea que tanto el traductor como el intérprete deben mimetizarse, y dejar el protagonismo al autor o al ponente. Empezando por allí, he intentando pensar en un outfit profesional, pero al mismo tiempo cómodo y estiloso para una intérprete.
Vamos por partes y empecemos por los colores. ¿Qué colores elegir para un día en la cabina?
En la cabina, si tenemos claro que no tendremos que salir entre el público, podemos arriesgarnos un poco. Los colores vivos se aceptan, pero hay que tener cuidado para no pasarse y acabar con colores chillones. ¡Podríais distraer a los ponentes! Mejor no “brillar” en la cabina, sino “ser brillante” en las soluciones lingüísticas.
Unas ideas. El gris funciona muy bien con muchos colores (tanto en cabina como en consecutiva)…




… el negro es siempre un perfecto passepartout


… y los pantalones estilo Capri quedan bien tanto con zapatos de tacón como con zapatos planos. Personalmente, me encantan con mocasines y zapatos Oxford o Derby. El tacón queda divino, pero quizás no sea siempre la mejor elección (me viene a la cabeza una simultánea en Toledo, ciudad llena de adoquines; y también pienso en una posible consecutiva en eventos “en movimiento”).

También, si estamos en cabina, podemos jugar más con los colores de los pantalones, ya que en cuanto empecemos a trabajar quedarán ocultos. Por lo tanto, me atrevería con colores más llamativos y con estampados. También con el tartán, tan de tendencia este año.



Creo que estas opciones nos permiten deslumbrar con estilo fuera de la cabina, y al mismo tiempo nos dejan “en la sombra” cuando nos colocamos detrás del micrófono.

No he hablado de faldas por un motivo. Las encuentro “incómodas”. Nunca sabes si vas a acabar sentada sobre un escenario. No obstante, si las faldas te gustan y no quieres renunciar a ponértelas, para ellas vale el mismo discurso hecho arriba por los pantalones.

Otra cuestión importante. Los complementos.

En cabina no se admiten ruidos, y en la consecutiva tampoco. Todo tipo de brazalete está por consiguiente vetado.
Los pendientes, personalmente, me resultan incómodos en cabina (léase cascos), en cambio no le veo ningún inconveniente en llevarlos puestos en una consecutiva.

Los collares me parecen el complemento perfecto para dar un toque distinto a cualquier outfit. Por ejemplo, una camisa blanca de corte masculino muy profesional, cambia totalmente si le añadimos un collar llamativo e hiperfemenino.





Pasando, en cambio, a los anillos, creo que el ponerlos o no depende de cada situación. En la consecutiva se escribe bastante, y quizás llevar anillos pueda resultar incómodo.

Finalmente, creo que no es necesario masculinizar demasiado nuestra imagen. La profesionalidad no está reñida con ser coqueta, siempre y cuando todo se mida y no se exagere.

No hay comentarios: