miércoles, 18 de diciembre de 2013

Tres intérpretes en una cafetería

Se termina el año y es hora de pensar en las luces y las sombras del 2013. ¿Se han conseguido los objetivos? Difícil pregunta, con una respuesta que varía dependiendo del mes.

Al inicio del año, los propósitos no se huelen ni por asomo los giros que va a ofrecernos la trama de nuestra historia en los siguientes 12 meses, así que cualquier objetivo que nos fijemos tendrá que ser flexible por necesidad.

Se han abierto puertas que ni siquiera imaginaba, se han cerrado otras que daba por seguras.


Los posos del té no dan muchas pistas


En 2013 el blog ha recibido dos menciones, lo que es muy positivo. Pero quizás una de las cosas que más me ha gustado este año ha sido la posibilidad de contar con tantas voces en esta bitácora: entrevistas a intérpretes de otros países, a compañeros de cabina, entradas sobre moda, sobre editoriales, etc. Gente con una vivencia similar y a la vez tan distinta.

Gracias por vuestra colaboración y vuestro tiempo, el blog no sería el mismo sin vuestra ayuda, por eso no quería dejar escapar estos últimos días sin daros las gracias.

Esta tarde he podido compartir un té con dos de las voces del 2013. Una viene de Perú, es la de Viviana Tipiani (Intérpretes por el mundo: Lima) y la otra es la de la intérprete y traductora italiana, residente en Madrid, Eleonora Montanari (Interpretar con estilo).

¡Por las voces del 2014!



lunes, 16 de diciembre de 2013

Déjame que te hable de los grupos

Sé que no le gusta a todo el mundo, al fin y al cabo es una película de tres horas, pero El paciente inglés es una de mis favoritas y contiene la que, en mi humilde opinión, es una de las frases de ligoteo más curiosas de la historia: "Déjame que te hable de los vientos".
Como ya sabe todo traductor e intérprete, el contexto lo es todo: la pareja en cuestión está atrapada en el camión de la excursión por el desierto en medio de una tormenta de arena. A la luz de la linterna, el conde húngaro decide lanzarse al ataque con esta frase y una narración histórico-festiva en un intento de enamorar a la mujer que ya tiene más que interesada por sus huesitos.
¿Qué tiene que ver todo esto con la entrada de hoy? En realidad nada, pero a estas alturas, ya deberíais conocerme.

Churri, déjame que te hable de los grupos.

Las diferencias que nos explican en la universidad entre la consecutiva pura y el enlace se desdibujan como las marcas en la arena cuando nos enfrentamos a la realidad del mercado laboral. Aunque cada vez hay más clientes que saben muy bien lo que contratan y lo piden de manera acertada, aún nos encontramos con muchos casos en los que la diferencia clásica a la hora de pedir un tipo de interpretación u otro es la presencia o ausencia de cabina. Es decir, que si saben que no van a necesitar cabina piden un intérprete de consecutiva y luego el tipo de trabajo y el modo en el que quieren que se desarrolle el acto serán los que te indiquen si es un enlace, una consecutiva con notas clásica o una susurrada despistada.

Hay pistas que permiten saber a qué te vas a enfrentar pero normalmente la flexibilidad y la capacidad de hacer frente a casi todo serán las herramientas clave del intérprete.
De cualquier modo, si el trabajo requiere ser la intérprete de un grupo que va a visitar varios centros, empresas, museos, obras, etc., es decir, una intérprete en ruta, lo más probable es que acabemos haciendo un poco de todo: consecutiva en algunos centros, enlace con mucha frecuencia, susurrada en momentos puntuales y de guía turística el resto del tiempo.

El micrófono del autobús acaba siendo tu amigo.
A la derecha tenemos....


Trabajar con grupos es uno de los proyectos más cansados pero también más gratificantes. Puedes poner en juego casi todas las técnicas y en ocasiones acabas escuchando y hablando más lenguas de las que conocías al empezar el proyecto. Normalmente formas equipo tanto con la persona de la organización que lleva las riendas del asunto, como con los integrantes del grupo. Por supuesto, mantienes tu imparcialidad profesional, pero al no tener una cabina que nos separe de oradores y público, podemos interactuar con todas las partes. Además, este tipo de trabajos suelen durar al menos dos días y, a diferencia de una interpretación normal en sala, aquí pasamos muchas horas con el mismo público, al que acabas bastante unida, porque donde vaya el grupo vas tú. Son horas de presentaciones, charlas, talleres prácticos, visitas guiadas, autobús y paradas estratégicas para comprar botellas de agua y encontrar los aseos. No solo interpretas sino que acabas hablando con todos, explicando un poco cosas sobre la ciudad, sobre la cultura española, recomiendas sitios para ir a cenar, tiendas para los regalos a la familia, te cuentan de dónde vienen, qué idiomas hablan, practicas un poco de checo y mejoras tu pronunciación al decir "Jó napot!" (¡Buenos días! en húngaro, ahora empezáis a ver la relación con la introducción)


Esta es una guía pero las intérpretes de grupo
trabajan de forma muy similar
Tras la primera visita, el grupo sigue a la intérprete a todas partes y en muchos casos la consecutiva es muy rápida, con pocas notas, porque parte del discurso se da en movimiento, mientras alguien enseña un centro o un taller y tú sigues al orador y el grupo se encarga de colocarse en semicírculo alrededor de la intérprete para no perder detalle.

He trabajado con muchos grupos, algunos incluso repiten año tras año, como los periodistas de Photoespaña, que ya me conocen, saben muy bien cómo es la dinámica y en cuanto entran en una sala me buscan para poder seguir la presentación en el idioma que necesiten.

Este tipo de interpretación es uno de los motivos por los que me declaro amante de la consecutiva. Trabajar con grupos te permite entrar en contacto con personas de culturas muy diversas. Además, la gente del grupo aprende mucho también sobre el trabajo del intérprete, es muy habitual que te hagan preguntas y así, poco a poco, mejoramos la visibilidad de la profesión.
Yo acabo cansada pero muy contenta con el trabajo realizado y por los regalos que me hizo el último grupo, creo que a ellos también les gustó la experiencia.

Bombones para la intérprete


La clave en este tipo de proyectos es ser muy flexible, estar dispuesta a echar un cable, tener en cuenta que al ir y venir en autobús el tráfico puede cambiar los horarios y es algo impredecible, así que sabes a qué hora empiezas pero no siempre a qué hora vas a terminar. Es necesario, como de costumbre, prepararse bien el tema porque te ganas la confianza del grupo en la primera visita y a partir de ahí, aunque no puedes bajar la calidad ni un momento, ya trabajas más relajada porque el grupo si puede y lo necesitas te va a echar un cable.


martes, 3 de diciembre de 2013

La nostalgia en blanco y negro

Sé que se termina el año y parece el momento oportuno de hablar de ese deseo que a veces nos invade de echar la vista atrás y de pensar, aunque sea solo durante unos segundos que todo tiempo pasado, fue mejor.

Ayer tuve la oportunidad de interpretar la presentación del libro Los inconformistas del fotógrafo Martin Parr editado por La Fábrica en una de las fantásticas tardes culturales organizadas dentro de las actividades del Club Havana 7 Cultura Abierta.

El libro en el taburete de la intérprete

Lo bueno de llegar con tiempo es que consigues tener algunos minutos a solas con la persona a la que vas a interpretar y eso siempre ayuda.

Johnny vigilaba el cuaderno de notas antes del acto

Martin Parr no solo es un fotógrafo con un público fiel e interesado, además sabe aprovechar a su intérprete y jugar con los elementos.
A mucha gente no le gusta demasiado o incluso nada tener un intérprete de consecutiva porque piensan que se pierde tiempo, que parte del público se aburre mientras espera a la interpretación y que la otra parte se ve obligada a escuchar la información dos veces. No están del todo desencaminados, la consecutiva es útil para ciertos casos y hay que saber encontrar el equilibrio entre información y eficacia.

El artista me preguntó cómo iba a interpretar para preparar el discurso en base a eso. Salió muy bien, prácticamente todas las intervenciones eran tan breves que no era necesario tomar notas, bastaba con anotar las palabras clave o los nombres de otros artistas a los que mencionaba. En ocasiones solo me daba parte de una frase, unas palabras y cuando le miraba sorprendida me decía: "mujer, estoy dotando al momento de cierto dramatismo".

Jugaba con la interpretación para crear un efecto en el público y trabajábamos en equipo. Él creaba la atmósfera, yo transmitía la información tal y como él quería. A ratos se detenía para hacer comentarios, tras la interpretación de una frase que requería especial mimo, me miró y dijo:

- ¿He dicho todo eso en inglés?
- Sí.
- Bueno, no se fíen de la traductora. Ahora, traduce eso.
- No se fíen de la traductora.
(Risas de los asistentes)

 Pero estaba claro que tanto él como el público se fiaban de mi trabajo. A partir de ese momento, cada vez que terminaba yo una intervención decía totalmente convencido: Correcto.



El libro que se presentó es una obra llena de nostalgia, con fotografías en blanco y negro de finales de los setenta que documentan la vida en una pequeña localidad con unas interesantes capillas inconformistas pero con pocos parroquianos. No son solo el recuerdo de una comunidad tradicional, tal y como dijo Parr, dan la impresión de ser instantes de un mundo casi medieval por lo lejano que nos parece ahora. El artista contó que son fotografías en blanco y negro puesto que en la década de los 70 si querías que te tomasen en serio no podías plantearte otra opción.
También recomendó la exposición Only in England, que se puede visitar en Londres en la galería Media Space y en la que se muestran las fotografías que aparecen en este libro junto con la obra del artista que le inspiró para crearlas: Tony Ray-Jones.

Es un gran coleccionista de libros de fotografía y se habló del creciente interés que despiertan estos libros en países como España. Yo misma ya tengo algunos en mi estantería.

Como decía al inicio, esta presentación formó parte de las actividades culturales que organizan La Fábrica y Club Havana 7 en Madrid y que continuarán a lo largo del mes de diciembre.


Tratan temas tan interesantes como los que muestra el cartel y eso no es todo. Después de unos años en los que parece que no es posible beber nada que no venga de un menú selecto de gin-tonics, ayer fue la primera vez que vi el espectáculo que ofrecen al terminar la tertulia al preparar un "serve" de ron con canela y naranja en medio de la sala en la que se muestra parte de la exposición Celebrities de Mary Ellen Mark.

John Bellushi no parece muy emocionado con el ron



domingo, 17 de noviembre de 2013

Ver o no ver

La visibilidad es uno de los temas en los blogs de traductores e intérpretes. Recientemente leí una conversación entre profesionales en una conocida red social sobre qué es lo que queremos decir cuando pedimos "ser visibles". Muchos opinaron que lo que se busca es que nos encuentren los clientes potenciales y luego nos contraten. Otros se preguntaban si no tendría más que ver con un deseo de notoriedad dentro del propio gremio profesional. La cuestión me pareció interesante.

Lo que quiero la mayor parte de las veces es aportar un poco de luz, que se sepa qué hacemos para que cuando le pida a un cliente la documentación o la ponencia no sufra un ataque de desconfianza y se ponga a dudar si soy una espía de la competencia.

Hay que tener claro que la invisibilidad necesaria, la visibilidad profesional y la posibilidad de ver son cosas diferentes.

Pero esta no va a ser una entrada de lamentos constantes, hoy os traigo cabinas que parecen sacadas de un teatro de la opera o de una sala de música de cierto nivel porque tienen categorías como: visibilidad reducida, visibilidad cero y Mordor.

1.
Cabina con pantalla
Esta primera imagen puede asustar a más de uno y da la impresión de ser un anuncio de móntese su propia cabina.
Sin embargo, a pesar de lo que pueda parecer y aunque el intérprete no veía directamente (lo hacía a través de la pantalla), este es un ejemplo de visibilidad positiva. El ponente dedicó tiempo a explicar a su intérprete todo lo que iba a decir, a resolver dudas de terminología y a conocerle. Cuando el intérprete (con moto) le dio las gracias por el detalle, el ponente contestó: "Gracias a ti. Sin tu trabajo solo sería un tío que dice sinsentidos en el escenario".

Al arrancar su presentación, cuando supo que no podría ver a su intérprete por el lugar en el que se había montado la cabina, dijo al público: "Antes de nada, quiero que sepáis que hay una persona aquí muy importante, aunque no podéis verla, que hace un trabajo increíble y sin la cual no podría comunicarme con vosotros, es mi intérprete..."

2. 
  
Carteles que avisan
Las imágenes las ha enviado María Baile desde Corea donde está interpretando estas semanas.
A simple vista esta cabina promete. Todos nos quejamos del calor que pasamos en las cabinas y que parecen saunas, así que este cartel es muy realista y encima le da un toque más positivo: interpretas y recibes tratamientos propios de un balneario al mismo tiempo.

Pero, esta entrada trata sobre la visibilidad, no sobre la temperatura dentro de la cabina.
En este caso, María tenía paredes, techo, puertas y muchas botellas de agua pero...


Cabina con vistas a la salida de emergencia

3.


No sigas la luz
Esta es una cabina dentro de un teatro, bueno, en realidad es una cabina dentro del escenario de un teatro. Mi compañera y yo disfrutamos de unas jornadas en las que el tema era interesante y el cliente nos había facilitado bastante material para preparar glosarios detallados pero no podíamos ver lo que pasaba al otro lado del escenario puesto que estábamos detrás de la pantalla en la que se proyectaban las ponencias.

Aquí teníamos mucho espacio, nada de ruido pero si se apagaba la lampara de la cabina nos rodeaba una oscuridad similar a las de las Minas de Moria.

Menos mal que los técnicos de sonido son nuestros grandes aliados, nos colocaron dos pantallas: una dentro de la cabina para ver las ponencias y otra fuera para ver de lejos al ponente. No era la "visibilidad" ideal pero en peores batallas hemos luchado.

La luz azul es del conjunto de pantallas
Ver la sala aporta información que puede ser muy útil para el intérprete. En ocasiones la sala no es demasiado grande o hay muchos asistentes y nos meten en la sala de al lado, en un cuarto trastero o en el primer hueco que encuentren. Una vez el intérprete de la moto y servidora sentimos la tentación de hacernos fotos con los caparazones de las tortugas ninja que se almacenaban en nuestra cabina.

Normalmente cuando pedimos visibilidad lo que realmente queremos no es fama y fortuna, es más bien poder ver al ponente.

También es justo decir que algunas cabinas son simplemente magníficas y es interesante ver en Twitter a muchos intérpretes presumiendo de cabina y de vistas con la etiqueta #boothwithaview. Aviso, eso sí, que la etiqueta #booth suele usarse más para la serie Bones.

domingo, 27 de octubre de 2013

Intérpretes por el mundo: Cardiff

Hoy  toca volver al Viejo Mundo para ver cómo se trabaja en la capital de Gales. En Toledo tuve la suerte de poder conocer en persona a Trinidad Clares Flores, nos sentamos juntas en la comida y accedió muy amablemente a formar parte de esta serie de entradas,  por lo que hoy será nuestra guía y nos contará lo que hace una intérprete en esta ciudad.

- Intérprete nacida en España, miembro de Asetrad (además de CIoL e ITI), ¿Cómo es que has llegado a Cardiff?
Pues cosas que pasan en la vida. Había vivido antes en el Reino Unido, aunque siempre en Londres o alrededores pero mi marido nació allí y, después de trabajar durante nueve años como abogado en Gibraltar, decidimos volver a su tierra porque tenía oportunidades profesionales más interesantes. Y yo pude traerme mi trabajo de traducción a cuestas sin problemas, aunque en la interpretación he tenido que volver a empezar desde cero.


Trinidad en cabina

- ¿Podrías contarnos un poco sobre tu formación tanto en España como en otros países?
Me diplomé primero con la especialidad de traducción y después cursé la especialidad de interpretación para licenciarme en la FTI de Granada en 1994.
Cuando llegué a Cardiff en 2007, decidí prepararme para hacer el Diploma in Public Service Interpreting con la especialidad en derecho con varios cursos intensivos en la London Metropolitan University porque entonces no se ofrecían en Cardiff.
Después cursé el Máster en traducción institucional de la Universidad de Alicante a distancia, que también incluía una asignatura de interpretación judicial.
Además, en todo este tiempo sigo formándome asistiendo a cursos y talleres intensivos que organizan las asociaciones profesionales británicas (ITI e CIoL). Ahora mismo tengo puesto el ojo en realizar algún curso intensivo de actualización en técnicas de interpretación para conferencias.

- Dado que parte de tu formación se ha desarrollado en distintos países, ¿te has encontrado con consejos que te dieron en España y que no servían en Reino Unido? Muchas veces la cultura propia del país exige ciertas cosas o recomienda hacer el trabajo de una manera para adaptarse mejor al público y al cliente. 
La formación en cuanto a las técnicas es muy similar. Las diferencias se deben a los distintos entornos. Por ejemplo, en mi caso la interpretación se realiza para hispanoparlantes de diferentes países con lo que a veces tengo que lidiar con las variantes regionales de mi propio idioma y esto es algo que no formaba parte de ningún programa en la licenciatura, que estaba mucho más centrada en los distintos acentos del inglés.
En cuanto a las diferencias en el trato, se me ocurre el ejemplo del caso que se trató durante el taller de Diana Soliverdi en el Congreso X Aniversario de Asetrad, yo expliqué que aquí utilizamos mucho los gestos cuando queremos que la persona que habla lo haga más despacio o pare para dejarnos interpretar. A la ponente le pareció algo que no se haría en España porque se consideraría de mala educación y explicó que ella tocaría discretamente al ponente con la mano, algo que aquí es mucho más tabú.

- Cardiff es una ciudad moderna pero no es Londres, algunos se estarán preguntando: ¿hay trabajo como intérprete? ¿También trabajas en otras ciudades de Gales?
Hay trabajo incluso en plantilla para el galés y para otros idiomas con una gran población como el polaco, pero para el español no es suficiente, por eso no me limito a Cardiff, ni tampoco a un tipo de interpretación, algo bastante habitual entre los intérpretes que trabajamos en el Reino Unido.
En el tema judicial y policial, trabajo en todo Gales y suroeste de Inglaterra. En cuanto a las conferencias, trabajo en todo el Reino Unido aunque lógicamente tengo menos ofertas de Londres porque allí hay más competencia. Además, también traduzco y desde hace cuatro años imparto clases de traducción en el nuevo grado y máster de traducción de Cardiff University.
Esta semana, por ejemplo, he tenido que hacer una interpretación para una cita de ginecología en un hospital, otra para un testigo de una agresión durante un juicio en el juzgado de primera instancia de lo penal (contratada por la fiscalía directamente) y la última para una recepción celebrada en el Senedd (edificio del parlamento galés) con motivo de una exposición de músicas del mundo.

Cabina en el Senedd


- ¿Qué temas son los que más te piden? ¿Consecutiva o simultánea? ¿Cuál es la más demandada?
Fuera del ámbito judicial o policial, en Gales suelen ser cuestiones institucionales y de idiomas minoritarios. Puesto que Cardiff es la capital del País de Gales, un pequeño país dentro de un estado más grande, tiene bastantes interacciones con otros estados pequeños de la UE.
En cuanto a la modalidad más solicitada, diría que no hay una clara ganadora. En un juicio, el 90 % del trabajo es de simultánea susurrada excepto cuando el acusado o testigo tiene que declarar, entonces es bilateral (que aquí llaman consecutiva corta), mientras que en la policía o los hospitales casi todo el trabajo es de consecutiva. Lógicamente en una conferencia suelo trabajar en cabina con simultánea, que es mi favorita porque creo que es el entorno en el que se dan las condiciones más adecuadas para hacer bien nuestro trabajo (sonido, espacio para trabajar, materiales de consulta, información previa, etc.) pero también he tenido ocasión de trabajar con el maletín infoport.

- ¿Qué tal es la relación con los clientes? ¿Saben lo que es un intérprete y lo valoran?
También depende del entorno. Los abogados y la policía en general suelen ser conscientes de la importancia de nuestro trabajo y lo valoran mucho porque ven lo necesario que es para realizar su propio trabajo. Además, los jueces en concreto suelen tener un trato exquisito con los intérpretes, ¡incluso alguno que tiene mala fama entre los abogados! En otros entornos como los hospitales es menos evidente y algunos empleados suelen tener una actitud bastante negativa porque piensan que los intérpretes ganamos unos fortuna —en los servicios públicos, ¡imagínate!
Desgraciadamente, últimamente tengo la sensación de que, por lo menos en Gales, no saben distinguir entre los distintos tipos de interpretación y la formación que se necesita para cada una porque muchos clientes esperan que trabajes en cabina y cobres a precio de servicios públicos y las agencias tampoco contribuyen a cambiar esta idea.

- Háblanos de la ciudad, ¿es agradable vivir y trabajar en Cardiff? ¿Tiene ofertas de formación para gente del sector?
En mi opinión, Cardiff es una de las ciudades más agradables del Reino Unido para vivir. Si dejamos a un lado el clima que desgraciadamente es nefasto —por lo menos para una almeriense acostumbrada a tener el mayor número de horas del sol de toda Europa—, la ciudad en sí es cómoda, todo está más o menos cerca y tiene una oferta cultural buena. La conozco desde hace 20 años y diría que ha mejorado mucho desde entonces, es mucho más cosmopolita e internacional. Además, los galeses son bastante más abiertos que los ingleses y resulta más fácil hacer amistades.
En cuanto a la oferta de formación en TeI, como ya he mencionado, Cardiff University ofrece un máster en traducción que lleva funcionando cuatro años y el año pasado empezó también a ofrecer un grado en traducción.
La oferta de formación en interpretación es más limitada y el único curso oficial que se puede hacer en Cardiff es el de preparación para el Diploma in Public Service Interpreting, tanto en la especialidad de derecho como sanitaria. También tengo entendido que hay un posgrado en interpretación para inglés-galés en Lampeter (University of Wales Trinity Saint David) que acaba de empezar a funcionar pero para encontrar formación en interpretación de conferencias, ya hay que desplazarse a Inglaterra donde se puede encontrar el máster en traducción e interpretación de Bath University, además de otros cursos intensivos cortos.
Además de los cursos oficiales a nivel universitario, ITI tiene una red galesa que creamos otra compañera y yo hace un par de años y mediante la cual organizamos charlas y talleres de distintos temas. Por ejemplo, gracias a la interpretación que hice en el Senedd esta semana, tengo previsto organizar una visita al edificio para ver las cabinas de los intérpretes de galés y que nos cuenten cómo trabajan.


El Senedd de noche



- ¿Qué te gustaría hacer y aún no has tenido la oportunidad de probar?
Puesto que ya trabajé en plantilla como traductora durante cinco años, me gustaría tener la posibilidad de hacerlo como intérprete en algún organismo internacional para poder disfrutar de una práctica continua y del feedback de los compañeros para seguir aprendiendo y mejorando. También me encantaría tener la oportunidad de viajar más y no solo dentro del Reino Unido.

- ¿Podrías hablarnos de los intérpretes de galés y de la situación de los idiomas en Cardiff?
La situación de los intérpretes de galés es un poco especial porque los hablantes de galés tienen reconocido su derecho a utilizar este idioma en sus relaciones con el estado a través de la ley sobre el idioma galés de 1993 (Welsh Language Act 1993) que reconoce el derecho al uso de intérpretes en los procesos judiciales. Aunque los hablantes de otros idiomas también tienen reconocido el derecho a un intérprete durante un juicio en la ley sobre derechos humanos de 1998 (Human Rights Act 1998), la diferencia estriba en que, en el caso del galés, es el propio servicio dependiente de los juzgados (Welsh Language Service for Magistrates Courts and Tribunals) el que gestiona su formación y contratación. En consecuencia, solo pueden trabajar para los organismos públicos (incluyendo los tribunales) aquellos intérpretes que hayan aprobado un examen gestionado por la asociación de traductores e intérpretes de galés (Cymdeithas Cyfieithwyr Cymru). Además, sus condiciones son diferentes a las de los intérpretes de otros idiomas: normalmente trabajan solo hacia su lengua materna (tienen que hacer exámenes por separado para cada dirección), trabajan en pareja en lugar de hacerlo solos como los intérpretes de otros idiomas y tienen derecho a tener acceso a la documentación relativa al proceso con antelación. En la mayoría de los casos, el juicio se lleva a cabo en galés y la interpretación está disponible para aquellos que no lo hablen (el jurado o el abogado de alguna de las partes) por lo que se utiliza un sistema portátil con micrófono y auriculares, lo que significa que los intérpretes de galés no tienen problemas de sonido, algo muy habitual en el resto de los juzgados.
Y, por si esto fuera poco, tampoco se han visto afectados por la subcontratación de los servicios de interpretación en los juzgados a una empresa privada, que ha hecho que las tarifas hayan quedado reducidas a una cantidad miserable y que muchos intérpretes de otros idiomas hayan abandonado la profesión.


jueves, 24 de octubre de 2013

Intérpretes por el mundo: Lima

Los que me conocen saben lo especial que es esta entrada, viví hasta los doce años en Lima y desde que empecé con esta serie de entrevistas supe que Perú iba a ser uno de los países que iba a visitar virtualmente. Aunque si soy precisa, en este caso el título debería ser solo "Intérpretes por el mundo" porque nuestra intérprete hoy ha trabajado en medio mundo y aún le quedan muchas más cabinas en su camino.

Es un placer presentaros a Viviana Tipiani (@viantiya).


Interpretando en Lima

- ¿Cómo te presentarías a los lectores del blog?
Intérprete y traductora independente por pasión y de profesión; comunicadora intercultural por puro gusto,estudios y experiencia personal; viajera empedernida; y curiosa por naturaleza.
Destrezas:optimista e idealista, persistente (terca) y original (algo loca).

- ¿Qué puedes contarnos sobre tu formación?
En mi universidad, la UNIFE en Lima, las lenguas son: inglés-francés, pero mis lenguas de trabajo son el inglés y alemán. Hice un curso de intercambio al finalizar mis estudios(2000) en Angers, Francia organizado por la Universidad, pero el destino y el amor me llevaron a Alemania, Oldenburgo, en donde aprendí a ser independiente (en varios niveles de mi vida).
En Alemania, aprendí el idioma y en la universidad llevé diversos cursos de Anglistik, Soziologie, Germanistik, e Interkulturelle Pädagogik no para terminar otra carrera, sino para decidir finalmente cuál era mi rumbo (¿quién lo sabe a los 21?) y reconocer lo que verdaderamente me gustaba. Asistí también a seminarios sobre diversos temas relacionados con cooperación internacional y ayuda para el desarrollo, hasta trabajé co-organizando algunos. De cierta forma, todos estos cursos, junto con los temas desarrollados en mis prácticas preprofesionales en CEPIS ayudaron a determinar mi especialidad: medio ambiente, cooperación internacional y temas socio-políticos.


- ¿Cómo tomaste la decisión de ser intérprete? Cuéntanos un poco tu experiencia hasta llegar al momento actual
El momento revelador y decisivo en mi carrera fue durante el FSE en Florencia: como intérprete voluntaria me dije a mi misma: Esto es lo que quiero hacer, es mi sueño hecho realidad.  Me gusta traducir en pijamas y despeinada en casa, pero este es otro nivel y me encanta. A veces lo tienes allí contigo todo el tiempo, y tienes que dar mil y un vueltas para descubrirlo y valorarlo. Todo este estrés y tanta adrenalina son fascinantes, casi todo un deporte de aventura.
Y como en el deporte, hay que practicar y ser constante, porque una cosa es que uno se lo crea (el primer gran paso) otra el ser buena y otra muy diferente, convencer al resto de lo anterior. 
¿Cómo empecé a prepararme? Tenía la teoría en interpretación. Pero faltaba la práctica. Continué como voluntaria en algunas ocasiones, compartí cabina y eventos con profesionales de muchos años de experiencia quienes me enseñaron mucho sobre la calidad profesional y humana necesaria en toda profesión, los valores, la ética…y con el tiempo y práctica ganas más confianza, los oyentes-clientes te recomiendan, los colegas también. Todo eso con una dosis de buena suerte, que siempre cae bien, pueden llevarte hasta el infinito y más allá.

- ¿El infinito? ¿Eso no está muy lejos?
En mi caso, ese infinito se llama India. No era un trabajo muy bien pagado, no había trabajado nunca en una agencia de traducción, pero el salario te permitía vivir y te ofrecía una oportunidad de vida de valor incalculable: una nueva forma de ver el mundo. A nivel profesional: conocer un nuevo mercado, nuevos acentos, trabajar en una cultura nueva. Curiosamente semanas antes de viajar a casa (Lima) cuando tomaba sol en Goa, me ofrecieron un trabajo de interpretación muy bien remunerado para una de las grandes empresas de IT del país. El regreso tomaría un poco más de tiempo, pero luego de ir y venir por el mundo, un mes no es nada o quizás lo es todo. En conclusión: valió la pena al 100%, reafirmó mi posición de trabajar como freelance y también mi mayor énfasis en la interpretación. O como dirían en India: tiempos favorables (para decisiones favorables).

Cabina en Mysore, India


- ¿Qué es lo que más te gusta de la interpretación?
Mi trabajo me ha permitido viajar a lugares inimaginables (África, Asia, Latinoamérica, Europa) y alimentar mi espíritu aventurero y viajero al máximo. Ahora en el hogar, dulce hogar, puedo decir que soy una feliz intérprete - traductora independiente. Trabajo con agencias y clientes directos. También soy asesora intercultural para expatriados en Latinoamérica. Trabajo en Lima, viajo a provincias y al extranjero y sigo en un constante proceso de aprendizaje. Porque creo es un privilegio tener la posibilidad de aprender siempre algo nuevo.

En Guatemala

- Te ofrecían trabajos en otros países, ¿por qué decidiste regresar?
Porque Perú tiene un gran potencial y está en pleno auge y desarrollo. Nuestro español es neutral comparado con otros de la región y aquí el intérprete es muy multifacético y flexible. No sólo está en conferencias con sedes en hoteles y en centros de convenciones; está con portátiles en el campo con jeans y casco; en la selva de acompañamiento a un grupo de expertos ambientalistas; haciendo susurro en una pequeña reunión de consejo.  Poco se sabe en el mundo de la calidad de profesionales en el medio porque falta mayor presencia a escala internacional, entonces toca poco a poco cambiar eso.


Una cabina en lo alto

El mercado de la interpretación en Perú hace difícil (por ahora) que trabaje única y exclusivamente en mis especialidades, pero he encontrado áreas interesantes y temas muy diversos: marketing, recursos humanos, técnicos (construcción, minería) y financieros. Y hay también colegas que trabajan en temas médicos y legales,etc. La gran mayoría trabaja en las combinaciones inglés-español (directa e inversa) también existen intérpretes de francés, italiano, portugués (en demanda en estos últimos años y mi objetivo a corto plazo) y alemán. Hay intérpretes de ruso, árabe y japonés pero es difícil encontrarlos.

¿Y qué falta? Faltan ofertas de capacitación profesional fuera de las aulas; mayor investigación científica; falta cubrir el vacío entre teoría y práctica; participar y apoyar en organizaciones y asociaciones de intérpretes y traductores (mea culpa, yo no soy miembro de ninguna asociación), motivar a un mayor intercambio y comunicación entre experimentadas profesionales y recién egresados. Falta diversificar el mercado: correctores, subtitulados, doblajes, transcreación, buscar nichos y otros mercados aplicando tarifas justas que no perjudiquen el mercado para los colegas locales, falta un mayor reconocimiento de la profesión en la sociedad (como en todos lados).




- Interpretar en la selva, eso sí que es un reto interesante, ¿lo has hecho? ¿Podrías contarnos un poco sobre esa experiencia?
Justo antes de venir a Europa, estuve en un evento en Puerto Maldonado sobre medio ambiente. Fue interesante porque tuvimos cabinas de Indonesio y portugués. La mayor dificultad fue el calor dentro de la cabina, era insoportable. Tuvimos que pedir ventiladores y abrir la puerta y colocarlos lo más cerca posible. Era eso y el ruido que generaban o morir sofocadas y doradas allí dentro.
En otra oportunidad, fui acompañando a un grupo de cooperantes a un pequeño poblado en las orillas del Marañón. Se tenia que visitar a la contraparte y evaluar los avances de un proyecto de saneamiento. El tema de comunicación intercultural ayuda en esos casos mucho, porque los pobladores no hablan español como lengua materna y existe un bagaje cultural muy grande que va mas allá de las palabras, te lleva a ir mucho más allá del simple discurso . Fue una experiencia muy emocionante y enriquecedora, a pesar de los mosquitos y otros bichos que no son muy gratos de conocer.

Un ventilador en una cabina en la selva amazónica


- ¿Qué te gusta de trabajar por tu cuenta?
Me gusta buscar el balance entre trabajo y tiempo libre, o tener vacaciones laborales, (como en estos momentos, Tour Europa otoño-invierno 2013) en las que puedo asistir a charlas, conferencias, contactar o reencontrarme con colegas-amigos, escuchar acentos diferentes, sean regionales o de extranjeros (lo que siempre me parece un reto fascinante). Y cuando no viajo, Internet es el mejor aliado para viajar virtualmente a través de Twitter, Facebook o Linkedin. Como temas de trabajo: me interesan la interpretación comunitaria (lenguas originarias) la capacitación para intérpretes y las nuevas tecnologías aplicadas a la profesión. (cómo poder desarrollar esos temas en mi país en el futuro)

 Caras de felicidad en cabina

- ¿Animarías a las nuevas generación en Perú a elegir este camino? y si es así, ¿qué consejo le darías a alguien que está estudiando y a alguien que se está planteando iniciar sus estudios?
Por supuesto, nuestra profesión es fascinante. Facilitamos la comunicación y somos puentes de unión cultural. Es una carrera de vital importancia y por eso siempre será necesario formar buenos y nuevos profesionales. 
Yo les diría que: no existen límites, solo los que uno cree y se crea en la cabeza. Hay opciones extraordinarias y no un solo camino. No es tan fácil,es necesario ponerle ganas y trabajar para obtener resultados. La práctica hace al maestro, y aún los maestros siempre tendrán algo que aprender-hasta de los propios alumnos. Hay altibajos y no podemos hacer todo nosotros solos, por ello, necesitamos trabajar en equipo y no solo en cabina. Aprender de los errores y seguir adelante con mucha humildad luego de grandes logros. Encuentren su pasión -dentro de la carrera- y marquen la diferencia con ella y no se olviden de los valores. Un buen profesional viene en paquete completo: la ética, el respeto por la profesión, colegas y por uno mismo, puede marcar mucho la diferencia.



miércoles, 23 de octubre de 2013

Cabinas y superhéroes

Aunque últimamente hago mucha consecutiva también he podido visitar cabinas y, una vez más, el trabajo me ha recordado que es bueno ser flexible y estar preparada para todo.

La cabina número uno que traigo fue una agradable sorpresa por que era muy amplia y cómoda, no pasabas apenas calor pero tenía 4 pupitres de intérprete dentro y aunque solo usábamos dos (como es lógico), hubo un momento extraño cuando uno de los que no usábamos se encendió sin previo aviso y me escuchaba casi en Dolby Surround y no lográbamos entender de dónde salían "esas voces" que sonaban de fondo. La primera vez que escuchamos voces revisamos los controles, dado que era un pupitre con el que no estábamos tan familiarizados, pensamos que era posible que hubiese dado a algún botón sin querer, pero las voces cada vez se oían más alto. Menos mal que mi compañero ese día, que es un intérprete con moto y recursos, descubrió el problema y lo solucionó mientras yo seguía trabajando sin tener que interrumpir la interpretación para llamar a Iker Jiménez.


Dejamos la cabina libre de espíritus
Poco después me contrataron para una consecutiva compartida. ¿Qué es eso? Normalmente en Madrid si es una consecutiva el cliente solo pide un intérprete pero en este caso quería varios intérpretes en distintas salas. Se trataba de unas presentaciones y al recibir la mía el sentido arácnido me avisó de que ese tipo de ponencia estaba pensada para simultánea, por lo que fui con el cuaderno de notas y bolígrafos, pero por si las moscas incluí en la bolsa de trabajo mis cascos, la tableta con el glosario y un paquete de post-its (elementos que no suelo llevar a las consecutivas de pocas horas). Cuando llegué me encontré con una cabina y un modelo nuevo de pupitre en el que no podía usar mis propios cascos pero el glosario que había preparado me vino de perlas.

Hacía mucho que no me tocaba
un micrófono integrado en los cascos

Para completar el trío de cabinas de esta entrada, voy a recuperar una vieja conocida de este blog: la cabina sin puertas. Normalmente aquí suelo trabajar con un compañero (sin moto pero con churumbelita) pero en esta ocasión al ser solo una charla de una hora trabajé sola (más espacio para los post-it).

La batcabina

¿Por qué la he bautizado como la batcabina? Darío G. Imirizaldu siempre nos toma el pelo en Twitter y dice que los intérpretes somos una especie de superhéroes del gremio, con capa y todo. Para completar el motivo por el que he cambiado el nombre de esta cabina he de explicar que la conferencia en la que interpreté trataba sobre la multitarea y si es verdad o mentira que existen personas capaces de realizar varias actividades a la vez con la misma calidad en todas ellas.

Bueno, trataba de más cosas, hablaba de la concentración real de una persona cuando realiza múltiples tareas a la vez, por ejemplo, si hablas por teléfono, escuchas la radio o mantienes una conversación con el copiloto mientras conduces.

Si estás tecleando mensajes mejor no conduzcas

La parte que más me gustó de la conferencia fue la que revelaba que la multitarea existe, es decir, hay personas capaces de realizar varias tareas que requieren concentración de forma más que aceptable. Son los Supertasker (superhéroes de la multitarea). Pero, amigos míos, apenas un 2% de la población son superhéroes de carne y hueso. Muchas de las preguntas del público iban dirigidas a saber si existían ejercicios o hábitos que nos permitan mejorar nuestra capacidad y concentración. Todo se puede entrenar pero está claro que hay determinados dones que vienen de fábrica. Un poco como dicta ya la famosa frase de la universidad de mi ciudad natal:

Quod natura non dat, Salmantica non præstat

Lo mejor fue que al terminar uno de los organizadores y algunos de los asistentes me preguntaron si en el estudio habían incluido intérpretes. Ya lo había comentado antes con el ponente, que me dijo que no pero, quizás le hayamos dado una idea para un nuevo estudio en el futuro.

La batcabina tiene una decoración minimalista

lunes, 21 de octubre de 2013

Una intérprete en Marte

No, no he decidido emular a George y Sandra y viajar más allá de donde te llevan las rutas de Ryanair. En la sala Alcala 31 podéis visitar hasta el 24 de noviembre una exposición que incluye varias de las series de Thomas Ruff y una de ellas muestra paisajes de marte en 3D.

Las sillas para el artista e intérprete junto al paisaje de Marte


Las vistas desde mi silla


Ya había interpretado a este fotógrafo alemán hace dos años cuando expuso en esta misma sala sus famosos retratos dentro del festival  de Photoespaña que se celebra cada año en junio. En esta ocasión fui la intérprete durante algunas de las entrevistas con prensa y pude visitar las diferentes áreas de la exposición con el mejor guía posible: el artista.

En una serie muestra imágenes o fotogramas realizados en un cuarto oscuro virtual que tardó más de un año en crear en casa. Usa lentes, bastoncillos y tiras de papel para crear sombras y dibujos en las fotografías resultantes.


En la serie Cassini nos muestra imágenes de Saturno recogidas por la sonda espacial del mismo nombre. El artista ha modificado y añadido colores.




Noches incluye fotografías nocturnas inspiradas en la primera guerra televisada, la Guerra del Golfo de 1990-1991. Fue la primera vez que vimos las imágenes de los ataques de noche y aunque aquí se muestran calles tranquilas traen a la memoria esos recuerdos.




Aún estáis a tiempo de visitar la exposición y, tanto si podéis ir o no, el catálogo es muy recomendable. Como las fotografías de la serie de M.A.R.T.E. están en 3D el libro incluye una gafas para que disfrutes de la experiencia como si estuvieras en sala. El visitante recibe las gafas al entrar y en la inauguración fue curiosos ver el modo a veces peculiar en el que la gente interactuaba con las gafas. Desde los que no se las quitaban y aseguraban ver relieves en imágenes que no eran 3D, hasta los que le daban la vuelta para ver qué pasaba si se las ponían al revés o de lado.

Primera vez que interpreto con gafas 3D
El artista nuevamente me sorprendió por su sentido del humor y amabilidad. Se despidió con un: "nos vemos en dos años". Si tenéis curiosidad por saber más sobre su exposición en 2011, os dejo los enlaces en los que la comenté en el blog: ¿Sabe qué aspecto tiene mi premio? y Rostros, caos y momias

Por cierto y aunque no tiene relación con el resto de la entrada, el blog ha sido el más votado en los Community Choice Awards de Proz.com en la categoría de interpretación, por lo que no quería terminar sin daros las gracias.
Lo que más me ha llamado la atención es que muchas de los premios han quedado desiertos en interpretación y eso es algo a mejorar cara al 2014

Categorías

Premiados
Hay grandes blogs, ponentes, libros, profesores, artículos y cursos de interpretación que se merecen un reconocimiento.

sábado, 12 de octubre de 2013

Londinium, IAPTI y los scones de crema

La semana pasada viajé a Londres para asistir a la primera conferencia internacional de IAPTI (Asociación Internacional de Profesionales de la Traducción e Interpretación) que tuvo lugar en el hotel Hilton London Kensington el sábado 5 de octubre.

Interesante lista de ponentes
En los últimos años he acudido a varios congresos de traductores en España y desde Lisboa no asistía a un evento internacional fuera de mi país, me pareció interesante escuchar las opiniones de profesionales en activo en otras partes del mundo, para saber más sobre lo que pasa en sus ciudades y mercados, así como para aprender de sus aciertos y problemas.

Bienvenidos al congreso de IAPTI
Dado que el programa era de lo más completo y solo teníamos un día, la jornada arrancó a primera hora con un ligero desayuno mientras nos repartían documentación, una bolsa y una chapa.

Traductores e intérpretes al inicio del día

La ciudad fue elegida para rendir homenaje y dar voz a los intérpretes que están defendiendo una condiciones de trabajo justas frente las tarifas que se ofrecen a los intérpretes judiciales en Reino Unido desde que el Ministerio de Justicia firmó un acuerdo con un proveedor que cambió por completo las reglas del juego. Madeleine Lee y Eileen Ford nos explicaron lo que había ocurrido en 2010 y lo que se estaba haciendo para resolver la situación.
Al ver los problemas que planteaba el nuevo acuerdo, los intérpretes se pusieron en contacto con el ministerio que respondió: "We understand your concerns, but we do not share them" (Básicamente: comprendemos vuestra preocupación pero no somos de la misma opinión). Una cosa que quedó clara es que el ministerio había sido informado de todo, no pueden decir que no sabían de qué iba el tema. 
Un buen número de intérpretes tomó la decisión de no seguir trabajando con esas condiciones a modo de protesta.

Lo que dijeron los intérpretes


 
La respuesta del ministerio


Además de informar y negarse a aceptar las condiciones, los intérpretes se unieron en un esfuerzo para dar a conocer la situación a través de redes sociales, los medios de comunicación y blogs. Uno de los blogs que recomendaron consultar es el de PIA - Professional Interpreters' Alliance. Como en toda huelga, algunos intérpretes sí aceptaron y otros han pasado más 615 días sin trabajar. Lo cierto es que debido al caos producido por esta decisión, algunos juzgados pueden contratar a sus propios intérpretes independientemente del acuerdo con la agencia encargada de ofrecer el servicio.

Parte de los problemas que se han generado

Todo el tema salió de nuevo en la mesa redonda dedicada al tema peliagudo por excelencia: las tarifas. Lo que más me gustó fue que en la sala había gente de muchos países y es increíble ver que las cosas no son mucho más diferentes en Argentina, Estados Unidos o Islandia.
Esta semana el blog Interpreter Diaries ha publicado una entrada sobre la interpretación en los servicios públicos en Holanda que vale la pena leer: The death of the healthcare interpreting in the Netherlands. Parte de esto se trató en esta mesa redonda y no tenía la menor idea de cuál era la situación en este país, de hecho, pensaba que era justo la contraria.

En una mesa sobre tarifas salió a relucir la ley de la competencia que ata de pies y manos a las asociaciones a la hora de informar a los socios sobre las realidades del mercado.



Uno de los problemas que casi todo el mundo tenía era el tema de la "profesionalización" de la profesión. Es decir, si el cliente no nos considera un servicio serio, es lógico que no entienda el motivo por el que tiene que pagar determinada cantidad que considerará elevada. Un cirujano te pide una suma importante pero sabes que ha tenido que hacer al menos 8 años de carrera, especializaciones, etc. Es una información que compartimos todos, sabemos que es complicado llegar a ser cirujano y que tienes que ser un buen profesional para conseguirlo. Nosotros dedicamos tiempo, dinero y esfuerzo a formarnos y a mejorar, no debemos vendernos barato, es importante que entendamos lo que somos para poder transmitírselo al cliente, el cambio empieza por nosotros.
Muchos clientes asumen que si hablas otra lengua puedes traducir o interpretar, lo hemos leído, visto y escuchado muchas veces. Varios intérpretes contaron anécdotas muy reales:

- Why are you complaining? You only have to translate (¿Por qué te quejas si solo tienes que traducir?) - a un intérprete al que no le habían facilitado la información previamente para que preparase el tema.

- It is ok as long as you can speak a bit of foreign (Nos vale si eres capaz de hablar un poco en un idioma extranjero. Básicamente si hablas como un guiri te contratamos).

A mi me pasa con bastante frecuencia que el cliente al terminar me pregunta:

- ¿A qué te dedicas?
- A interpretar y traducir.
- ¿Haces esto a menudo?
- Sí, bastante, es mi trabajo.
- ¿Y de esto se come?

Quedó claro que es nuestra responsabilidad educar a los estudiantes y al cliente. Quejarse en Twitter y en blogs que solo leemos los del gremio no sirve de mucho.

Otro de los temas clave de la conferencia fue la ética en el trabajo. Arrancamos la mañana con la charla de Mona Baker que nos recordó que todo lo que hacemos tiene implicaciones éticas y hay traductores que no trabajan para ciertas empresas por ese motivo. Dijo que las aulas en la universidad enseñan la traducción en un entorno demasiado neutro en el que no se mencionan los posibles dilemas éticos. También apuntó que no es cuestión de enseñar un código ético en clase, más bien es favorecer la existencia de debates sobre estas cuestiones para que cada uno tome sus propias decisiones


Mona Baker en acción

El debate sobre ética continuó en varias sesiones pero a veces se confunden las líneas que separan la ética de la imparcialidad del intérprete. Es algo que ya he debatido con compañeros en las últimas conferencias y que planteó un par de conversaciones interesantes en el Encuentro Lucentino que se celebró en Alicante el otoño del año pasado. 

Otra de las sesiones de la mañana que me gustó fue la de interpretación médica. Hay varios tipos de situaciones en las que podemos hablar de interpretación médica. La primera que imaginamos es la que entra más en la carpeta de interpretación en los servicios públicos: un paciente en una consulta, etc. Pero hay más opciones. Yo trabajo en conferencias de temática médica en la que se explican tratamientos, nuevos dispositivos, fármacos, ensayos clínicos o conferencias de tipo más divulgativo organizadas por asociaciones o centros de salud.
De lo que se habló aquí fue de los intérpretes que tienen el amargo deber de dar malas noticias a los pacientes con cáncer en centros muy especializados en Estados Unidos.

Maria Karra nos habló de su experiencia en Estados Unidos con pacientes griegos y trató los tabús y las diferencias culturales que hay que tener en cuenta cuando trabajamos con enfermedades. Hay países en los que decir que tienes cáncer no plantea un problema, pero hay personas de otros países que se pueden sentir ofendidas. ¿Cuántas veces hemos leído en la prensa que alguien murió de una larga enfermedad o después de años de lucha contra la enfermedad?

El poder que conferimos a las
palabras va asociado a cada cultura

 En este tipo de interpretaciones es importante prepararse psicológicamente, mostrar un cierto nivel de empatía y ser muy preciso con el vocabulario, dado que el paciente está muy pendiente de cada palabra que interpretamos. Aquí realmente somos conscientes de nuestra función, nosotros permitimos que se produzca la comunicación, la generamos. Es un servicio que se ofrece tanto al hospital como al paciente, de ahí la necesidad de ser imparcial y no tomar parte.

Maria nos recomendó conocer bien los fármacos, no es nuestro trabajo encontrar equivalentes de un fármaco en los países de las lenguas de trabajo pero sí saber lo básico para tener contexto.

Si vas a dar malas noticias usa un tono de voz neutro, no dejes ver tus emociones, es lógico que las tengas pero no es el lugar ni el momento. Transmite seguridad, no cambies nada para hacerlo más agradable, debes ser muy preciso. Cuida el lenguaje corporal, ten en cuenta los silencios.

Nos dejó una lista de referencia que puede ser útiles para los intérpretes que se enfrenten a este tipo de casos: IMIA Code of Ethics, NCIHC National Code of Ethics, CHIA Standards of Practice, IMIA Standards of Practice.

Una de las mejores cosas fue la comida. Bueno, los lectores habituales ya saben que me puede el dulce y teníamos una selección de tartas deliciosas pero, en realidad, a lo que me refiero es que durante la comida compartí mesa con gente a la que no conocía de diferentes países y continentes y me encantó la conversación tan fluida que tuvimos sobre formación, situación de los intérpretes en el mercado y opciones de cambio. A mi lado tenía a dos intérpretes que además son profesoras así que os podéis imaginar todo lo que teníamos en común para tratar entre raviolis de setas y tartas con sabor a petit-suisse de fresa.

Scones de pasas con crema

Por la tarde le tocó el turno a las charlas más enfocadas al marketing para traductores y autónomos de la mano de dos ponentes expertas en la materia: Valeria Aliperta y Marta Stelmaszak.

Valeria y todo su arsenal de tarjetas
antes de la charla

Valeria explicó la importancia de tener una buena imagen profesional, cuidar los detalles y esforzarse por causar una buena impresión a través de nuestras tarjetas profesionales, un logo hecho por un diseñador, artículos de regalo al cliente o una web con nuestros servicios. Los logos bien hechos ocultan mensajes, los colores usados e incluso el nombre que le pongamos a nuestra empresa puede ayudarnos o resultar perjudicial. Si vamos a dar el paso hacia el marketing de nuestros servicios, lo mejor es dedicarle tiempo y hacerlo bien.

Elegir un logo


Algunos ejemplos

Marta nos habló de la necesidad de conocer al cliente objetivo, al tipo de cliente al que le podemos ofrecer un servicio: ¿qué quiere? ¿Qué necesita? ¿Qué le gusta? En ocasiones lo primero que tenemos que hacer es cambiar la mentalidad y el enfoque para empezar a avanzar.

Las 8 cosas que necesitas para ser genial
Y nos planteó un ejercicio útil: ¿Qué debemos eliminar, reducir, aumentar o empezar en nuestro negocio para llegar al objetivo que nos hemos marcado?




La única pena era no poder asistir a dos charlas a la vez. Tres salas en activo a la vez y tan poco tiempo. Me perdí la fantástica charla de João Roque Dias (aunque la seguí a través de Twitter). 
Esta conferencia me ha permitido descubrir a gente como Sergio Viaggio y Geoffrey Buckingham, que expresaron su opinión de un modo impresionante.

Al final de la jornada se realizó un sorteo de cursos, tazas, webinarios y una licencia de MemoQ. Fui la afortunada ganadora de un webinario (aunque aún no me han escrito por lo que quizás había otra Aida en la sala y yo me levanté a saludar por error).

Sorteo 

Sé que llegados al final de la entrada muchos se preguntan: ¿los scones estaban tan ricos como para ser incluidos en el título? 
Sí, lo estaban, a media tarde casi todo está bueno pero ir a Inglaterra y no comer scones debería ser delito.