jueves, 10 de junio de 2010

Jueves de manifestaciones, agua y halagos

Si dicen que la ciudad no duerme, Photoespaña 2010 desde luego no descansa.

Hoy hemos empezado media hora más tarde, cosa que se ha agradecido, aunque igual he tenido que madrugar pero así aprovechaba para trabajar en una traducción de un contrato y luego tocaba Instituto Cervantes, edificio que me encanta. Por fuera tiene una entrada principal con cariatides, algo ya de por sí difícil de superar pero es que por dentro ofrece una sala en la que siempre se tiene un recorrido interesante. La exposición de este año de nuevo presenta a artistas de Latinoamérica y sus propuestas, es muy interesante, hay una fotógrafa mejicana que ha planteado un proyecto en torno a las cartas reales de suicidas puesto que a ella le afectó el suicidio de un estudiante de la universidad. Hay otra serie de tres fotografías sobre los oleoductos y el daño ecológico del que no se habla, las catástrofes que están escondidas y no salen en las noticias, como las algas asiáticas que han venido en los barcos que llegan hasta el lago Maracaibo en Venezuela y que son una especie no autóctona pero muy agresiva y está invadiendo todo el lago.
El vídeo que se muestra es muy sencillo y a la vez especial, se libera de los típicos estereotipos negativos que tenemos de Latinoamérica puesto que muchas de las noticias que recibimos son bastante malas y se centra en la vida cotidiana, mostrando los puntos en común que tenemos todos los seres humanos, porque seamos del primer mundo o del tercero o de cualquier lugar entre ambos, igual nos tendremos que duchar, tendremos hijos, les daremos comer y les meteremos en la cama.

La siguiente parada era en la sala de la Comunidad de Madrid, donde se presentaba la exposición de Juergen Teller, un fotografo que siempre genera opiniones a favor y en contra, de modo que había bastante prensa, pero no era lo único que tenía esta sala, delante de sus puertas estaba pasando una manifestación de sindicatos y trabajadores de Correos y, lo más curioso, es que a ratos lo hacían a ritmo de salsa y samba. Hay que reconocer que a algunos de los periodistas extranjeros les pareció muy interesante. No sería Madrid si no hay una manifestación o una huelga.

La sala tenía ya contratada a su propia interprete y no pude hacer más que ponerme en la última fila a observar como interpretaban a la directora de Archivos, Museos y Bibliotecas de la CAM, a quien ya he interpretado en varias ocasiones y el comisario de la exposición también fue comisario de una exposición en el festival del 2009, además del hecho de que es un hombre al que es un placer interpretar porque habla despacio, claro y sobre todo le gusta tanto de lo que habla que hace que resulte un paseo hacer bien el trabajo. He de reconocer que la intérprete trabajó bien pero, luego, después de que terminase su labor, yo me sentí muy orgullosa de mi propio trabajo cuando la directora antes mencionada preguntó por mi, porque el año pasado me había felicitado y le extrañó que no fuera yo la que interpretase en la inauguración. Es todo un halago que se acuerden del trabajo de una intérprete porque generalmente si lo hacemos bien nadie se fija en nosotros (otra cosa es si cometemos un error) y es muy gratificante ver que la gente se acuerda de ti por la calidad de tu interpretación.

Bueno, ahora ya sí, sobre la exposición de este famoso fotografo, he de reconocer que soy fan de la moda y por tanto las dos fotografias que más me gustaron son la de la campaña para Marc Jacobs con las piernas de Vicky Beckham (esa foto me encantó cuando la vi la primera vez), que es una metáfora y una imagen sugerente como pocas.
Y la segunda fotografía es la de Kate Moss en el baño, porque básicamente demuestra como esta mujer no necesita photoshop ni ropa de marca ni dos capas de maquillaje para estar guapa. Ahora que muchas revistas están optando por la fotografía sin retoques y por la naturalidad como contrapunto del exceso de perfección de los últimos años, creo que esta imagen está más de actualidad que nunca y además es una composición preciosa y sencilla.

Después de esta inauguración hemos asistido a otra, una muy curiosa y más oscura, un paso de la sala de Alcala 31 dominada por la luminosidad y el color blanco a un oscuridad carbonizada, la sala del Matadero de Madrid Abierto X Obras donde Roman Signer ofrece una propuesta en la que la puesta en escena, el montaje es fundamental. Por un lado está la sala, en una penumbra tenebrosa, que juega con el color carbonizado de las paredes y que curiosamente a mi me recordó a la cisterna de Yerebatan en Estambul, solo que sin agua. En las paredes están las instalaciones de vídeo, todas ellas tratan del fuego y los incendios y luego en el centro hay una línea de cajas de correos aplastadas, son la parte de la obra llamada the Postman, este cartero inexistente, se ha puesto unas pesadas botas de submarinismo y ha ido pisando las cajas, las botas se pueden ver en medio del recorrido, he intentado hacer una fotografía pero la luz no era la mejor:


Cuando pregunté al artista la relación que existía (si es que había alguna) entre los vídeos y las botas, este me contestó que originalmente no había planteado estas dos piezas como algo relacionado, sino como dos proyectos dentro de un mismo proyecto. Sin embargo, si hay que encontrar un nexo entre las piezas, él aseguró que sería el contraste entre el fuego de los vídeos y el hecho de que las botas son botas de submarinismo, es decir, de agua. El eterno contrato fuego y agua.

Además en el Matadero se pueden ver los Fotolibros seleccionados como finalistas por Photoespaña, algunos son realmente preciosos y para los amantes de las tendencias: hay un libro en 3D.

No hay comentarios: