domingo, 18 de noviembre de 2012

¿Hace una partida de interpretación?

Como ya comenté en el resumen general sobre el IV Coloquio Lucentino que se ha celebrado en Alicante hace pocos días, lo que más me gustó fue el uso de las nuevas oportunidades que ofrece la tecnología en la formación de intérpretes.

Si hablo de herramientas CAT nadie se sorprende pero, ¿cuántos saben los que son las CAIT?

Para empezar la primera charla en la que trataron el tema fue la impartida por José Ramón Calvo Ferrer: Aproximación crítica al empleo de videojuegos en la formación de intérpretes

Competencias del intérprete en relación con los videojuegos
Nos propuso el uso de videojuegos que simulan una interpretación en el aula y muchos se preguntarán el motivo. Bueno, tal y como lo expuso, se trata de herramientas de amplia difusión, muy conocidas por el alumnado. El sector de los videojuegos no deja de crecer y los alumnos dentro de unos años estarán aún más familiarizados con ellos. Además, son herramientas que no requieren de la presencia constante del profesor.
Cuidado, no digo con ello que un videojuego sustituya a la figura del profesor, es más bien un complemento.

Lo cierto es que este tipo de formatos captan de forma eficaz la atención del alumno. Es un contexto seguro de simulación, lo que puede ayudar a la hora de reducir la sensación de miedo o ansiedad de los estudiantes al no estar sometidos necesariamente a un control tan estricto como el que tienen en una clase normal.
Promueve el desarrollo de destrezas del pensamiento relacionadas directamente con las competencias que necesita un intérprete: memorización, anticipación, agilidad mental, atención dividida, conocimiento de temas de actualidad y conocimiento de terminología técnica.

Un videojuego implica coordinación, el alumno recibe información por distintos canales, posibilita otro tipo de razonamiento. El estudiante aprende y retiene esos conocimientos durante más tiempo.

Todo esto está muy bien pero, ¿cómo lo aplicamos a una clase de interpretación?
Y aquí empezó lo mejor de la exposición, nos dio un ejemplo real que ya ha puesto en práctica. Se trata de un videojuego para la adquisición de terminología: The Conference Interpreter.

El nombre no es de lo más original pero la terminología es una de las partes que menos gusta en clase, así que despertó mi curiosidad.
Nos habló de lo que caro que es desarrollar un videojuego y que por ese motivo es necesario plantearse si es rentable desde el punto de vista económico y educativo. En su proyecto crearon una especie de karaoke para añadir contenidos de distintas temáticas.

¿Qué hacen los alumnos en este videojuego?
Tienen que completar secuencias en un mapa o bien reciben consejos graciosos sobre el trabajo real en una conferencia como: no bebas refrescos con gas antes de entrar en cabina, no pegues los labios al micrófono como si fueras Enrique Iglesias cantando Rythm Divine...

Los intérpretes tampoco deberían llevar gorra
El videojuego también emplea audios reales en inglés con la traducción al español y los términos específicos desaparecen por lo que el alumno tiene que completar ese texto traducido. Tiene opciones para elegir y hasta un comodín del público. Como todo buen videojuego, el jugador sabe cuánta vida le queda y recibe un visto bueno si acierta o un borrón si se equivoca.

Algunas de las pantallas del videojuego
Me parece un complemento interesante y que puede dar un poco de vida a las clases. Sobre todo, me interesaría integrarlo en el programa para que los alumnos se motiven en las tareas de preparación de glosarios especializados y para que no pierdan la práctica durante las vacaciones de navidad.

El mercado está cambiando, los intérpretes empezamos a trabajar fuera de las cabinas tradicionales y es necesario adaptarse a nuevos entornos: interpretación telefónica, videoconferencias, en streaming, etc.
Todo es útil si sabemos enfocarlo. Me gustó la idea y espero que se convierta en una realidad en las aulas en breve.

Esta es una de las maravillas que nos mostraron en el coloquio, en breve os contaré más...


No hay comentarios: