martes, 29 de noviembre de 2011

¿Vale la pena llevar tus propios cascos a cabina?

Esta entrada será breve pero es que me han planteado esta pregunta en varias ocasiones y aunque creo que ya he comentado algo al respecto en otras entradas, no me parece mal dedicarle unos minutos.

Cada intérprete es un mundo y tiene sus manías. Otro punto importante es la frecuencia con la que trabaja en cabina, es decir, si además de intérprete es traductor o profesor y solo hace simultánea una vez al mes o incluso menos, pues seguramente no valga la pena siquiera pensar en gastar mucho dinero en estos complementos.

Sin embargo, si uno trabaja en cabina con cierta frecuencia, no es mala idea que lleve sus propios cascos. Por supuesto, esta es mi opinión personal y no es necesario comprar cascos para trabajar, se puede interpretar perfectamente con los cascos que te facilitan.

Vamos a ver los motivos a favor y en contra:

A FAVOR
- Por motivos de higiene. Tus cascos solo los usas tú, nadie más. Aunque la mayoría de los cascos están muy limpios, algunas almohadillas dan que pensar.
- Por comodidad. Probé varios modelos hasta que encontré unos que me parecieron cómodos. Pasamos muchas horas con los cascos puestos. Hay un modelo en las cabinas de Madrid que se ajusta de tal modo que siempre que lo usaba acababa con jaqueca, desde que llevo mis cascos ya no me pasa.
- He leído en un blog mientras me documentaba, que te da autoridad y te hace sentir más profesional. No sé si comparto del todo este motivo pero ciertamente es positivo tener cascos que solo son para "trabajar". Son parte de mi uniforme de intérprete.

EN CONTRA
- No es realmente necesario, puedes trabajar con los cascos que encontrarás en la cabina. Serán más o menos incómodos pero siempre vas a tener cascos.
- Tendrás que cargar con los cascos desde casa, si compras un modelo grande y pesado deberías tener eso en cuenta.
- Los buenos son caros. Por lo que he leído en varios blogs, la marca Sennheiser es de las preferidas.
- Excepto algunos modelos que ya las incluyen, lo más probable es que te toque comprar clavijas para que puedas usarlos en todas las cabinas (no son caras pero es otro gasto más).

Conclusión:
Es una decisión muy personal, yo suelo llevar mis cascos porque tuve una mala experiencia con unas almohadillas mohosas y no quiero repetir. Además me resultan muy cómodos y me gusta que formen parte de mi uniforme. Algunos clientes se han quedado sorprendidos al verlos y en general siempre han opinado que es muy profesional llevar tus propios cascos. Al mismo tiempo, reconozco que no es fundamental comprarlos, trabajé muchos años sin ellos y la calidad de la interpretación no se ha visto afectada en gran medida. Seguramente, interpreto mejor cuando estoy más cómoda pero no es un factor tan relevante.

 Ejemplo: comparación de mis cascos Panasonic y los que encontré en una cabina 



Pregunta ahora para los intérpretes: ¿lleváis vuestros propios cascos? ¿Recomendarías hacerlo?
Pregunta para los estudiantes de interpretación: ¿Qué opináis vosotros? ¿Os parece útil o necesario?

No hay comentarios: