sábado, 10 de julio de 2010

¿Qué hace una traductora/intérprete freelance en julio?

El volumen de trabajo baja considerablemente, aunque todavía hay cosas por hacer y desde luego es mejor que el mes de agosto, pero el calor, este sol espléndido y el cansancio acumulado de todo el curso se empiezan a notar. Este año apenas pude descansar en navidades, semana santa y los escasos puentes que nos ha deparado la primavera en Madrid, así que ahora mismo he reducido la marcha y toca disfrutar un poco de la vida y del trabajo.

Ahora toca vivir tardes de bochorno con el portátil terminando traducciones mientras me pongo morada a polos de horchata.

Y por las noches, pues, toca disfrutar un poco de la oferta de ocio de la capital.
Ayer acudí a la fiesta Black Party de Ron Barceló, hace nada había trabajado en una fiesta de un ron de la competencia y en esta ocasión me invitó un amigo al que conocí en clase de italiano (todo muy cultural).


Aunque este fin de semana, por más cultural que se quiera poner una, hay  un tema claro de conversación: la final del mundial.


No solo no te libras sino que sabes que te vas a encontrar este tema en cualquier sitio, hasta en el más inesperado. La mañana después de ganar a Alemania, durante la clase de interpretación del curso de verano que imparto, dije a los alumnos que me apostaba algo, lo que quisieran a que en todas las conferencias que hubiera en ese instante en Madrid, en todas hablaban del pulpo Paul. Muchos dijeron que era probable que hablasen del Mundial pero, ¿del pulpo? ¿Cómo iban a hablar de un pulpo?

Al llegar a casa, encendí la televisión para ver el telediario y se confirmó mi teoría cuando salió una ministra nacional asegurando (muy en serio) que iría al Parlamento Europeo a pedir que le cediesen al dichoso Octopus Vulgaris, aunque visto lo visto, de "vulgaris" no tiene nada. Él sólito tiene ya más grupos de fans en Facebook que algunos escritores con Nobel y todo (grupos como: "Paul For President", "Paul sí que sabe", "Todo lo que sabe Paul se lo enseñé yo" y "Al pulpo Paul ni tocarlo", etc.). Si Al Gore quiere seguir salvando el planeta (lo de su matrimonio no tiene arreglo) que contrate ya a Paul para la campaña publicitaria.

Estas cosas raras no pasan solo en verano, ni solo en España, ni tampoco solo cuando hay mundial, pero si juntas estos tres factores puede pasar de todo....qué todos los pulpos mágicos del mundo nos pillen confesados el domingo, quizás se hunda la península ibérica al ritmo de la vuvuzela.

No hay comentarios: