lunes, 7 de noviembre de 2011

La intérprete que me susurraba

De los creadores de los títulos de las películas de James Bond y de los que vieron las películas de Austin Powers en un avión (porque no había escapatoria) llega esta entrada sobre la interpretación susurrada.

En realidad, este tipo de interpretación tiene muchos nombres, es interpretación al susurro, susurrada, whispering, chuchotage, etc. ¿Pero qué es? ¿En qué se diferencia de la simultánea y la consecutiva?

Según la Comisión Europea se trata de una simultánea sin cabina (que es precisamente lo que es), es dejo aquí su definición y el enlace:

"El intérprete está sentado o de pie entre los participantes e interpreta simultáneamente, susurrando directamente al oído del interesado.
La interpretación susurrada sólo puede ofrecerse para un número muy reducido de asistentes situados a proximidad. Se utiliza sobre todo en reuniones bilaterales o en grupos donde son pocos los asistentes que no comparten un idioma común. La interpretación susurrada al oído se utiliza a menudo en lugar de la consecutiva para ganar tiempo. A veces, el intérprete utiliza auriculares para captar el discurso original con la máxima calidad sonora posible."

La clave para este tipo de interpretación es el número de personas que necesitan la ayuda del intérprete. Si tenemos un grupo numeroso el intérprete tendrá que subir el tono de voz y eso molestará al resto de asistentes a la reunión o evento. En ocasiones me han pedido que haga susurrada con grupos de periodistas mientras el artista nos muestra personalmente su exposición. La idea es lógica, porque se ahorra tiempo, dado que si no se hace consecutiva no es necesario quedarse tantos minutos detenidos delante de una obra, pero sin equipo, a veces el intérprete se ve obligado casi a hablar en el mismo tono que el propio artista y el resultado puede ser demasiado confuso y ruidoso.

En la susurrada, como en la consecutiva, el intérprete no suele trabajar con compañero, normalmente solo se contrata a uno, lo que hace que el intérprete se canse más, porque hace simultánea pero sin descansos. 

Es muy frecuente tener este tipo de trabajos en las reuniones de negocios o en entrevistas privadas. Sin embargo, cada vez más me piden que utilice este método de interpretación en las entrevistas que se graban para la televisión y la radio. Básicamente, el entrevistador y el entrevistado se sientan (o están de pie) mientras la cámara lo graba todo y yo me quedó sentada a un lado, lejos de la cámara pero con un micrófono para ir haciendo una susurrada más cercana a la simultánea, porque al fin y al cabo solo le susurró tiernamente al micrófono. En este caso, el trabajo tiene unas dificultades distintas. Por una parte puedo interpretar en voz baja sin problemas porque el micrófono graba el sonido y luego el técnico puede subirlo todo lo que sea necesario, pero a veces la dificultad aquí radica en la distancia. Dado que no voy a salir en el vídeo, me suelo colocar lejos de la cámara y dependiendo de la acústica del sitio, con frecuencia me encuentro con problemas para escuchar bien lo que dicen el entrevistado y el entrevistador.

Por ejemplo en esta foto (cortesía del autor de Fotoblog) muestra una susurrada en la entrevista que se grabó durante la presentación de la exposición de Yinka Shonibare. Acabé en el suelo con el micrófono mientras la entrevista se desarrollaba a mi lado en las sillas que quedan ocultas por el cañón rojo. 

Este fin de semana me tocó trabajar en unas jornadas en las que tan solo dos personas necesitaban interpretación, de modo que hice susurro casi todo el rato. Lo gracioso fue que a la hora de comer una chica se me acercó, porque se acababa de dar cuenta de que yo era la intérprete y me contó que llevaba toda la mañana pensando: "Qué maleducados son estos ingleses, esa chica lleva toda la conferencia venga a hablar con esos dos en inglés en voz baja en lugar de prestar atención".

No hay comentarios: