viernes, 19 de julio de 2013

La experiencia en Bath

Esta crónica es la primera colaboración en el blog de Beatriz Abril, intérprete a la que tuve el placer de conocer en persona durante las jornadas dedicadas a la interpretación en el Coloquio Lucentino de Alicante en noviembre de 2012. Gracias a ella podemos saber un poco más sobre un curso de perfeccionamiento para intérpretes que se imparte en Bath.
-------------------------------------------------------------------------------


Mi querida Aida me ha concedido el gran honor de redactar una entrada para su blog para contar mi experiencia en el curso de interpretación de conferencias de preparación para los exámenes de Naciones Unidas y Unión Europea. Esta es mi crónica.

Este curso se celebró en la Universidad de Bath del 1 al 6 de julio (http://www.bath.ac.uk/cpd/courses/interpreting.html). Se trata de un curso intensivo de una semana de duración, eminentemente práctico y que tenía dos combinaciones posibles de idiomas: inglés y francés e inglés y español. Aquellos que tenían francés, español e inglés, también tenían la posibilidad de practicar todas sus combinaciones.

El curso incluía las clases, el alojamiento en una de las residencias del campus y vales para comida en los bares, cafeterías y comedores de la universidad. Para los interesados en la cuestión económica, su precio total es de 1.550 libras.

Para que luego digan que en Inglaterra siempre llueve

El curso empezó el lunes y con las presentaciones, comprobé que entre los alumnos, 8 en total para las dos combinaciones de idiomas, había gran diversidad de experiencias laborales y objetivos personales para el curso. Muchos de ellos, al igual que yo, no tenían a priori intención de presentarse a los exámenes de Naciones Unidas o Unión Europea, sino que venían a mejorar su nivel de interpretación en un curso intensivo del que se esperaba un nivel alto de exigencia.

Las profesoras, Helen Campbell y Michelle Hof, fueron para mí uno de las mejores bazas del curso. No solo tienen mucha experiencia en docencia y muchos recursos para enseñar, sino que además saben ofrecer críticas constructivas que, en lugar de desalentarte, te animan a mejorar. Además, se mostraron totalmente flexibles y al ser un grupo reducido de alumnos, a menudo cambiábamos las clases según nuestras necesidades o preferencias, algo que es de agradecer.

Las clases fueron muy variadas y comenzamos el primer día por las presentaciones y los objetivos personales que cada uno nos habíamos marcado para esa semana y para dentro de cinco años. Nos explicaron también en profundidad cómo funcionan los exámenes de ONU y UE y empezamos con toma de notas y consecutivas.

Realizamos a lo largo de toda la semana muchas prácticas de consecutiva y simultánea y tuvimos la suerte de que, al ser tan pocos, las profesoras podían escucharnos y comentar nuestro trabajo de forma individualizada; todo un lujo.

Michelle en el aula


Un par de días hicimos también lo que llamaban mock conferences, donde los propios alumnos éramos ponentes y luego intérpretes (o viceversa) y pudimos trabajar en condiciones «reales» de conferencia, con diversos acentos, discusiones acaloradas, modalidad de relé… Fue una gran experiencia.

Otro día trabajamos con diversos acentos, entre ellos el irlandés y el australiano. Utilizamos un método que consiste que abordar el discurso en frío e interpretarlo sin más. Después, veíamos el vídeo (o escuchábamos el audio) parando todas las veces que fueran necesarias hasta que se entendiera todo, trabajamos el vocabulario difícil y después volvimos a interpretarlo. Gracias a este método, primero salían interpretaciones de dudosa calidad pero a medida que íbamos trabajando el discurso, íbamos puliendo el resultado.

Hacia el final de la semana, hicimos exámenes que equivaldrían a los de la UE y otros similares a los de Naciones Unidas y seguimos practicando con famosos discursos como el de Hugo Chávez, donde decía «El diablo ha estado aquí», en referencia a George Bush.

Además de trabajar sin parar de 9:30 a 17:30, también tuvimos tiempo de ir a Bath a cenar, visitar las termas romanas y dar un paseo por el centro de esta preciosa ciudad, con un buen tiempo que nos sorprendió gratamente.

Alumnos y profesoras


Ahora os estaréis preguntando si merece la pena. Yo os puedo decir que a mí me encantó la experiencia. Fue una semana en la que aproveché el tiempo al máximo, donde pude practicar inglés constantemente, con clases que se ajustaban a mis necesidades y con compañeros y profesoras que lo hicieron todavía mejor. ¿Recomendable? ¡100 %!


jueves, 18 de julio de 2013

La generación digital y la cabina en el cine

Tal y como quedó claro en los comentarios de la entrada anterior, el PDF no es el malo de la película, es una herramienta que bien utilizada puede ser considerablemente útil para el ponente, el intérprete y el público asistente.

Sin embargo, el mundo evoluciona y también lo hacen las formas de comunicarnos. Cuando empecé a interpretar en la cabina era raro ver a un compañero con un portátil, ahora es de lo más común ver a toda la sala llena de dispositivos de todo tipo. La comunicación no cesa.

Hace un mes trabajé como intérprete en el Gamification World Congress (#GWC13) que se celebró en los cines Callao de Madrid y desde la cabina vi como ha cambiado el modo de asistir a un evento. Ya no nos limitamos con sentarnos y escuchar, queremos participar, opinar, trolear en algunos casos y también queremos desconectar si no nos interesa algo.

Las luces nos delatan.  (Foto cortesía de GMW13)
En la sala se comentó el tiempo máximo de concentración de una persona, esos minutos o segundos en los que algo puede atraparnos o perdernos para siempre y a veces tengo la sensación de que estamos tan acostumbrados a obtener entretenimiento o distracción en cualquier momento y cualquier lugar que la concentración ha perdido algunos seguidores.

Como intérprete no puedes permitirte ese lujo, tienes que estar siempre atento, incluso ahora que tenemos muchas más tentaciones al alcance de la mano. Lo bueno es que así no pierdes ni una palabra de lo que se cuenta, que en este caso fue bastante interesante.

Concentración, concentración (y algo de calor)

Para empezar, los organizadores del evento sí optaron por aprovechar al máximo a sus intérpretes, tuvimos una reunión días antes para ver cuál sería el sitio ideal para colocar la cabina y nos enviaron las presentaciones con tiempo para poder prepararlas con cuidado. No es lo más habitual y por eso hay que destacar que sí que hay clientes que hacen las cosas bien y consiguen los mejores resultados. También trabajaron con nosotras a la hora de preparar el glosario, dado que en un tema como la gamificación te encuentras con mucho vocabulario nuevo y términos en inglés que a veces el cliente quiere traducir y otras veces no.
Nota: Sé que existe el término Ludificación, pero si el cliente prefiere una traducción concreta y te la pide, no puedes ignorar eso (lo siento Curri y Javi).

Una cabina en un cine.
Espero que no se siente uno muy alto delante



¿Palomitas en cabina?

Desde el primer segundo quedó claro que el evento iba a tener vida en las redes sociales. El hashtag daba la bienvenida a los asistentes y además la pantalla no solo permitía ver las presentaciones a gran tamaño, sino que ofrecía mucha más información: se podía ver Twitter, las marcas patrocinadoras del evento, vídeo, códigos QR que formaban parte de un juego dentro de la jornada, etc.

Se intuye un @javimallo en esa pantalla

La interacción era posible desde muchos puntos de vista, los asistentes más activos recibieron un premio y al final de la jornada todos pudimos ver sus rostros y conocer sus nombres.


En el fondo la gamificación tiene mucho que ver con la capacidad para conseguir que la gente se involucre (el famoso engagement), que participe, que haga algo y que se divierta mientras lo hace. Algunos de los ejemplos fueron muy interesantes y nos ofrecieron oportunidades de oro como intérpretes. Nunca pensé que tendría que preparar un glosario sobre Juego de Tronos por motivos laborales. Por cierto, existe un glosario en internet que me resultó muy útil y lo justo es mencionarlo: Diccionario Juego de Tronos

Presentación de Berni Melero.
Estrategias de gamificación en Juego de Tronos

La pantalla era una constante fuente de información, algunos ponentes iban dando pistas de lo que iban a hacer en sus presentaciones a través de Twitter para animar al público, pero esas pistas también nos resultaban muy útiles a las habitantes de la cabina. 


Mientras el ponente hablaba podíamos ver escenas del juego
No podían faltar los zombies
Todas las presentaciones eran impresionantes, muy bien preparadas. Algunas utilizaban gráficos, otras optaban por Gifs, vídeos, videojuegos e incluso canciones. Lo que demuestra que el arte de hablar en público está cambiando.

Problemas que esto puede suponer para un intérprete: ¿Qué hago con los vídeos?

En nuestro caso, al tener la agenda y las presentaciones con días de antelación, mi compañera y yo nos dividimos la carga de trabajo. Esther fue un encanto (como siempre) y me dejó elegir algunas ponencias que me apetecían mucho. Lo curioso es que me tocaron dos ponentes que optaron por usar vídeos y me sirven como ejemplo perfecto.

- Primer caso: el ponente usa vídeo pero envía al intérprete el archivo junto con la presentación.
Esta es la mejor de las opciones. Basta con dedicar un poco más de tiempo de preparación para ver el vídeo, estudiar las dificultades que plantea. Si la locución va muy rápida o es compleja, siempre podemos hacer una transcripción de la misma para trabajar con ella en la cabina.

Esto es lo que hice en la presentación de The Hero Plan de Daniel Vecino. Tengo que agradecerle que me facilitase todo el material que iba a usar días antes, eso me permitió interpretar los dos vídeos sin problemas. Además, fue muy amable y se acercó a cabina en un descanso para explicarme el motivo por el que quería usar los vídeos y se sorprendió gratamente al ver la transcripción que había hecho. 

Además de usar el vídeo, este ponente decidió que todos los asistentes (incluidas las intérpretes) mostrasen su grito de guerra al terminar. Tranquilos, apagamos los micrófonos antes.


Los héroes se preparan las ponencias.
 
- Segundo caso: el ponente decide usar un vídeo en su presentación pero no lo envía. Esto pasa sobre todo la primera vez que se usa vídeo puesto que el ponente a veces no se da cuenta de que el audio se tiene que interpretar o no se plantea que eso pueda ser algo más complicado que una interpretación normal y corriente de un ponente. No es el fin del mundo y se saca con bastante comodidad pero si encima el ponente en cuestión es un youtuber famoso, la cosa es algo más sencilla.

Algunos lectores ya deben estar planteándose dejar de seguir este blog: ¿Gamificación? ¿Youtuber? ¿Esto qué es?

Tranquilidad, me limito a usar la terminología de la conferencia, nada más.

El ponente de este segundo caso usó un vídeo que tiene colgado en su canal de Youtube (SrChincheto77) y lógicamente, todo intérprete tiene que hacer un trabajo de investigación en casa y me vi bastantes vídeos del canal para conocer bien al ponente, su voz, su forma de hablar, etc. Por lo que el vídeo no me pilló por sorpresa.

Lo más curioso es que Chinchetto77 lanzó un reto a sus seguidores desde Youtube y Twitter, el resultado fue ver la plaza de Callao llena de gente que quería saludarle y jugar al Street Fighter con él en la calle.

No, no eran fans de Alaska y Mario

Pero la interacción y la forma de conectar con el público no se quedó ahí. Otra de las ponentes decidió que era hora de entrar en contacto con otros seres humanos, que el juego no solo se desarrolla en la pantalla y animó a los asistentes a conocer a la persona que tenían a su izquierda. Imaginad mi sorpresa cuando veo que un asistente quiere "hacer manitas" a través del cristal de la cabina con mi compañera puesto que no tenía a nadie más a su izquierda (la cabina estaba algo encajada entre los asientos)

La comunicación no entiende de cristales


Finalmente, el congreso terminó con un ponente que se dio cuenta de que quería transmitir una idea al público a pesar del cansancio de una jornada tan larga.


Y para cerrar con alegría y darle un nuevo reto a mi compañera, optó por cantar una canción en directo que sí necesitaba interpretación.

La letra de la canción se podía leer en la pantalla