domingo, 8 de mayo de 2011

I Conferencia MoU (parte 3): la ONU como mercado, más allá solo monstruos

Esta es la tercera y última parte del resumen sobre la conferencia. Como últimamente están de moda las trilogías y tetralogías sobre el amor meloso de adolescentes con monstruos imposibles, me he inspirado en los mapas antiguos según los cuales el mundo conocido terminaba en determinados puntos geográficos y más allá de esos puntos solo se dibujaban monstruos. A menudo al hablar con algunos de los estudiantes de interpretación tengo la misma sensación, pareciera que la UE y la ONU son los faros del fin del mundo y el mercado que se extiende más allá es un mare tenebrosum y una terra incognita.

Y no voy a mentir, yo soy la primera que haría las maletas volando si tuviera una oportunidad de interpretar para la ONU. Sin embargo, por el momento no me he planteado seriamente esa opción. Uno de los ponentes comentó que a las pruebas de acceso se presentan personas de distintas edades y niveles de experiencia, que hay gente muy joven recién salida de la universidad y también profesionales que ya llevan años aprendiendo en la dura escuela de la cabina o el ordenador y que se presentan una vez han adquirido conocimientos prácticos en el fragor de la batalla. No se puede decir que una opción sea mejor que la otra, a mi personalmente me gusta lo que hago, el mercado no da tanta seguridad como un puesto fijo al que ir a trabajar todas las semanas pero a cambio ofrece una infinita variedad de temas y te abre las puertas a muchos mundos en lugar de solo a uno. 
Uno de los ponentes recomendó a los que desean entrar en la ONU que lean The Economist, que sigan las noticias a diario y a ser posible, que hayan trabajado algo en el mercado previamente, porque es mejor conocer un poco la profesión antes de presentarse.Dijo que muchas veces el estar acostumbrado al estrés del trabajo, la presión de las fechas de entrega y la adrenalina de las cabinas ayuda al candidato a realizar una mejor prueba porque muchos se dejan vencer por los nervios a pesar de estar muy bien preparados desde un punto de vista puramente académico. Y después de eso dijo algo que me encantó porque es verdad y porque dado que la conferencia se centrada principalmente en el acceso a la ONU, nadie se había atrevido a decirlo aún: se puede ser un profesional de éxito en este sector sin trabajar en la ONU o la UE. 

Pues claro que sí. Además dijo que la ONU es una gran sitio para trabajar pero solo es "un" sitio, no el fin del mundo. El mercado es amplio y variado. No tenemos porque tenerle miedo, es más, es el mejor centro de aprendizaje que pueda encontrar un candidato y además de formarse le pagarán.

El segundo punto que quería tocar en esta entrada es el de los idiomas. Ya sé que ya he repetido lo de la lengua materna unas cuantas veces (menos que en la conferencia) pero no es eso en este caso. Uno de los ponentes comentó que aparte de la lengua materna, se notaba en muchas pruebas un descenso de calidad entre la prueba con la lengua B y la prueba de la lengua C. No sé al resto pero a mi en la carrera me repetían que debía especializarme en una combinación de idiomas, lógicamente si le dedicas mucho tiempo y esfuerzo a la combinación A-B la lengua C pierde por goleada. Yo sigo trabajando en mi lengua C, el italiano, aún no tengo un nivel como para llamarla realmente lengua C o lengua de trabajo. Tengo un nivel C1 que es bastante bueno para ciertas cosas, leer libros, ver películas y mantener conversaciones sobre diferentes temas, pero en mi caso una lengua de trabajo para la cabina (dado que no trabajo para un organismo internacional) es aquella lengua en la que puedo trabajar tanto en directa como en inversa. Es decir, mi lengua C no va a ser una lengua pasiva y ahí está el problema. Si quiero interpretar al italiano necesito tener una buena pronunciación, dominio de la gramática, el vocabulario general y la terminología y una fluidez que me permita tomar decisiones en segundos para poder trabajar al ritmo y la velocidad que se trabaja en la interpretación sin contar con la red de seguridad que es Internet o el diccionario de Laura Tam. No es lo mismo una lengua de trabajo que un idioma que puedo usar para comunicarme en situaciones informales.

Hablaron también de la necesidad de trabajar y adaptarse al "Globish" y en el caso de la ONU al "UNish" . Si no tenéis claro que es el Globish, permitidme que os recomiende una entrada del blog de Bootheandohttp://www.bootheando.com/2011/04/28/preparados-para-el-globish/ 
El UNish es el "idioma" propio de los que se comunican en inglés o Globish en la ONU independientemente de cuál sea su lengua materna, empleando la terminología propia y toda la jerga interna de la ONU. 
Si algo me ha quedado claro después de la conferencia es que me queda mucho por estudiar y aprender: terminología, mejorar mi lengua materna y la lengua C y desde luego pulir mi globish y UNish porque la mayor parte de los ponentes a los que interpreto y muchos de los que redactan los textos que traduzco en realidad no son angloparlantes, más bien son personas que usan el inglés como lengua koiné.

Como hoy es domingo, os dejo un enlace a un vídeo que lo explica todo en clave de humor, el del inglés medio:  http://www.youtube.com/watch?v=9HgQKaQ_sz4&playnext=1&list=PL2712C1C680597215



No hay comentarios: