domingo, 21 de agosto de 2011

Cómo se prepara un intérprete para la JMJ (parte I)



Antes de nada, sé que he publicado poco en las últimas semanas pero he pensado que era mejor esperar para contar algo que fuera interesante o al menos diferente. Durante los últimos cuatro días he tenido la suerte de ser una de las intérpretes de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) 2011 en Madrid. Digo la suerte porque encontrar trabajo en esta ciudad en agosto no es precisamente fácil. Lo que pretendo con esta entrada es hablar sobre lo que supone la interpretación de un evento de estas características.
La organización quería contar con cabinas de alemán, inglés, portugués, italiano, polaco y francés para los principales eventos con el Papa. La oportunidad de poder trabajar en un equipo de intérpretes de tantos idiomas me resultó muy interesante desde el primer momento. Como mucho había trabajado con cabinas de francés y alemán pero nunca con tantos compañeros a la vez. He de decir que la experiencia ha sido muy positiva, también porque ya conocía a la mayoría de los intérpretes, dado que muchos han sido alumnos míos en Sampere.
En este tipo de eventos todo está medido hasta el milímetro, mucho más si encima se trata del Papa. El Vaticano no deja nada al azar,cada discurso es preparado con semanas de antelación. Lógicamente, a la hora de interpretar esto tiene un peso fundamental. Nosotros recibimos una semana antes el misal de los eventos, en el que nos detallaban cada parte de la vigilia, la ceremonia de bienvenida, la misa en Cuatro Vientos, etc. Al principio solo recibimos la información en castellano y solo usamos las traducciones oficiales para revisar lo que teníamos. Básicamente, en este caso más que interpretar tal y como se hace siempre, lo que hicimos fue traducir todo el material (al inglés en nuestro caso), utilizando la versión de la Biblia en inglés que prefiere el Vaticano y estudiando los rituales oficiales de la misa. Hay que tener en cuenta que nuestro misal tenía partes de discurso en español, muchas partes de la misa en latín, intervenciones en francés e italiano y algunos trozos en swahili, portugués, polaco, alemán y coreano. Fue un trabajo lento, porque era necesario comprobar la terminología propia del Vaticano y en el caso de la liturgia y la misa, tuvimos primero que estudiar muy bien los rituales propios en lengua inglesa para que todo encajase, dado que la idea era que cualquier peregrino de habla inglesa pudiera seguir las ceremonias sin problemas.
Una vez tuvimos todo preparado el resto ya era mucho más fácil. Las cabinas estaban en el Palacio de Congresos de la Castellana, donde nos reservaron una sala enorme.
 Las cabinas están muy bien, son muy amplias, con aire acondicionado, espacio de sobra, una mesa enorme y muchos enchufes arriba para poder trabajar cómodamente con los portátiles. Podíamos ver trabajar al resto de las cabinas y así era más divertido. Dado que no podíamos desplazarnos a cada evento, los seguíamos por una pantalla plana. [fin de la primera parte]




Nota de la autora: Algunos lectores del blog me han preguntado si tenía permiso para publicar esta entrada sobre el trabajo de los intérpretes dentro de la JMJ 2011. Es cierto que he editado algunas partes porque al volver a leerlas me he dado cuenta que podían dar lugar a equívocos o malos entendidos, pero sí he pedido permiso al cliente y además le he hecho llegar esta entrada del blog y ayer mismo volvía a confirmarme que podía publicar sobre mi experiencia y que las fotos siempre que fueran de la cabina y no de otras zonas del centro de prensa se podían publicar.

No hay comentarios: