sábado, 5 de abril de 2014

La voz y Cristina Bandin

El pasado fin de semana se celebró la segunda edición de Lenguando Madrid y si habéis leído las dos últimas entradas estaréis al tanto de lo que pasó en algunos de los talleres. Uno de los que más me gustó fue el taller sobre el cuidado de la voz de Cristina Bandin de Eduvoz, así que le he pedido que nos cuente más en una entrevista para el blog y hoy os traigo más información sobre cómo cuidar una de las herramientas fundamentales para un intérprete: la voz.

Cristina Bandin

1. ¿Podrías contarnos que es una voz a prueba de bomba en tu opinión? 

Tenemos una "voz a prueba de bomba" cuando podemos utilizarla en cualquier circunstancia o ambiente, sin que nos plantee problemas, como cansancio al hablar o ronquera. También debe ser clara, sonora y estar proyectada con un volumen suficiente, una articulación abierta y una buena vocalización para que se nos oiga y entienda bien y no debe resultar monótona para no aburrir al interlocutor, "casi na".


El taller Una voz a prueba de bomba


2. Seguro que los lectores quieren saber más sobre el tema pero antes, háblanos un poco más sobre ti. ¿Qué es exactamente lo que haces en el ámbito del cuidado de la voz y dónde lo haces? ¿Impartes talleres y cursos o trabajas de forma individual con los interesados? ¿Has trabajado alguna vez con intérpretes de conferencia?

Mi trabajo consiste en educar voces, tanto en rehabilitación como en formación. 

En la parte de rehabilitación, trabajo patologías (nódulos, pólipos, hiatos...) y en la parte de formación educo la voz a distintos profesionales del mundo de la comunicación, abogados, cantantes, profesores, actores, opositores, políticos... para los que su voz es una herramienta fundamental.

Desarrollo mi actividad en Eduvoz, donde se trabaja de manera individual. Cada persona tiene un ritmo de trabajo y una evolución. Se hace una valoración inicial y a partir de ahí se empieza a trabajar lo necesario para conseguir los objetivos propuestos.
También imparto cursos en grupo en distintas universidades, ayuntamientos, cadenas de televisión, partidos políticos, másteres...

Nunca he trabajado con intérpretes de conferencia. Es un mundo que desconozco porque nunca se me ha presentado ningún caso y desconocía por completo que pudieran necesitar mi ayuda. Gracias a Lenguando he descubierto un sector que puede necesitar mis servicios.


En Lenguando conoció a muchos
traductores e intérpretes



3. En el taller del pasado sábado hablaste de la relajación del cuello y la postura como elementos claves de una buena voz.Los intérpretes a menudo trabajamos con sillas que son de todo menos cómodas. ¿Una mala postura o una mala silla pueden afectar a la voz?

Una mala postura sí que puede afectar a la voz. La postura es muy importante ya que si no estamos en la posición correcta los pulmones estarán un poco oprimidos y no podremos coger la cantidad de aire necesaria para hablar. La voz es aire que adquiere sonido al pasar a través de las cuerdas vocales y si no hacemos una toma correcta no tendremos una buena calidad de voz. A veces también tenemos tendencia a subir un poco la barbilla, y lo que ocurre es que nuestra laringe se desplaza hacia adelante, con lo cual no está relajada.
Lo que tenemos que hacer es tratar de tener una postura correcta aunque tengamos una mala silla.


4.  ¿Cuál sería el mejor consejo que le darías a una persona que va a trabajar con la voz durante unas ocho horas? Ten en cuenta que en nuestro caso nos toca lidiar con ponentes que hablan a toda pastilla, tanto que a veces ellos mismos se quedan sin aire.

Hay muchos consejos que podría dar pero lo más importante es conocer cómo funciona nuestra voz para tratar de utilizarla lo mejor posible y que no se resienta después de un intenso día de trabajo.
Como recomendación podría decir que es muy importante un buen descanso, ya que las cuerdas vocales son músculos que se relajan durante el sueño.Y también beber agua a lo largo de toda la jornada para hidratar el aparato vocal.


Ejercicios de respiración


5. Se dice que la cabina solo tiene dos microclimas posibles: horno infernal o congelador industrial. ¿Qué es peor para la voz? ¿Algún consejo para proteger o reparar la voz en estos casos?

Los extremos nunca son buenos. En un sitio donde hace mucho calor las cuerdas se resecan con mucha facilidad, así que es importante beber agua para hidratarlas. El frío también les afecta negativamente, por lo que debemos procurar no estar demasiado desabrigados Pero si tienes una voz a prueba de bomba estos factores te afectaran menos.

6. Empieza la primavera y la temporada alta en el sector. No nos vendrían mal algunas ideas para cuidar nuestra herramienta principal de trabajo estas semanas en las que podemos tener hasta cuatro interpretaciones de ocho horas cada una. ¿Recomiendas tener una rutina diaria y continua de cuidado de la voz o prestar especial atención cuando lleguen las semanas de más trabajo?

Lo más importante es una rutina diaria para tener la voz a punto en las semanas más duras. Hacer ejercicios de respiración para ampliar nuestra capacidad pulmonar. Relajar el cuello y la mandíbula con frecuencia ya que lo tensamos por las duras jornadas de trabajo. Hacer ejercicios logocinéticos (Gimnasia para los órganos fono articuladores) para mejorar nuestra articulación. Esto ayuda pero si realmente tu voz se resiente es importante acudir a un especialista para que te enseñe como coordinarlo y puedas sacar más partido a la voz.






7. Los intérpretes de consecutiva han oído hablar mucho sobre la necesidad de impostar la voz pero a pocos nos han enseñado a hacerlo. ¿Es posible que nos comentes algunas instrucciones básicas para mejorar la voz en salas con ruido y en las que no disponemos de micrófono?

Impostar o resonar la voz requiere de unos conocimientos previos, como aprender a respirar, tener el cuello relajado, una buena postura y una buena articulación. Una vez aprendido esto y coordinandolo, conseguimos impostarla, que es colocarla en la caja de resonancia o tracto vocal.
Para mejorar la voz en una sala con ruido es muy importante una buena articulación para que ésta resuene bien y proyectarla bien.
Un dato: como la voz depende en gran medida del aire, si sacamos más cantidad de aire el volumen sube.

8. La vocalización corre peligro cuando interpretas un discurso muy rápido. ¿Alguna sugerencia para mejorar o al menos no estropear la vocalización en situaciones extremas?

Hay una serie de ejercicios que son muy buenos para mejorar la vocalizacion. Se llaman ejercicios logocinéticos, Consiste en hacer gimnasia para trabajar los diferentes grupos musculares que intervienen en la fonación, como la mandíbula, la lengua, los labios y los mofletes. Es muy importante hacerlos con asiduidad para que nuestros músculos sean ágiles y rápidos y así en situaciones extremas tengamos una vocalización correcta.

9. Finalmente, imagino que trabajas con muchos profesionales de la voz, ¿qué sector es el que más demanda tu ayuda? ¿Sabemos cuidar de la voz o sólo nos acordamos de ella cuando nos quedamos afónicos?

A Eduvoz acuden muchos periodistas a trabajar la voz, la locución y la presentación ante la cámara.
En los sectores en los que la voz es su herramienta principal de trabajo SÍ es habitual que la cuiden.Aunque en general no le damos demasiada importancia. Mucha gente acude ya con una patología, pero no antes. La mayoría de las veces nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena.

Es necesario preparar la voz



lunes, 31 de marzo de 2014

Los lenguantes que susurraban

No, no es el título de una película de zombies amigos de Miley Cyrus ni una porno con mala calidad de sonido, esta es la entrada en la que voy a hablar del taller de interpretación susurrada que impartí en la primera jornada de Lenguando Madrid 2014.

Resulta un poco extraño hablar de tu propio taller, es un momento "he venido a hablar de mi libro" pero espero que no os importe.

La sala Oxímoron antes del taller


Cuando me ofrecieron participar en Lenguando lo primero que pensé es que tenía que hacer una lista de las cosas que me han gustado de los ponentes que he interpretado y las cosas que no me han gustado nada. Es fácil criticar a los ponentes cuando eres el intérprete o parte del público, pero como todo, no viene mal ponerse en la piel de la otra parte para entender mejor lo que pasa.

Tenía claro que quería tener una parte más teórica, explicar qué es la interpretación susurrada, cuándo y dónde se usa, sus beneficios y los problemas que genera, pero un taller tiene que ser también práctico porque si no lo es, se convierte en una charla.
Al tener dos partes diferentes la clave era controlar muy bien el tiempo, 30 minutos para la teoría (dar la chapa a los asistentes) y 30 minutos para la práctica (con más chapas).

Me encantan los vídeos de TED Talks para hacer ejercicios de velocidad en casa y recordé que los ponentes tienen una pantalla con un reloj digital que va avisando del tiempo que queda. Busqué la aplicación para iPad y preparé mi propio reloj TED o, en este caso, reloj Lenguando.

El Speaker Clock
Ahora toca confesar que esta aplicación tan bonita solo la usé en casa mientras entrenaba y calculaba los tiempos, porque en el momento de la verdad y siguiendo la ley marcada por Murphy, la aplicación decidió que no trabaja los fines de semana y no quiso colaborar. De todos modos, me vino bien usarla en casa porque tenía el tiempo tan cronometrado que no me pasé más que 2 minutos, que luego pude recuperar en la parte práctica.

Hay que decidir qué información quieres transmitir en el Power Point, sobre todo después de poner verde tantas presentaciones mal diseñadas en estos años de cabina. Aunque la mayor parte de los asistentes eran intérpretes o habían estudiado interpretación pensé que no venía mal arrancar con una definición para luego desmontar los falsos mitos y reconocer lo que sí pasaba.

Paco Lema hizo de ayudante técnico
En casa pensé que era todo muy obvio pero me di cuenta luego al terminar el taller que mucha de la gente que no se animó a venir pensaba que el título era una especie de broma. Durante la comida varias personas me preguntaron si eso de la susurrada de verdad existía. Una chica me dijo que no se había apuntado dado que pensaba que era un título gracioso pero que luego iba a tratar de otra cosa.

La susurrada existe, hasta la Comisión Europea ofrece una definición clara de la misma:

El intérprete está sentado o de pie entre los
participantes e interpreta simultáneamente,
susurrando directamente al oído del interesado.

Vimos los problemas que la gente piensa que podemos tener y a los que realmente nos enfrentamos en este tipo de interpretación. La gente planteó preguntas, lo que siempre es positivo, por que por lo pronto te indica que no se han dormido. 

También tratamos el tema de la voz, puesto que es necesario modularla. Susurrar no es suspirar palabras al oído del que nos escucha, tampoco es forzar la voz durante horas y desde luego no podemos descuidar la vocalización, la velocidad y la precisión en la terminología empleada.

La necesidad de modular bien la voz


Por supuesto, hablamos del ruido, ese compañero molesto con el que vamos a trabajar prácticamente a diario. Un enemigo al que es complicado derrotar pero con el que tendremos que convivir. Pedirle a la gente de una sala que apague el móvil hoy por hoy es como pedir que dejen en prenda a su primogénito. 

También mencioné la cabinas sin puertas y el uso del infoport, que son híbridos pero en los es fundamental modular muy bien la voz.

Después de esta parte en la que servidora le dio la chapa a los amables asistentes, tocaba lo mejor: el momento de interpretar y de vivir la chapa. 

Be chapa, my friend

Cada asistente podía elegir una chapa y cada chapa tenía una función concreta, excepto la verde con estrella que era el comodín y podía hacer básicamente lo que quisiera siempre que no atentase contra la integridad física de los participantes o de la ponente.

Asistente estrella lista para jugar


Los que optaban por la chapa burdeos que ponía Intérprete tenían que ofrecerse "voluntarios" para los ejercicios, los de la chapa naranja eran escuchantes atentos, la chapa morada era la de los pesaditos que no pueden dejar de enviar y recibir mensajes y que solo se sienten realizados si alguien les llama durante la conferencia, teníamos la chapa gris para los cotillas profesionales y la blanca para los que ponían orden y concierto en este zoo de ruidos que generamos en la sala para distraer a los intérpretes susurrantes.



Ninguno de los ejercicios habría sido posible sin la colaboración de tres ponentes voluntarios: Paco Lema, Javier Mallo y Alessio Demartis. Con estos tres magníficos ayudantes organizamos dos entrevistas: una en español-inglés y otra en español-francés.

El primer valiente interpretó en susurrada la entrevista de Al Curry (Javi Mallo) a un monosilábico Brad Pitt (Paco Lema) sobre su proyecto en Nueva Orleans. 

Brad: Yeah!

La segunda valiente se enfrentó a una entrevista con un mayor grado de complicación. Al Curry intentaba poner en un apuro a un ilustrador italiano que solo hablaba francés (es más fashion).

Alessio era Vlad el ilustrador
(apodado por la sala como "el empalador")
Tal era el nivel de esfuerzo que pedía Al Curry en esta entrevista que fue necesario hacer un cambio de intérpretes a la mitad de la entrevista.

Esther en plena práctica


Javi Mallo decidió que era el momento de estirar las piernas y arrastrar a la intérprete con él en una visita por la sala para poder apreciar el arte de Vlad mientras proseguía la entrevista. Esther Moreno demostró que todo es posible con sangre fría y ganas de sacar el trabajo adelante.

Vlad, ¿qué querías expresar con esto?


¿Esto lleva Photoshop o dibujas así?


A todo esto, el público en la sala vivía su chapa y hacía ruidos variados: comprobaba todos los politonos del móvil, hacía el ruido de un grillo, comentaba la película basada en hecho reales del fin de semana pasado, ponía los grandes éxitos de REM a toda pastilla, mandaba callar, pedía silencio, movía sillas y hacía fotos como si se tratase de un grupo de japoneses en la Plaza Mayor de Salamanca.

Los pobres de la sala de abajo


La experiencia no pudo ser más positiva. No sé si repetiré pero desde luego me alegro de haberme lanzado a la piscina. Muchas gracias a todos los asistentes por participar de una forma tan activa a pesar de que el taller era justo antes de la hora de la comida, os ganasteis las chapas.

Las pocas chapas que quedaron



Nota: ningún intérprete sufrió daños durante el taller, Esther Moreno ya venía escayolada de casa.
Nota 2: gracias a Luisa Calatayud por las fotos.




domingo, 30 de marzo de 2014

Lengua, corrección e interpretación en Madrid

Este fin de semana se ha celebrado la segunda edición de Lenguando en Madrid. Esta vez todo ha sido más grande, empezando por el auditorio y el número de asistentes que acudieron atraídos por un programa muy completo que tocaba áreas diversas: corrección, traducción, juegos, edición, creación, educación, lingüística, tecnología, comunicación, ELE, periodismo y talleres infantiles para los más pequeños.

Aunque el público estaba compuesto principalmente por traductores e intérpretes, no todos pertenecían al sector, lo que es un cambio interesante y necesario. Cualquier profesión corre el riesgo de sufrir un ataque de ombliguitis si no se relaciona con otros profesionales. La idea de Lenguando es ofrecer un espacio para todos los amantes de la lengua, se dediquen a lo que se dediquen y el programa lo pone fácil, así que espero que en futuras ediciones se animen más personas que no sean traductores y si no me equivoco la próxima caerá en un par de meses en Valencia.

El lugar donde se ha celebrado esta edición ya promete solo con el nombre: la Casa del lector en Matadero Madrid. Los talleres se celebraban en el auditorio y en hasta 4 salas a la vez, todas con nombres fantásticos como Rúcula o Serendipia.

No vimos tanto el sol pero fue lo de menos


La mañana arrancó con una charla que respondía a la pregunta de si es posible ganarse la vida como traductor a cargo de Xosé Castro, que es capaz de despertar a cualquiera con su energía. Nos habló de la búsqueda de clientes, la presencia en las redes y la necesidad de asumir que somos microempresas. Después un primer descanso para fomentar el ya famoso networking con magdalenas y café.


Me gustó mucho el detalle de que en cada una de las salas tenías a un voluntario (con sombrero) que se encargaba de avisar al ponente del tiempo que le quedaba. Puede parecer una tontería pero es fundamental respetar los tiempos en un congreso con tantas opciones. Un ponente que se excede del tiempo marcado complica las cosas, pasarse es una falta de respeto al siguiente ponente y también al público que llegará tarde a otro taller.

La chica del sombrero avisa de
que en 2 minutos la cosa se pone fea


El primer taller al que asistí no podía ser otro que el de Toma de notas para interpretación consecutiva de Gabriel Cabrera. Da igual los años que uno lleve trabajando en consecutiva, siempre se aprende de otros compañeros y las notas son un trabajo que se puede mejorar, así que me interesaba mucho recibir una actualización y ver el enfoque que le daba Gabriel.

Gabriel en la sala Oxímoron


Tras una parte más general y teórica pasamos a lo bueno, las notas puras y duras, con ejemplo claros, diapositivas bien pensadas y uno de los maravillosos vídeos del canal de Youtube de Lourdes de Rioja, autora del blog A word in your ear: la demostración de toma de notas sobre el discurso de los locavoros.
Yo recomendaría visitar su canal porque tiene muchos vídeos muy interesantes sobre el tema de toma de notas, además de todo tipo de vídeos sobre la profesión del intérprete que son muy útiles.

La parte de los símbolos era la que más me llamaba la atención y Gabriel sacó todo un arsenal de símbolos y los explicó con detenimiento. Personalmente no uso mucho los símbolos y soy más de letras, siglas y flechas pero me gustó mucho el modo en el que lo enseñó y es posible que pruebe a incorporar algunos símbolos nuevos en mis notas.


Como se puede ver, decidí que ya que tenía que llevar la tableta para hacer fotos y que iba a ir a un taller de consecutiva, podía practicar la toma de notas con la aplicación de Bamboo y el resultado fue bastante positivo, sigo usando los cuadernos de papel pero no descarto empezar a usar la tableta en el trabajo. Gabriel Cabrera habló de los intérpretes que lo hacen y de hecho, si no me equivoco, hay un vídeo sobre eso también en el canal de Lourdes.


Tras la consecutiva le tocaba el turno a la reunión abierta del consejo asesor de Fundéu pero como tenía que preparar la sala para el taller que iba a impartir me quedé sin poder asistir. Sobre mi taller hablaré en otra entrada para poder centrarme ahora en el resto del primer día.

El siguiente taller al que acudí fue el de Antonio Martín que nos habló sobre la difícil tarea de Corregir un eBook. No me dedico a la corrección y me pareció un mundo casi nuevo dentro de mi propia área de trabajo, lo que es bastante positivo, puesto que sugiere que aún me queda mucho por aprender y evolucionar. Fue técnico, claro y ameno, además de un defensor del "frikismo" bien entendido. Ahora ya sabemos que el editor siempre contraataca.



Conseguí plaza para el taller Crea tu app sin saber programar de Elena Alvarez, que generó tanto intéres que se crearon dos grupos y aún así hubo gente de pie que no quiso perdérselo. La hora se pasó volando y supo a poco. Nos centramos en dos sitios web: Apicultur y Appery.io para crear una app de diccionario para Android. Apicultur nos proporcionó las APIs necesarias para el contenido y en Appery.io fuímos creando paso a paso la interfaz de la aplicación. He tomado muchas notas y espero poder repetir el proceso en casa con calma pero una cosa sí que saqué en claro, tengo que aprender a crear APIs o conocer a alguien que sepa hacerlo porque sin el contenido poco puedo hacer con la interfaz. La idea de poder generar una aplicación que me permita tener un formato de glosarios adaptado a las necesidades de los intérpretes en cabina me ronda desde hace tiempo pero este taller me ha demostrado que todo es posible con la formación y las herramientas necesarias.


Tenía muchas expectativas puestas en el siguiente taller, ya hablé el año pasado sobre las ganas que tenía de ir a una clase sobre respiración y el taller Una voz a prueba de bomba de Cristina Bandín no decepcionó, más bien todo lo contrario. Para mi fue la sorpresa positiva del día. Cristina demostró saber un montón y tener mucha mano con la gente. Nos explicó unos pocos conceptos pero enseguida nos puso a hacer ejercicios para poner esas ideas en práctica. Nos habló de la postura, la relajación y la articulación.

Estas son algunas de las cosas que he sacado del taller que son útiles para los intérpretes:

- Para subir la voz hay que soltar más aire, no forzar las cuerdas vocales.
- La resonancia o impostar la voz evita dañar las cuerdas vocales.
- Cosas que afectan a la voz:
                                  - Tensión en el cuello
                                  - Tener la mandíbula tensa
                                  - El alcohol, que reseca las cuerdas vocales
                                  - Fumar, reseca las cuerdas vocales, genera mucosidad
                                  - Hablar en bares y sitios con mucho ruido
                                  - No dormir suficiente.
                                    Dormir es necesario para la relajación
                                  - Los disolventes
                                    (olerlos, lógicamente beberlos hace daño)
                                  - La menta, reseca las cuerdas vocales

Si queremos recuperar la voz después de una afonía o un periodo complicado debemos hacer una serie de ejercicios de relajación y articulación que nos enseñó, beber bastante agua y también recomendó los caramelos (no de menta) y el propoleo.

¿Cómo se puede cerrar una jornada tan intensa en una sala llena de traductores ateridos de frío mientras fuera cae el diluvio universal? Xosé Castro encontró la fórmula perfecta, llenó la pantalla del auditorio de las erratas y los horrores más horrorosos y dejó al público llorando de risa.

Pegamentos para hobbits

Mujeres muy completas


Si queréis leer más información sobre Lenguando Madrid os recomiendo el blog de Alessandra Vita

domingo, 9 de marzo de 2014

Mitos, leyendas urbanas y la chica de la curva

Últimamente he tenido mucho trabajo de consecutiva, lo que te permite pasar más tiempo con organizadores, ponentes y público en general y es curioso escuchar algunas de las ideas que rondan sobre la interpretación y los intérpretes. Así que he elegido algunos mitos falsos y otros verdaderos para intentar explicar un poco más la profesión.

- Todos los intérpretes traducen y todos los traductores interpretan. Bueno, algunos hacen las dos cosas pero también hay muchos traductores que nunca o casi nunca interpretan y existen intérpretes que no traducen. De cualquier manera, la cuestión es que cuando contratas a un intérprete no puedes aprovechar que está en los quince minutos de descanso para sacar ese contrato que nunca nadie acaba de traducir para ver si te echa una mano y traduce unas 4-5 páginas antes de que tenga que volver a interpretar en sala.

- Los intérpretes son todos unos pedantes y estirados. Generalizar en cualquier colectivo no tiene mucho sentido. Vamos vestidos de pingüinos y estamos muy concentrados, eso quizás pueda dar una imagen mucho menos "sociable" pero somos profesionales y no acudimos a los congresos a hacer amigos, así que a veces parecemos distantes pero simplemente estamos muy centrados en el trabajo que tenemos que realizar.

- Los intérpretes no comen. De este tema ya he hablado largo y tendido en una entrada hace unos años, pero muchas veces al terminar una jornada te invitan a que te quedes a la comida o te contratan directamente para que interpretes durante la comida, cena o el desayuno. Es lógico darse cuenta de que comer e interpretar a la vez no es la opción más recomendable, por eso los intérpretes ya vamos preparados y comemos antes o después del trabajo. Lo curioso es que siempre hay una persona que se obsesiona con el hecho de que tú no estás comiendo y se pasa gran parte del tiempo diciendo cosas como: "Estas chicas de hoy no comen nada, esta traductora come como un pajarito". Menos mal que no sabe que en otras circunstancias no te importaría comer como un "buitre" pero que eres una profesional y sabes comportarte.

Desayunos de lujo para disfrutar
después de la interpretación


- Los intérpretes se apuñalan unos a otros, no existe el compañerismo. Es una frase que he escuchado a veces y que, incluso, he leído en algunos comentarios pero con la que no estoy de acuerdo necesariamente. En el sector hay de todo como en cualquier profesión. Es un trabajo en el que te puedes enfrentar a un cierto nivel de estrés y a mucha exigencia y cada uno reacciona de forma diferente al estrés.
En realidad, solo puedo hablar de mi experiencia y, quizás está muy condicionada por el primer compañero que tuve. La primera vez que me metí en cabina me acompañó el intérprete de la moto, con el que es un placer interpretar. Desde entonces, todos y cada uno de los compañeros que he tenido han sido personas amables y con las que es fácil trabajar. Me he encontrado con una sensación de compañerismo bien entendido, profesionales con ganas de colaborar, compartir y ayudar e incluso he tenido la suerte de hacer amigos con los que ir a tomar un café, ver películas o ir a comprar cómics un sábado por la tarde.

Un poco de #terplove no hace daño



- Tienes puntualidad de intérprete. La primera vez que alguien me lo dijo me alegró el día. La puntualidad es clave en este trabajo. Llegar tarde es un error por muchos motivos: da mala imagen ante el cliente, reduce el tiempo del que dispones para hacer la prueba de sonido, comprobar que tienes todo montado y listo en cabina y probablemente elimina la opción de ir a hablar con el ponente.

¿A qué hora era la consecutiva?



Calcular el tiempo y la ruta para llegar a un proyecto de interpretación es parte del trabajo y siempre es mejor que sobre algo de tiempo que llegar tarde. No es un falso mito, un intérprete profesional siempre llega a su hora e incluso antes. Lo bueno (y malo) de acostumbrarte a llegar siempre quince minutos antes a los sitios es que te pasarás el resto de la vida esperando a los amigos en algún sitio.

- Los intérpretes son caros. Si piensas que el trabajo del intérprete es solo el tiempo que pasa en cabina o con el cuaderno de notas es lógico que parezca caro pero un buen profesional va a dedicar horas al estudio del tema en casa y es un tiempo que debe ser contabilizado en el total de esfuerzo dedicado a un proyecto.

- ¿Material? ¿Para qué quieren el material? Los intérpretes hablan los dos idiomas, no necesitan nada más. Casi todos los intérpretes hemos escuchado una variación de esta frase al menos una vez al año. "¿Material? ¿Pero usted no es experto en la pequeña pieza del lavavajillas de nuestra marca que vamos a explicar hoy durante cinco horas?" o "¿Material? ¿Pero usted no habla inglés? Pues si es así, el cálculo necesario para el funcionamiento del motor de nuestro helicóptero le va a resultar pan comido".
Es la eterna lucha, pero de vez en cuando se ganan batallas. Un intérprete se puede especializar pero si trabajas por tu cuenta lo más normal es que al final del año hayas interpretado congresos de temas muy variados. La gran mayoría de intérpretes preferimos trabajar en temas que entran dentro de nuestra especialización y tenemos una lista negra de temas que preferimos no tocar. Aún así, no es nada extraño empezar la semana con una reunión de negocios de una empresa que exporta jamones, pasar el miércoles en un congreso sobre marketing en el siglo XXI y concluir el viernes con un congreso de dos días sobre la diabetes.

- Los intérpretes y los diccionarios son lo mismo, solo que unos tienen piernas y los otros no. Un intérprete domina los dos idiomas de trabajo, eso es verdad. Lógicamente si uno tiene una duda sobre uno de los términos del congreso o de la reunión, lo más normal es consultar al intérprete, pero eso no significa que sepa la traducción exacta de cualquier palabra que se le ocurra al participante o ponente. Recientemente interpreté a pie de obra durante una demostración de maquinaria, con un vocabulario muy técnico pero, gracias a unas cuantas horas de preparación y estudio, todo salió muy bien, tanto que uno de los asistentes se giró y me dijo: "Ha hecho un buen trabajo pero, desde que estamos aquí he visto que hay muchos árboles en la zona, ¿cuál es el nombre de ese árbol?"
No sé mucho de árboles, pero me ha servido de aviso y un compañero me ha facilitado un glosario básico de árboles y su nombre en mis idiomas de trabajo.



- ¿Micrófono? Es una intérprete, puede proyectar la voz. Sabemos usar la voz, eso es verdad pero a veces nos confunden con otros profesionales de la voz (cantantes y actores) que sí reciben una formación más específica en ese campo. Sinceramente, creo que es una de las carencias en la formación, no nos enseñan a mejorar el uso de la voz a través de la respiración y la gran mayoría hemos aprendido a modular y a calentar la voz en cabina y a través de cursos que pagamos por nuestra cuenta años después. De cualquier modo, si tenemos una sala con 100 asistentes, el micrófono va a ser útil tanto si tenemos que interpretar al ponente o si tenemos que cantar un bolero. Tengo una voz que pocos calificarían de tímida, se me escucha en cualquier sitio (tengo familia y vecinos que pueden corroborarlo) pero forzar la voz en lugar de usar el micrófono no es una buena práctica si quiero trabajar al día siguiente, es mi herramienta y debo cuidarla.


- Comparados con los traductores, los intérpretes son un poco antisociales. Esto lo escuché en un congreso del sector y me sorprendió. Es verdad que normalmente en los congresos de traducción hay más traductores que intérpretes pero no creo que sea por ese motivo. Generalmente nos encanta hablar y trabajamos rodeados de personas a diario. Ahora hay cada vez más charlas y talleres sobre interpretación en los congresos de traducción, en los que antes no solíamos tener mucho espacio, así que quizás empecemos a invadir congresos y se nos escuche por toda la sala (al fin y al cabo podemos proyectar la voz)

Vale, todo esto está muy bien y es muy obvio pero...¿y el final del título de esta entrada?

- La chica de la curva es una intérprete a la que le prometieron que le mandarían todo el material antes del congreso y está esperando los archivos.

¿No habrá visto por ahí un Power Point?







martes, 11 de febrero de 2014

The art of translation and translating art

How many times have we read that translation is an art? Way too many and, nevertheless, it is still hard to make people understand that translating art is not translating an easy general text, if there is such thing as a general text.

[La traducción al español de esta entrevista se puede leer aquí]

To learn more about this, there is nothing better that to listen to an expert in translating art and the challenges it entails: Joanna Martinez. She translates from Spanish/Catalan into English and will teach a workshop on February 21. I have been lucky enough to ask her some questions for the blog, for those of you that cannot make it to Madrid in time. This workshop is part of a MET event. MET is the association of Mediterranean Editors and Translators, and at the end of the post you will have some extra information and the links to the program for the day.




- You mention that Art is usually considered a general topic in translation. I do not believe that there is such a thing as a general topic but it is true that it rarely received the same status as a legal text or a technical translation. Now that translators of technical architeture documents are fighting to get some recognition, I think it might be the time to explain and let people know why art is not such a general topic. What can you tell the readers about art as an area of expertise?

Yes, strictly speaking you’re right to say there’s no such thing as a general topic, though I think you’d agree that some subjects are certainly considered more “light” than others. Art is a very broad field and embraces painting, sculpture, print-making, architecture, photography and the decorative arts, all of which have their respective technical terminology. On the other hand, art criticism – writing about art – is not so much technical as extremely broad-ranging in its often obscure references and impenetrable discourse, and this can involve endless research and brain-racking. The trend towards art-speak, or what’s been termed “International Art English”, actually makes things a bit easier because it allows for a more literal translation.


- Do you have a specific rate, like, for example, many translators have a rate for general texts and then another for more technical or difficult documents, do you different rates? if so, do the clients and agencies understand the reason why?

I’ve always charged the same rate to the same client, whatever the text type. I would certainly never base the rate on how “difficult” a text is because that’s a highly subjective yardstick: a highly technical text can be easy for a translator who specialises in that subject, and sometimes the most apparently simple texts can be the hardest to get just right. When I tell people I specialise in art and law, they always say “Oh, law must be awfully difficult.” And I always say no, art is actually far more difficult and takes twice or three times as long!


- You talk about "tourism literature" as something different to art translation, could you explain this in detail?

By “tourist literature” I mean general guidebooks, leaflets, etc. that cover town and countryside, monuments, events, customs, food, places to stay – much more general in scope and aimed at the average reader/traveller. However, that’s not to say these texts are easy to translate – in fact when translators have approached me for work, I’ve always given them a bit of tourist literature as a test piece! On the other hand, by “art” I mean basically museum/gallery stuff and coffee-table books.


- Which are the main types of texts / types of formats (video, text, audio files) that an art translator could receive? Which one is your favourite?

The only formats I’ve worked with have been text files (you usually need special equipment for handling audio or video files for dubbing/ subtitling and even for transcribing/translating). The main text types would be books, essays, press articles, reviews, exhibition catalogues, panels, picture captions, etc.

My favourite of all are audio guides – which you translate from a written script – because you’re speaking direct to someone who actually wants to listen; whereas I’m sure a lot of the translations I’ve done for exhibition catalogues, which have involved a huge amount of effort, never ever get read at all.


- Do you work more for direct clients or agencies? 

I’ve always worked for direct clients: publishers, galleries and museums. Agencies approach me from time to time but they find my rates too high – which they probably are for them as they’re closer to what the agency would be charging its client.


- What has been the most challenging art-related project that you have accepted? What were the challenges and how do you solve the issues?

Without doubt it was the first book I did for a UK publisher, on Marcel Duchamp – not the easiest of artists at the best of times. Imagine pre-internet days, no art books in English to consult in Barcelona libraries or bookshops – just my own rather limited reference books. It was very hard-going indeed. Now, of course, one would have endless resources at the click of a mouse or swipe of a finger.


- Are there good research sources (specialised dictionaries, glossaries, websites, forums) or do you create your reference materials? I know you will talk about this on the workshop but gives us just a sneal-peek.

The resources I still rely on a lot are printed books, mainly because I already have them and they don’t date very much; but also because I think a lot more care used to be taken over publishing a reference book than is taken now over producing a website. That said, museum websites can be a mine of information. I also have my own Wordfast glossaries, which simplify and speed up much of the translating process.


- How has the crisis affected this area of the translation market?

Probably as much as in any other sector. Clients are cutting costs, looking for cheaper translators in other countries, sometimes getting short translations done by staff who speak English – and in one instance even using Google Translator and sending it to me to revise!


- Now, focusing on the workshop, what can you tell us about its target audience? Can you give us some spoilers about what are you going to show/teach in the workshop? 

It’s basically aimed at translators who’ve already done work in this field and those thinking of entering it. I’ll be pointing out to them what to expect, what problems to be aware of and how to tackle them, particularly when working for Spanish clients, who don’t usually have native English editors, proof-readers, etc.





- Why art? Why not other areas?

Art is what you might call a “universal subject”, like science but unlike law with its different national systems based on Roman law, common law, etc. Spanish-English legal translation can be a minefield, and probably no two legal translators would agree on how to translate any given term.


But that is not all we can learn at the MET worskhops in Madrid. Oliver Shaw will tell us a bit more about what we can expect from this event:

- I’d like to know a bit about the “medley” you will be having between the two workshops. What it is about, what can people expect to learn, and what topics will be discussed?

Since this is the first MET workshop day outside of Barcelona­—where the association is based—we wanted to give participants a taste of the kind of issues that are relevant to our members. So we decided to put together a medley consisting of several 10-minute presentations by MET members and make the session free and open to the public. The medley will open with a short presentation by MET President Alan Lounds on the strengths and challenges of a peer-training association like ours. This will be followed by more industry-specific talks on changes to Google search algorithms and why it’s important for language professionals to keep up with these changes, Google alternatives for editors and translators, the broad scope of today’s medical market for English language supporters, the expectations placed on in-house English language supporters, a talk on art and its related markets, and finally MET’s plans for its 10th annual meeting to be held this fall. I believe participants will come away with innovative approaches that can add value to their daily work and also gain a fuller picture of the niche markets open to professionals working into or with the English language.


- Is there anything else readers should know about the event on February 21 or the organization itself?

Yes, we would be delighted to see many new faces on hand at the International Institute, but spots for Joanna’s workshop are limited and people must register beforehand through the workshop page. And although the medley is open to everyone, we ask that people use the online sign-up form so we can organize the event. People who are interested in what we do should check out our website, our Twitter feed, and our Facebook page.























lunes, 10 de febrero de 2014

Interpreters around the world: Switzerland - Bern


The interviews to interpreters of other parts of the world are still coming, I have been working way too many hours lately but I owe you one so today we are visiting Switzerland thanks to Scilla Di Donato.

[La entrevista también está en español aquí]

In the booth, ready to start in 3,2,1...


- For the last two and a half years, you have been working as an interpreter, but you have many more years of professional experience as a translator, why did you decided to start interpreting? What motivated you to do it? Can you tell us a little bit about your training as interpreter?

How football and the police lead me to become an interpreter…

So I’ve been working as a translator for longer than I care to remember, both free-lance and in-house for various companies. Since 2005 I worked part-time as an in-house translator for the Bern Police in Switzerland. One day, they asked me to be the “translator” during a peer review session on security and organization of the UEFA Euro 2008, for which Bern was to be one of the host cities. At the time, I had no idea what it meant to be an interpreter. I was asked to “translate” from and to English, German, French and Dutch, since those were the languages spoken by the peer review team. Luckily I am fluent in all 4…. But as you know, that doesn’t make you an interpreter! Anyway, it all went rather (too) smoothly and next thing I knew, I was *the* “translator” for all security briefings held in Bern for the event. The police force from the host city had the assistance of police officers and hooligan specialists from France, Italy, The Netherlands and Romania. 
At the end of that exciting but extremely difficult assignment, I decided I needed training in order to be prepared, should such a situation ever occur again.

Finding evening classes for interpreting in Switzerland proved delusional. So I went for the next best thing: an introduction course to Court Interpreting at the ZHAW (more about it here: http://www.linguistik.zhaw.ch/en/applied-linguistics/institutes-centres/institute-of-translation-and-interpreting/continuing-education.html).

The course was very interesting and I thought I would be prepared should there ever be such an opportunity to interpret again.

Meanwhile, our teacher (and for this I am eternally grateful to her) thought I had an ounce of talent and suggested I should become a conference interpreter. This implied passing the admission test, starting a fulltime MA degree at 38, with a 4 hrs commute 3 times a week, while keeping my job at the police!
Getting my degree at the ZHAW in Winterthur (near Zurich) was obviously an excellent thing. They offered a custom-made program for my language combination (we were only 3 students with French A, and I was the only one in the combination Dutch-French, for which my teachers flew in from Paris and Brussels twice a month). Also the advantage of having state of the art facilities at our disposal and working in small groups made the study very efficient and of high quality.

Honestly, I never regretted the hard work and sacrifice this study implied (like giving up my social life for 2 years). I had discovered my (rather late) calling in life. I still work as a translator too, as I find both professions are complementary. I’m sure that being a translator before helped me become an interpreter, and working as an interpreter has made me a faster and more confident translator.



- You have worked part time with the Bern Police Department and now you have decided to be a freelancer full-time, that is an interesting change. What can you tell us about the interpreting market in Switzerland (from the point of view of a freelancer)? Where do you work most of the time: your city, all around the country/Europe? Which are in your opinion the usual topics for interpreting projects and, what are your areas of expertise?

The Swiss interpreting market is a very interesting one, as it consists of a private sector and of institutions, both national (governmental) and international (e.g. UN).
I work mainly on the private market, and occasionally for the public sector with the odd incursion at the Swiss parliament (photo) in Bern, which is exciting and daunting at the same time J
The majority of my assignments take place in Bern, Zurich and the area of towns and venues in between, as well as occasionally in Montreux and Lausanne.
Most clients hire me for corporate events, which are often held in 2 or 3 languages in Switzerland. I also work for sports federations, trade unions and NGOs. So the topics are immensely widespread and diverse (insurance, sports, environment, education, marketing, gastronomy, car industry…). This variety of topics is really what I love so much about my work. You get an insight in all kinds of professional environments, meet people of all walks of life and, for one day, become an expert in a field you knew nothing about the previous week…



Swiss parliament



- Do you work as consecutive and simultaneous interpreter? What are the clients asking for?

Most of my assignments are in simultaneous interpreting. I’m quite lucky as many venues in Switzerland are fitted with rather modern booths. Of course, sometimes we have to use the mobile infoport (or “bidule” as we call it) for smaller assemblies.
The only times I do consecutive is in police interpreting. I’m doing less of that nowadays, but I still get called regularly by my old colleagues, as they’re happy to have a professional to rely on when interrogating witnesses, victims or the accused. I find this area of work is often underestimated, as it is quite demanding and doesn’t have the aura of prestige that conference interpreting has. Also police interpreting is often done by non professionals; therefore it tends to suffer from poor reputation.
As a matter of fact we’re trying to tackle that problem with a training scheme to professionalise police and court interpreting in Bern. I’m currently setting up a course with a colleague. As a first step, we will provide a one-day intensive training for non professionals already working as police or court interpreters. The aim is to provide basic training in consecutive interpreting and to convey the essentials in work ethics and role understanding.
I’m aware that this is but a small drop in the ocean, but we have to start somewhere. A year from now we’ll see if the results are satisfactory and if we can take the whole scheme to the next level…


- Switzerland has 4 national languages, of which 3 are official languages. That must offer a challenge and an interesting setting for interpreters. Can you explain us a little about this? Is it necessary or just a plain good idea to work in all the 3 official languages? Which languages in general are the ones clients require the most?

With German, French and Italian as official languages, Switzerland provides the ideal playground for an interpreter. Of course, many Swiss are bilingual or at least have a basic notion of a second language. The 4th national language is Romansh, spoken by a very small minority of bilinguals and thus factually irrelevant for interpreters. On the other hand, English is taking over an increasing important place in Swiss society, as it happens that French and German speaking people will use it as lingua franca if they’re not fluent in each other’s language. For now, the impact this has on interpreting is limited, as many are aware that their fluency in the other language is indeed too limited to communicate properly and without restrictions.

In the private sector, most events take place in German and/or French, Italian being sadly neglected as the majority of Italian speaking Swiss are also fluent in a second national language. For corporate events, there will be a French/German booth (with retour) and sometimes an English booth if the client is a multinational company.

In the Swiss Parliament, debates of the National council are multilingual and simultaneously translated in all official languages. So there’s an Italian, French and German booth. It’s possible to follow the debates live in Internet streaming in all 3 languages here: http://www.parlament.ch/E/SESSIONEN/WEBTVLIVE/Pages/default.aspx.



- As we are talking about Switzerland, it is impossible not to think of the UN institutions. Does having the UN have helped the way people (clients) see and understand what an interpreter is?

Clearly, international organizations such as the UN but also FIFA, UEFA, the IOC and many NGOs based in Switzerland have probably contributed to shed a light on our profession. Yet, as everywhere else, interpreting remains a bit of a mysterious profession to most. Therefore, it is important to explain to our clients why we work in pairs, why it’s useful to get documentation and gather as much information as possible before an assignment, etc.


- What can you tell us about the working conditions in Switzerland? I mean, how do you agree on payment terms, working details, do clients send material for research, do you have to be part of a specific association, etc.?

Professionals pretty much work according to AIIC standards, even if not affiliated. So we have a written contract with the customer, and, if all goes well, we get paid within 30 days.
As to material for research, it really depends on the client. Some will give you their PowerPoint presentations or speeches in advance, but more likely, you’ll get the whole batch the night before the assignment or not at all. I found that it also helped to debrief with the client after the assignment, stressing again how useful it is to have access to research material beforehand and how it increases the quality of our work.
In Switzerland there are several associations of translators and interpreters. I’m affiliated to the DÜV – Interpreters’ and Translators’ Association, which also runs its own agency.

- Networking seems to be the Holy Grail in the industry, do you agree? How do you approach networking?

Of course, being affiliated to an association or an agency does not guarantee that you will work. Here too, networking is the ultimate recipe. During my studies, I’ve had the good fortune to have teachers who are also active professionals. They introduced me to the market, having me as booth mate on their own assignments, some of them recruiting me repeatedly and becoming regular colleagues. It’s incredibly helpful to have this kind of support when you start out. Then of course, the quality of your work is your best asset. Switzerland is a small country and word spreads fast. Once a client is happy, he’ll call on you again, tell people about you. Sure, this knife cuts both ways: mess up, and it’ll be known all around…
I’ve not yet devised a networking strategy. In fact, I’m not even listed in the phone book! Until this point, direct contact with clients and fellow interpreters has proven successful.


- What has been the most peculiar (weird) thing that you have encountered in the job?

Somehow, I always hear funny anecdotes from your colleagues, and they seem to have many up their sleeves. It’s true that due to the stress in the booth, sometimes awkward and hilarious situations arise. But they would be “inside jokes” and not fun for our readers.
Instead let me tell you of a moment that I found both deeply moving and extremely challenging:
After giving a speech on motivation, sports and work-life balance, a former Swiss politician answered a few questions from the audience. It was my last turn of the day, my booth mate already packing her stuff and preparing to leave. Everything was going smoothly until a question from the audience got an unexpected and very personal answer. The speaker, who had just published his autobiography, started telling about the recent and unexpected death of his son and how this was affecting him and his wife. He was so candid about this deeply touching tragedy that everyone in the audience was in tears. As it happens, the booth was located in such way that I could see the audience as well as the speaker. At that point, seeing all these people so moved and realising what was actually being said, I had to choke back tears of my own, and found it very difficult to keep a steady voice. I pressed the mute button, closed my eyes, took a deep breath and started talking again, in a lower voice, closer to the microphone concentrating on my breathing. This got me through it, and I managed to finish in a tone that was as close as possible to the one of the dignified speaker. Afterwards, I realised that this was probably the only situation my training hadn’t prepared me for.


- Is the economic crisis affecting the market in Switzerland? If so, how?

I can’t speak for the whole Swiss market, but in my area things seem rather stable at this point. Now and then it happens that a client turns down a quote, saying that it’s too expensive. But I’m unable to determine whether this is crisis related or simply a matter of trying to negotiate rates. Anyhow I never lower my rates in order to get a job; this would have a very negative impact on our line of work. We would never ask dentists or surgeons for example to lower their rates, as we expect a professional service from them. I don’t’ see why this shouldn’t apply to interpreters or translators.

- Final question, one a bit more personal: Why are you the Elusive Interpreter? ;)

I find that interpreters are elusive by definition. We are ghosts, a mere voice in people’s ears, mostly invisible… and yet essential. It’s a job that suits my shy yet extrovert nature. I love being tucked away in the booth, far from people’s scrutiny, and yet getting their attention.
Just like actors, we become the speaker’s voice, so what we do does matter; but who we are, is ultimately of no consequence.
Another contradiction that makes this job such a fascinating one….


A booth with a view (a tasty one!)









lunes, 3 de febrero de 2014

El verano sabe a interpretación

Durante el mes de julio de 2013 se han celebrado los dos primeros talleres WISE (Workshop for Interpreting Skills Exchange) en la London Metropolitan University y en Universidad Europea de Valencia. Por lo que se comenta en redes sociales y en los corrillos de intérpretes (que sí existen) el resultado ha sido espectacular así que he pedido plaza para la edición del 2014 y al mismo tiempo he bombardeado con preguntas a los coordinadores y padres de la criatura: Joe Burbidge, fundador de los seminarios WISE y organizador de WISE London 2013 y WISE Bruselas 2014 y José Sentamans, coordinador de los seminarios y organizador de WISE Valencia.

Antes de nada, Joe, José, ¿qué hacen dos intérpretes como vosotros en un seminario como este? ¿Cuál ha sido vuestra formación y vuestra trayectoria profesional?

JS: Joe y yo estudiamos juntos en el Máster Europeo en Interpretación de Conferencias de La Laguna. Previamente, yo había trabajado durante cuatro años como traductor en plantilla en una empresa de traducción del Reino Unido y, desde el máster, compagino la traducción con la interpretación de conferencias en el mercado privado.

JB: Having made inroads into the teaching profession, I ended up opting for interpreting as a career choice. Following my EMCI studies in La Laguna with José, I spent a couple of years plying my new trade in a wide variety of different settings before finally settling for Brussels as my base.

Joe y José en Londres


- ¿De dónde nace la idea de los seminarios WISE?

JS: Como preparación a las pruebas de Bruselas, hace un par de años nos reunimos en La Laguna un grupo de compañeros del máster para practicar de forma intensiva durante 3-4 semanas. Éramos intérpretes de cabina inglesa, alemana y española y, sin saberlo todavía, de aquí surgiría la idea embrionaria de los seminarios WISE.

Fueron semanas de muchas horas de práctica al día y, por tanto, una experiencia tan fructífera que quisimos repetirla al año siguiente. No obstante, el año pasado solo podíamos en reunirnos en verano, el máster de la ULL ya había concluido y no era posible utilizar sus instalaciones, por lo que empezamos a ponernos en contacto con distintas universidades de nuestros respectivos países. Tanto Danielle D'Hayer y la LondonMet como Emmanuël Hazé y la Universidad Europea de Valencia apostaron fuerte desde un principio por algo que no era más que una gran incógnita en aquel momento, y por ello, quisiéramos aprovechar estas líneas para agradecérselo (de nuevo).

JB: As luck would have it, my first two years as an interpreter allowed me to get to know a wide array of colleagues from across Europe and beyond, many of whom seemed eager to hone their skills by receiving additional training. Some wanted to work on a retour, while others may have wanted to dust off their consec notepad. Many had long since left the university environment, yet were still keen to work on their own booth performance. More than once I came across the view that while working professionally in the booth, seldom is there the chance to receive honest, high-quality feedback on one’s own skills. It seemed to me that there was a lack of options for working interpreters to enhance their skills despite the willingness expressed by many to receive advice in exchange for giving advice. A number of working interpreters I crossed paths with seemed to be on the lookout for a setting in which they could work on their skills in a mutually beneficial way along with colleagues with complementary language combinations.

From my perspective, providing an opportunity of this sort was simply a question of tying the loose ends together by bringing together the right people in the right place. Two other key elements were the need for a structured event and a time of year when interpreters would not be working. Thanks to the efforts and dedication of a number of colleagues, Jose and I were able to organise this in the form of the first WISE sessions, held in Valencia and London respectively. The success of these events and the support for the idea shown by many have meant that WISE is now to be held on an annual basis, with Brussels and Valencia hosting separate week-long sessions in 2014.

- Para los que aún no han visitado vuestro blog http://wiseseminars.blogspot.com.es,  ¿podríais explicar brevemente qué son los seminarios WISE? ¿A quién van dirigidos? ¿Cuánto cuestan? ¿En qué ciudades se celebran? ¿Qué combinaciones de idiomas ofrecen?

JB: The idea behind the seminar is that all participants give speeches and feedback to each other, allowing each interpreter to enhance their own skills while helping others to do the same. Colleagues listen to one another and constructively help each other improve in an atmosphere of equality which is more laid back than in a working booth. It is also a great chance to get to know other people with similar interests during the breaks and in the evenings. Nevertheless, the chance to share one's expertise with professionals with similar goals creates a serious working environment during the practice sessions, with all participants benefitting mutually from each other's advice.

JS: El año pasado ofrecimos EN, ES, FR en WISE London, y EN, ES, FR, DE, IT en WISE Valencia, combinaciones que serán muy similares a las de este año.

Este año celebraremos de nuevo dos sesiones: WISE Valencia y WISE Bruselas. Ambas tendrán lugar a mediados de julio con una duración de una semana. Muy pronto daremos a conocer las fechas definitivas y otros detalles.

- ¿Ha sido difícil organizar dos seminarios en dos ciudades diferentes el mismo mes y con tantas lenguas de trabajo? ¿Cuáles han sido los principales retos y las ayudas? (no todo es siempre malo)

JS: Sinceramente… sí. Para hacerte una idea, te diré que en un principio nuestra idea era reunirnos solo un grupo de compañeros para cubrir los idiomas básicos... y en WISE Valencia acabamos siendo 25 intérpretes de cabina inglesa, francesa, alemana, italiana y española, incluyendo sesiones de retour al inglés, al español e incluso al francés. Como puedes imaginar, simplemente la elaboración del horario fue un rompecabezas de proporciones considerables. A ello cabe sumar la comunicación con cada participante, cuadrar fechas con las universidades, la búsqueda de alojamiento gratuito en la medida de lo posible, así como de ponentes ajenos al mundo de la interpretación, etc, etc.
Dado que teníamos poco más de uno o dos meses para organizarlo todo, empezamos preguntando a compañeros de distintas promociones del máster y a colegas con los que habíamos coincidido en foros o en el mercado privado. Estos, a su vez, recomendaron a otros compañeros y la bola se fue haciendo cada vez más grande, hasta el punto de tener el doble de candidatos que plazas disponibles… hay opciones para dar cabida a un número mayor de intérpretes, pero consideramos que la selección de los candidatos es esencial para garantizar el máximo beneficio mutuo.
En total, seguramente acabaríamos dedicando a la organización de dos a tres semanas completas, pero debo decir que fue una tarea enormemente gratificante porque, desde el primer momento, sentimos que la idea despertaba un gran interés y la ilusión de todos los candidatos era muy apreciable, hasta el punto de que incluso intérpretes en plantilla de la Comisión que estaban de vacaciones se ofrecieron para ayudar con un valiosísimo feedback sin más recompensa que nuestro profundo agradecimiento. Además, trabajar con Joe (así como con Kim Park y Maisie Greenwood, sin las que esto tampoco hubiera sido posible) es siempre un auténtico placer y estuvimos en permanente contacto mientras cada uno preparaba su seminario, por lo que nos retroalimentamos mutuamente de las ideas y sugerencias del otro, nos quedamos con las que consideramos mejores y de esto se beneficiaron ambos WISE.

WISE Londres 2013


- ¿Cómo se enteró la gente de la existencia de los seminarios: el boca a boca, el blog, los centros en los que se realizaron?

JS: Nos pusimos primero en contacto con los intérpretes que conocíamos del máster y de distintas colaboraciones a nivel europeo, estos a su vez hicieron lo propio con su círculo de compañeros y así sucesivamente.

JB: Word of mouth was the main way in which colleagues learnt about WISE at first, and I suspect that this will continue to be the case in the future. The idea behind WISE spreads very effectively when one participant explains the idea to a boothmate or friend, and in this way a sense of community has started to develop among those interested.

- En vuestra opinión, ¿qué ha sido lo mejor de los seminarios y qué os gustaría mejorar o añadir en los seminarios de 2014? (alguna anécdota graciosa)

JS: Fueron dos semanas muy intensas y, como te puedes imaginar, repletas de anécdotas... pero eso lo dejo para Joe, que es el rey de las historias desternillantes. Personalmente, me quedo con todo lo que aprendí personal y profesionalmente de todos los participantes y colaboradores puntuales, con los momentos compartidos tanto dentro como fuera de cabina y, muy especialmente, con la ilusión que generó en todo momento la iniciativa y con el compromiso mostrado por todos y cada uno los compañeros.

JB: The stories that could be told are indeed many and would by no means fit into one interview! Similarly to Jose, what will stay with me is the community spirit developed during a two week-long sessions of hard work, but also of very memorable times spent with friends and colleagues.

Having said that, I think what I will never forget is the exhaustion I inflicted on my poor fellow coordinator, Jose, at WISE London. After spending a gruelling week in charge of the Valencia session, the lucky guy flew out to London only to be dragged from one end of the metropolis to the other for five jam-packed days of cycling up and down hills on the way to the train station at ungodly hours while being bombarded by yours truly on questions regarding timetabling and booth planning. Oh, and let's not forget all the interpreting, speeches and feedback he gave during the day as well. I also made a point of getting Jose along to the pub every evening after our practice sessions, just in case he wasn't completely zombie-eyed by the WISE experience already. His joy at being released for August holidays was boundless.


WISE Valencia 2013


- Pregunta complicada, ¿los seminarios WISE nacen para hacer la competencia a los cursos universitarios, para ofrecer una alternativa o como resultado de un vacío en la oferta formativa?

JS: En primer lugar, decir que WISE surge simplemente como una necesidad de un grupo de colegas de prepararse específicamente para unas pruebas y, posteriormente, de seguir mejorando y compartiendo conocimientos. Dado que ya habíamos superado un máster especializado, simplemente necesitábamos más horas de vuelo en combinaciones lingüísticas y modalidades menos habituales en nuestros respectivos mercados (como, por ejemplo, la consecutiva de alemán, en mi caso).

A partir de ahí, vamos moldeando esta idea inicial y el hecho de reunir a intérpretes de varios países en un mismo lugar y en un contexto de colaboración mutua abre nuevas posibilidades, como trabajar un retour con feedback de intérpretes nativos en nuestra lengua B.

Nuestra idea no es, en ningún caso, hacer la competencia a los cursos existentes. Ninguno de nosotros actúa en calidad de profesor durante las semanas de WISE y así lo hacemos constar cuando explicamos en qué consisten los seminarios. Todos participamos en pie de igualdad e interpretamos, leemos discursos y ofrecemos feedback a compañeros de nuestra misma cabina a partes iguales.
Personalmente, creo que el encanto de los seminarios radica en que el resultado general es la suma de cada contribución personal y esto genera una serie de sinergias que se traducen en una experiencia tan positiva como fructífera para todos y cada uno de los participantes. Sin lugar a dudas, si tuviera que describir los seminarios WISE, los resumiría en un ambiente de mucha ilusión y mucho compañerismo.

Trabajo en equipo en Valencia


- Me parece una gran idea y ya he dicho que quiero ser parte de WISE en 2014 (pena no haber podido serlo en 2013) así que, ¿es este un proyecto a largo plazo? ¿Qué podemos esperar de WISE en el futuro? ¿Más países, más idiomas?

JS: Sí, nuestra intención es seguir ofreciendo los seminarios a largo plazo. Estamos abiertos a celebrar seminarios WISE en otros países, pero para ello es necesario que reúnan una serie de requisitos comunes a fin de garantizar que las distintas experiencias sean lo más similares e “intercambiables” posibles. Por otra parte, como he comentado antes, consideramos que la selección de los participantes es esencial para garantizar el máximo beneficio mutuo y, por ello, el número de seminarios posibles es limitado.