lunes, 3 de diciembre de 2012

¿Cuántos traductores se necesitan para ser feliz?

¿A qué huelen las nubes? ¿Se acerca el fin del mundo? Estas preguntas existenciales que nos planteamos de vez en cuando sentados delante del ordenador en esos instantes en los que deberíamos hacer un descanso e ir a por algo con azúcar a la cocina.

Sin embargo, he descubierto la respuesta a esta pregunta, con unos 200 más o menos se puede ser muy feliz. Sí, voy a hablar del Encuentro de Traductores e Intérpretes de Málaga, el #ETIM12 si tenéis Twitter.

Se ha celebrado el pasado sábado 1 de diciembre y ha reunido a 200 personas, traductor más o traductor menos. El evento ha resultado un éxito de asistencia y esa es la clave de la felicidad. A todos nos gusta una buena charla, una ponencia que te inspire o que te aporte nuevas ideas pero en el fondo, si somos sinceros, lo que más nos gusta es la parte del famoso networking. Es decir, crear 20 grupos en Facebook para organizar el viaje: Delegación Madrid en AVE, Delegación Barcelona en avión, Delegación de mi pueblo solo voy pero contad conmigo...

El viaje en AVE con otros 12 compañeros del sector (Olga Muñoz, Eleonora Montanari, Javi Mallo, Rocío orovengua, Isabela Cutillas, entre otros) ha sido una de las experiencias más divertidas de mi vida. Igual que volver a las excursiones del colegio solo que se mezclaban conversaciones sobre Trados, clientes, Fassbender, comida y ¿ese no era mi asiento?

Renfe ahora sienta a tres en asientos de dos
Tengo que reconocer el mérito de Comunica 34 y Pedro Cano por organizar el cóctel de bienvenida la noche del viernes 30. La oportunidad perfecta para reencontrarse con compañeros de profesión que viven más lejos como Curri Barceló, Nieves Gamonal, Lluís Cavallé, Iris Baeza, Maya Busqué, Jota (@deoptimogenere), Valeria (@RainyLondon) y conocer gente nueva. Además, fue el entorno ideal para las desvirtualizaciones, ver por fin en persona a Eugenia Arrés, Ismael Pardo, Teresa Niño del blog en Tumblr Es la pera y Laeticia Abihssira (@letilubelquis) que publicó recientemente una entrada sobre el cuidado de la voz que debería haber leído con más atención: El cuidado de la voz.

Networking en estado puro
A mitad del cóctel, apto para veganos pero no tanto para carnívoros, me quedé sin voz. Es lo malo de ir a un evento de este tipo con un catarro con personalidad propia. Aún así, ya estás ahí, no vas a quedarte en una esquina con cara de pena, así que me dediqué a ser muy expresiva. Básicamente he descubierto que cuando un grupo de personas quiere comunicarse y conocerse no es absolutamente necesario hablar, porque con ganas y paciencia, la gente te entiende (o finge hacerlo muy bien).

A la mañana siguiente la sala estaba llena, cierto es que algunos mostraban ciertos signos de cansancio pero no faltó nadie. Arrancaba la jornada Eugenia Arrés y supo enganchar al público al hablar de una de estas cosas que nos encantan: las herramientas informáticas. Juan José Arevalillo terminó de despertar al personal con una serie de errores en la traducción que harían gracia a cualquiera pero imaginad el éxito que pudieron tener en una sala con 200 traductores. Una vez despiertos ya nos habló de cosas más serias y de la necesidad de mejorar la relación entre traductores, revisores y correctores. Que no son lo mismo, los revisores y los correctores son personas diferentes o deberían serlo.

El primer descanso nos permitió descubrir que cuando tienes hambre un poco de pan con mantequilla sabe a gloria y más si te tomas un cola-cao con Nieves, Iris, Curri, José Manuel Manteca, Álvaro Blink, María Tatay y repartes tarjetas con comentarios incluidos.


Tarjeteando como segunda profesión
El siguiente bloque trató sobre las redes sociales, en concreto Linkedin. Fue curioso porque Elena Fernández (@ElenaTragora) preguntó quién tenía Facebook y uno, solo uno, dijo que no. Todos en el fondo sabemos que lo tiene y no quería confesarlo. Varios levantaron la mano cuando preguntó si Facebook les había ayudado a encontrar trabajo. Luego tocó el turno a Twitter y tal y como los pobres que no fueron al ETIM pueden corroborar, todos los de la sala tenemos cuenta en Twitter, incluso el que no tiene Facebook. Se levantaron aún más manos al preguntar quién había encontrar trabajo a través de Twitter. Seguro que os podéis imaginar los resultados de Linkedin. Casi todos tenemos cuenta allí y creo que menos de cinco han conseguido trabajo. Elena hizo una buena defensa de la red social y vamos a darle otra oportunidad, más que nada porque es gratis pero aún tiene que terminar de enamorarme.

A lo lejos se intuye a Lluís Cavallé
Tocó el turno de la interpretación, en este caso representada por Lluís Cavallé que nos habló de las aventuras de un intérprete en la televisión. Lluís trabaja para la televisión de un conocido equipo de fútbol y ha interpretado a Guardiola. Aunque también habló del blog Bootheando y de este blog. Fue una ponencia muy divertida y creo que supo lidiar con las preguntas como un profesional. Se nota que ha estado del otro lado en las conferencias.

Pero es que el ETIM12 ha sido algo más que sentarse a escuchar charlas, porque el networking no ha cesado ni un segundo. A pesar del frío que hacía en el pasillo o en el patio en el que esperamos antes de la comida. La gente tenía mucha ganas de conocer compañeros, desvirtualizar traductores y plantear dudas o comentarios. Se han repartido chapas, todos teníamos pegatinas con los nombres y hacíamos esfuerzos por encontrarnos. Mi momento favorito ha sido cuando Sarah Quijano se me acerca y me pregunta decidida: ¿Sabes cómo va vestida @aidagda? Y claro la respuesta fue por señas (ya no me quedaba voz) pero como iba fichada pues bastó señalar la pegatina. A cambio, me dio la chapa más genial del encuentro: "I´m not gossiping, I´m networking".

Fichada

La jornada era intensa pero me encantó que en el mismo centro estuvieran mostrando la exposición de Lady Warhol, porque yo trabajé de intérprete cuando el autor, Christopher Makos, vino a presentarla a Madrid hace un año.

Después de comer tocó el momento trivial para traductores y, chicos, si esto se repite otro año, por favor, por caridad, no más preguntas de un nivel friki extremo. Acosar gente sin voz para extraerles respuestas fue un reto, del que digamos que no salí del todo airosa, parecía una yonki pidiendo que me dieran algo que les sobrase y encima nadie consiguió la respuesta a la pregunta 13 (número maldito).

Por la tarde Olli Carreira nos habló de fiscalidad para autónomos y sociedades. Una excelente tarjeta de presentación para su nueva empresa de servicios para traductores. La única pega que le puedo poner es la ausencia de corbata sexy.

En ocasiones veo patos

Curri Barceló habló de lo que es en realidad ser tester de videojuegos, desmontó mitos y leyendas urbanas y nos pilló a todos porque no nos dimos cuenta del truco visual de las manzanitas que incluyó en su presentación.

Las chicas sí somos guerreras
Celia Rueda, descubrimiento de la jornada, nos explicó lo que realmente significa la ley de protección de datos en España. Su mensaje fue claro, preciso y a ratos escalofriante, pero me gustó, no se fue por las ramas, explicó la ley y si queréis podéis encontrarla en Twitter: @celiarueda1

Xosé Castro cerró la jornada con presencia y estilo. Algunas de sus frases me encantan, sobre todo una que se me ha quedado grabada: busca clientes con el estomago lleno. La escuché hace dos años en Barcelona pero creo que sigue siendo la clave de este negocio.

Después de tantas horas de arduo trabajo, lo suyo era reponer fuerzas, pero eramos legión, así que nos dividimos por grupos para cenar. Yo cené con Javier Mallo, Rocío Orovengua, Esther Moreno, Inés y Ricard de 4Visions Manager, con Teresa Niño, Valeria, Patricia y MiniBego. Una cena genial, en la que tuvieron la paciencia de comunicarse con la intérprete muda y nos lo pasamos en grande.

El traductor sí es un animal social

Quiero terminar con una reflexión de Javier Mallo (@javmallo): ha sido un congreso del gremio y lo mejor es que todos estábamos de buen humor, nadie mencionó la crisis, las tarifas, lo mal que están las cosas... Somos un sector de gente fantástica, no debemos olvidarlo y como podéis ver en las fotos, no se avistaron pijamas en ningún momento.



No hay comentarios: