lunes, 25 de enero de 2016

La dolce vita

¿Quién dijo que la vida del intérprete no tiene glamour o al menos paseos nocturnos por la Fontana de Trevi con un trozo de pizza fría en la mano?

Como enero suele ser un mes muerto en el que me dedico a revisar facturas, reclamar pagos y pelearme con las pelusas que se adueñan de mi estudio durante la temporada alta de trabajo, este año he decidido hacer algo ligeramente más útil y mucho más divertido y me he apuntado a un curso de mejora de la lengua C.

¿Qué es eso de la lengua C? Una lengua de trabajo de la que interpretas pero de la que no sueles ofrecer retour (inversa). En mi caso es el italiano y aunque me encanta, no suelo trabajar tanto con ella como me gustaría porque la pobre se oxida si no la practicas.
En noviembre recibí la típica newsletter que va directa a papelera pero que llamó mi atención y al leer con detenimiento el programa del curso en cuestión fue imposible decir que no. Es que ahí está la clave de cualquier propuesta de formación, en lugar de un cartel llamativo y de incluir el hashtag para Twitter en primer plano, pon el enlace al programa y haz que sea bueno.

Es que cuando una lee cosas como:

Paolo D'AngeloGiornalista Aerospaziale e Storico dello Spazio, ci porta in viaggio tra Sogno e Scienza, seguendo i passi dell'Italia nel percorso verso la conquista dello spazio.

o que una experta en arte te va a contar los entresijos y las tramas asesinas que se esconden tras la historia de la creación de la Capilla Sixtina y luego te va a llevar con ella a verla, solo puedes decir que sí.

Solo con la Sixtina ya me habían convencido

Este año se ha celebrado la XIV edición del curso de actualización y mejora de la lengua italiana organizado en Roma por el CRIC (Consorzio Romano Interpreti di Conferenza), curso que recomienda AIIC a intérpretes miembros y a profesionales del sector.

La sala antes de empezar la jornada


¿Cómo es el curso y cuánto dura?
Se trata de cinco días intensos compuestos por una serie de conferencias, una por la mañana y otra después de comer. Cada conferencia trata sobre un tema diferente, el italiano es la única lengua empleada en la sala y tras cada conferencia hay una sesión de debate terminológico para ver los términos nuevos que han podido surgir durante la charla. Los asistentes son todos intérpretes en activo de diversos países y con distintas combinaciones de trabajo pero no se emplean otras lenguas a la hora de explicar conceptos o palabras concretas. Parece muy fácil pero os aseguro que sales agotado si realmente te esfuerzas en sacar el máximo provecho de cada charla. Lo que por otra parte resulta lo más lógico dado que los conferenciantes en esta edición (y en otras por lo que me han comentado los que acuden cada año) han sido excelentes y los temas muy variados.

Os dejo aquí el programa entero de este año para que os hagáis una idea del nivel de los conferenciantes invitados. También podéis cotillear precios, fechas y demás datos prácticos.

El lunes Massimo Paradiso, profesor de economía en la universidad de Bari, analizó la política económica del BCE y de Mario Draghi. Es un tema que no suelo trabajar mucho pero dado que alguna vez me ha tocado interpretar al señor Draghi en la tele, no me vino nada mal y entendí muchos conceptos que hasta ahora no eran más que anotaciones en un glosario.

Por la tarde nos hablaron de política, pactos entre partidos, gobiernos de derechas e izquierdas, elecciones sin mayorías absolutas y ejemplos con lo que está sucediendo en otros países europeos para darle colorido. Muy interesante

El martes le tocó el turno a la carrera por llegar primero a la luna y a uno de los mejores oradores de la semana. Es muy difícil que no te interese lo que cuenta Paolo D' Angelo.

Voglio la luna

No se limitó a la historia que cualquiera con curiosidad sabe sobre la Unión Soviética y Estados Unidos, la Guerra Fría y la pobre de Laika, además nos contó lo que pasaba en Italia durante esos años, incluyendo recortes de la prensa que informaba sobre todo lo que sucedía en la carrera espacial. Su pasión por el tema es contagiosa y según él confiesa, lo que explica el motivo por el que ama la conquista del espacio tanto es porque de pequeño comía pizza fría (dato a tener en cuenta).

Como es periodista nos contó la anécdota que esconde la foto con la que se anunció que el hombre ya había dado un pequeño paso en la luna. Lógicamente en la era previa a la inmediatez de internet y el móvil, era imposible conseguir una imagen con buena resolución de la pisada en la luna a tiempo para que estuviera en la primera página del periódico del día siguiente, así que una bota de pescador y un poco de maña hicieron el apaño.

Il primo passo


Venía muy bien preparado para su público porque mencionó un momento del que se habla menos pero que incluye una foto con intérprete y todo: el debate de la cocina entre el vicepresidente Richard Nixon y Nikita Khrushchev en la exposición de Moscú de 1959 en la que los estadounidenses construyeron un modelo de casa moderna (al estilo de Casa Decor o de las tiendas Ikea de hoy en día) asegurando que cualquiera de sus ciudadanos podía permitirse el lujo de contar con todos esos electrodomésticos que hacían la vida más cómoda. El debate entre estos dos pesos pesados tuvo lugar en la cocina de la casa y se mostró en parte en la televisión (por eso tenemos imágenes de los intérpretes en acción). 

Intérprete sin tensión o estrés en el trabajo

- Dile que si ha visto el horno.
- Dile que si ha visto el Sputnik.

Otra de las ponencias que nos sorprendió a todos fue una que giraba en torno a ISIS, la crisis de los migrantes y Oriente Medio. Un experto en el tema, Alessandro Orsini, nos contó su opinión sobre las noticias que se publican y al ser algo de rabiosa actualidad, todos aprovechamos para engordar el glosario cara al trabajo este año.

Una curiosidad de esa sesión totalmente ajena al tema del terrorismo fue darme cuenta de que los mismos personajes de la tele o del cine que causan un impacto en distintas culturas se quedan en el lenguaje de formas diversas. Muchas veces se debe a las traducciones, a decisiones de marketing o por temas culturales. Para mí, el amigo de Mickey siempre se llamará Tribilin aunque el resto del mundo le llame Goofy. Lo mismo me pasa con la rana Gustavo española, Kermit en inglés y René por caprichos del destino en gran parte de Hispanoamérica (ni idea del nombre que le pusieron en Italia). Todo esto viene porque en un momento de su charla, el ponente dijo que había dos elementos que eran como "Stanlio ed Ollio" y no era capaz de pillar la referencia. Me acordaba de Oliver y Benji pero por contexto daba la impresión de que se trababa del "gordo y el flaco" solo que en inglés suelen decir "Laurel and Hardy" cuando les mentan, pero gracias a la Wikipedia descubrí que no iba desencaminada.

Stan Laurel y Oliver Hardy (Stanlio ed Ollio)

No voy a comentar cada sesión pero quedan dos que se merecen una mención:

- La impartida por Vera Pegna, intérprete jubilada que nos narró en primera persona su experiencia como miembro del partido comunista italiano en Caccamo (Sicilia) y su lucha contra la mafia. Ha escrito un libro que cuenta las vivencias de esos años y la acompañaba una actriz profesional que salpicaba la conferencia con lecturas teatralizadas de algunos de los pasajes del libro. Interesante es quedarse corta, así que os dejo un enlace para los que queráis saber más.

A la derecha Vera Pegna, la actriz y las magníficas organizadoras del curso

 - La dedicada al arte y, en concreto, a la Capilla Sixtina fue un auténtico placer y lujo. Penelope Filacchione nos contó la telenovela que supuso convertir la Capilla Sixtina en una realidad, los distintos pintores (Michelangelo no es más que uno, aunque se ha ganado la fama a pulso).

Penelope a punto de empezar y la Sibila Délfica que nos observa


Pocos son conscientes al entrar en la capilla que todo arranca con la Conjura de los Pazzi en Florencia y que la muerte de Giuliano de Medici aparece en uno de los frescos laterales de Botticelli (amigo de la familia Medici).

Un joven cae al suelo y van a matarle mientras que otro (Lorenzo) huye herido
Ver la capilla imagen a imagen, añadiendo toda la salsa de las tramas políticas y los caprichos de los artistas, hizo que fuera una sesión única.



Pero, para hacerla aún mejor, al terminar de explicarnos todo, nos acompañó a ver los museos vaticanos y como era enero y la invasión palo-selfie era moderada, nos dio una visita guiada pared a pared de esas que no se olvidan.

Intérpretes tomando notas
¿Era todo estudiar y escuchar ponencias?

Los intérpretes nos tomamos muy en serio el trabajo y hacer un curso de mejora es trabajo, sin embargo, tenemos nuestro punto social y las fantásticas organizadoras (Luisa Malentacchi, Cristina Monterisi y Mimma Ugo Cirimbilla) hicieron lo imposible por proporcionarnos una experiencia italiana completa: cena siciliana el lunes, entradas para el teatro el miércoles (Rumori fuera scena, una comedia brillante), billetes de metro y bus para toda la semana, película comentada por un experto en crítica cinematográfica el viernes por la tarde y la espectacular visita al Vaticano el jueves.




Hasta el 2017 no habrá más cursos del CRIC pero os aviso que la gente repite y las plazas vuelan.


domingo, 17 de enero de 2016

La madre de las chicas guerreras

No hace muchos meses publiqué una entrevista sobre traducción de ciencia-ficción y fantasía, es uno de mis temas favoritos. Este no deja de ser un blog sobre cosas que me interesan personalmente y por eso no me he podido contener y le he pedido a otra de las grandes traductoras del género que nos comente un poco su experiencia como profesional y como lectora. Por eso, es un placer tener en el blog a Pilar Ramírez Tello.


Pilar rodeada de libros


- Al ser la encargada de dotar de voz en castellano a heroínas como Katniss Everdeen, Tris Prior o Cassie Sullivan (que en breve tendrá su estreno en la gran pantalla con La quinta ola), se te puede llamar la madre de las chicas guerreras o de las que dan más tortas de la literatura juvenil de los últimos años. Sobre todo si las comparamos con otras heroínas populares en libros y películas más romanticonas como Bella o más de sentarse a investigar en la biblioteca como la fantástica Hermione de J.K.Rowling. De hecho, ya se están escribiendo artículos sobre el «efecto Katniss» en la imagen de las chicas en las novelas, series y películas. ¿Es más divertido traducir a este tipo de protagonistas? ¿«Team Elias» o «Team Helene» en la novela de Tahir o realmente da igual? ¿Qué opinas sobre lo que se escribe ahora sobre este tipo de heroínas? Incluso se ha llegado a decir que no es más que invertir papeles y que todo esto viene de lejos, desde Matrix y Trinity.

Muchas gracias por lo de «madre de las chicas guerreras», jeje. A mí me resulta mucho más divertido traducir (o leer, ya puestos) a este tipo de personajes. Si te digo la verdad, cuando me toca traducir libros en los que aparecen protagonistas femeninas más pasivas (o directamente tontas o machistas), lo paso mal. Pierdo parte del día insultando a la pantalla, lo que no debe de ser bueno ni para la salud ni para el karma. Es una de las razones por las que no me gusta traducir cierto tipo de novela rosa. Que, como me pasó una vez, tengas entre manos un libro en el que el protagonista masculino viole a la protagonista femenina y, a pesar de todo, ella se enamore de él... Pues no, gracias.

No estoy muy al día de lo que se escribe sobre este tipo de «nuevas» heroínas, pero me parece estupendo que aparezcan figuras femeninas a la misma altura de las masculinas. Que las niñas y las jóvenes tengan modelos más sanos en los que fijarse. Que su mayor aspiración en la vida no sea encontrar a la versión moderna de turno del príncipe azul. Que no sean siempre las rescatadas de los cuentos. Esas cosas.

Imagino que papeles femeninos interesantes ha habido siempre, pero, a estas alturas de la vida, no será algo tan habitual cuando la gente todavía se pregunta por el «efecto Katniss». Y Trinity era un buen papel, pero el héroe salvador con el que se enrollaba era Neo, un hombre.

Ah, y «team Helene», por supuesto. Elias es muy majo y tal, pero el personaje de Helene me parece más logrado.

No todos son traducciones de Pilar pero
salvo unos pocos, esta es la zona Pilar Ramírez de la librería



- Cuando se traduce un libro, acaba uno muchas veces por desmenuzarlo, por ver los ingredientes base de la receta. Se ven con lupa los aciertos y los fallos de la trama, de la redacción. Un traductor es el mayor crítico del libro, porque presta atención a estos detalles. ¿Es muy diferente traducir una novela que tan solo te interesa en comparación con una que realmente te gusta? ¿Has leído alguna vez una novela y has pensado ojalá me toque traducirla? (puedes dar ejemplos concretos si quieres)

Bueno, en cuanto al proceso de trabajo puro y duro, la dedicación, etcétera, no hay ninguna diferencia. Somos profesionales de la traducción y nuestro cometido consiste en entregar un producto (porque los libros, al fin y al cabo, se venden como un producto, qué le vamos a hacer) con la mayor calidad posible.

Sin embargo, en cuanto al disfrute del trabajo, obviamente es mucho más satisfactorio traducir una novela que realmente te gusta. Teniendo en cuenta todo el tiempo que vas a estar metida en su mundo, siempre es mejor que ese mundo sea un sitio en el que te apetezca estar. Y que esté escrito de un modo que te haga vibrar con las palabras y no pelearte con ellas.

Sí, claro que he leído novelas que me habría gustado traducir. Como cualquiera de Stephen King, por ejemplo. O The Death House, de Sarah Pinborough (que ha publicado hace poco Alianza con traducción de Francisco Muñoz de Bustillo). O Sharp Objects, de Gillian Flynn (publicada por Random con traducción de Ana Alcaina). Muchas, sí.

- Se habla mucho esta semana de la traducción de «mockingjay» por «sinsajo». La traducción de las palabras inventadas, los lenguajes creados por los autores por ser las partes más complejas y creativas de este tipo de proyectos. Más si la palabra en cuestión no es solo un término que aparece en la primera novela, pero que acaba por convertirse en clave en la trilogía y en el título del último libro y de dos películas. Lo que me plantea varias preguntas pero la primera es: ¿te dieron Los juegos del hambre cuando se habían publicado todas las novelas en inglés o te tocó descubrir estas cosas junto con los lectores (lo mismo se aplica a Divergente o cualquier trilogía)? Es decir, ¿cuando te ofrecen un proyecto te imaginas en algún momento en lo que puede acabar (tanto a nivel de éxito de ventas como en cuanto a la trama)? Muchas trilogías arrancan muy bien y pierden fuelle o el rumbo a medida que avanza la cosa. ¿Si las primeras novelas no cuajan (ni se forman colas, ni se hacen pelis, ni uno se hace con la camisa de Team Peeta) se sigue traduciendo la saga o se deja en el aire?

A ver, por partes. Cuando me encargaron el primer libro de Los Juegos del Hambre todavía no se sabía que iba a convertirse en un bombazo. En los Estados Unidos se estaba vendiendo bien, pero no se había convertido en lo que sería después. Además, que un libro venda mucho allí no significa que vaya a venderse mucho aquí. Por ejemplo, fuera de España se ha vendido muy bien Las luminosas, un libro maravilloso de Lauren Beukes, pero aquí no ha tenido apenas repercusión.

Total, que, como dices, fui descubriendo la trilogía junto con los lectores. Y es lo que suele pasar con todas las trilogías, sobre todo las que tienen más éxito, puesto que se traducen al español prácticamente en cuanto salen del ordenador del autor o la autora. Si se trata de segundas o terceras partes de un libro que ha tenido éxito, o si se trata de un libro que creen que va a tener éxito, las editoriales necesitan sacarlo de inmediato para aprovechar el hype. También les preocupa mucho que salgan traducciones de aficionados antes de que ellas publiquen la suya. En fin, que todo es correr.

Así que, claro, cuando traduces el primer libro de una serie no tienes ni idea de qué va a pasar con los posteriores ni de qué ocurrirá con la trama. Eso te supone más de un problema. Por ejemplo, con los títulos. En el caso de Los Juegos del Hambre, sin ir más lejos, le di muchas vueltas a la traducción del segundo, Catching Fire. Teniendo en cuenta que el título tenía relación con el fuego, que la prota era «la chica en llamas», que hablaban de chispas y demás..., me daba miedo poner, por ejemplo, un «chispa» en el título del segundo y que después resultara que esa «chispa» apareciera en el título del tercero. O que en el segundo prendiera la chispa y el tercero acabara en incendio. Al final, entre la editorial y yo misma llegamos a lo de En llamas y cruzamos los dedos. Hasta cierto punto, fue un alivio que el tercero se llamara Mockingjay :-)

En Italia, por ejemplo, la traducción
del título del tercer libro ha sido muy diferente


Tampoco se me da bien augurar si un libro tendrá éxito o no. Por ejemplo, creía que Divergente, al salir tan pronto después de Los Juegos, no lo tendría. Y mira tú.

En cuanto a la continuación de la saga si no se vende el primero, depende mucho de la editorial. Pero, sí, claro, es muy habitual que se deje la saga en el aire. A mí me ha pasado con alguna, como la de Taken (cuyo título en español, que no decidí yo, fue La trampa de los 18), de Erin Bowman, que me da la impresión de que no seguirá publicándose.


- Finalmente (y gracias por tu tiempo): ¿qué no te ha tocado traducir todavía pero que te encantaría (género, autor)?

Pues, como he dicho antes y digo siempre, cualquier cosa de Stephen King. O cualquier cosa que publique Lauren Beukes. En general, me gustaría traducir algo más de ciencia ficción para adultos, aunque traducir juvenil me encanta. Y terror, echo de menos traducir terror.

Gracias a ti por hacerme un hueco en tu blog

jueves, 7 de enero de 2016

Y no quedó ninguno

Parece el final de una conversación sobre los trozos de turrón de chocolate o sobre la película Los Inmortales durante las navidades pero en este caso es el final de una canción o poema "infantil" que da título y sirve de hilo conductor a una de las novelas más vendidas y conocidas de Agatha Christie. La novela en cuestión ha cumplido más de 75 años y sigue siendo una obra maestra de la literatura de misterio, copiada hasta la saciedad y estrenada como obra de teatro, película y serie en infinidad de ocasiones.

¿Os suena pero no tenéis claro qué libro es? No pasa nada, os doy otra pista (aunque el título de esta entrada es una muy clara). Es la obra ideal para las vacaciones de navidad: diez personas encerradas en una casa, sin opciones de escapar a pesar de que nadie las ata a la pata de la mesa. Diez personas que sospechan unas de otras y van cayendo como moscas. La BBC ha emitido una mini serie de 3 capítulos en estos días señalados, porque comparten mi opinión de que es la trama perfecta para ver la noche del 25 con los familiares que aún permanecen en la casa y el tráiler que circula por internet desde hace semanas me ha despertado preguntas variadas.

Que levante la mano el que se ha zampado el último trozo de roscón

El título de la serie en inglés es And then there were none. Es el último verso del poema en inglés y el título de la obra maestra de Christie pero prácticamente todo español nacido antes de 1985 recuerda la obra bajo otro nombre: Diez negritos. Ahí es donde empecé a cotillear. ¿Cómo era posible que en inglés en todo el trailer no mencionasen nada que pudiera traducirse en español como "diez negritos"? ¿Había sucedido un fallo de traducción en alguna parte?

Lo curioso es que el lenguaje políticamente correcto es la respuesta a cualquiera de las preguntas que nos podamos plantear. La obra en inglés originalmente se llamaba Ten Little Niggers (literamente, diez negritos) porque la trama gira en torno a un poema macabro que dicen que es infantil, que cuenta como uno a uno los diez negritos van muriendo de formas poco convencionales hasta que no queda ninguno. Al mismo tiempo, en la casa hay diez figuritas que representan a cada uno de los diez negritos y a los diez invitados, que desaparecen al ritmo que los anteriores.

Portada de 1939
Al revisar la edición traducida se ve que además la isla donde todo sucede es la isla Negra, que enlaza toda la historia. Bien, parece un tema resuelto pero la cosa va mucho más allá. El origen de esta supuesta canción para niños es más complejo, se cree que Frank J. Green adaptó la canción "Ten little Indians" en 1869. 

One little, two little, three little Indians
Four little, five little, six little Indians
Seven little, eight little, nine little Indians
Ten little Indian boys.


Esta no es la letra original, es la versión más "moderna" de la misma, pero en la original a los pobres niños les pasaban atrocidades y morían uno a uno. Esa fue la que se convirtió en la versión que emplearía Agatha Christie para generar ese ambiente claustrofóbico de la novela. Pero no solo se usó para eso, al parecer la canción o poema de los diez negritos apareció en espectáculos musicales en Estados Unidos e Inglaterra en los que los cantantes se pintaban con betún el rostro: los blackface minstrel shows. Todo esto hizo que ese fuera un título muy difícil de aceptar en Estados Unidos y la primera edición publicada allí en 1940 ya llevaba por nombre And Then There were none (Y entonces no quedó ninguno). El mismo nombre que se usó para la primera adaptación cinematográfica de 1945. Sin embargo, por algún motivo, en 1964 se publica otra edición bajo el título Ten Little Indians (Diez pequeños indios) que pasa un poco más desapercibida que las otras dos versiones pero que curiosamente es la que se usa para titular otra de las películas estrenadas en 1965 y en algunas de las ediciones traducidas en italiano: Dieci piccoli indiani.


No sé qué da más miedo en el cartel de la película: el diseño, el terror de que esa toalla no se sostenga o el título.



En la edición clásica con sus bordes amarillos (el verdadero giallo) de la novela añadieron: (...e poi non rimase nessuno)

No queda ni el apuntador

En Wikipedia podemos consultar las distintas traducciones por idioma y los tailandeses pasaron de complicaciones (Asesinato en una isla), hay una edición en Brasil que es brillante (El vengador invisible) y la traducción al malayo pide a gritos un aviso tipo SPOILER-ALERT (No sobrevive nadie al final). 



La propia canción "infantil" de los Ten Little Indians no tardó en ser considerada poco o nada afortunada y se cambió por Ten Little Soldiers (los diez soldaditos) y algunas versiones se animaron y los convirtieron en diez ositos de peluche directamente. En la mini-serie de la BBC los invitados llegan a la isla Soldado (Soldier Island), nada de isla negra, en Devon y su poema habla de diez soldaditos, con una figuritas verdes sin forma que no pueden ofender a nadie. Todo muy políticamente correcto. 

El DVD estará a la venta en breve, aunque espero que Netflix la incluya en el catálogo, mientras tanto aquí os dejo el tráiler:



Y ahora durante los días de calma antes de la tormenta que será la temporada alta de primavera, aprovecharé para leer más y ponerme al día con las series. 

Edición en español (2013)


jueves, 31 de diciembre de 2015

En la variedad está la magia

A menudo la gente se piensa que los intérpretes solo trabajamos en eventos oficiales, en ministerios, reuniones financieras y con diplomáticos. Eso es parte del trabajo y para algunos intérpretes es una de las principales porciones del pastel. Si uno trabaja para un organismo internacional (tanto en plantilla o como autónomo) se centrará más en discursos dentro de ese área. Sin embargo, si uno trabaja para el mercado privado se puede encontrar prácticamente con cualquier cosa. Siempre estoy dando la brasa con la curiosidad necesaria para sacar adelante esta profesión y la variedad de temas que podemos llegar a tratar es el motivo por el que lo hago.

Al echar la vista atrás, como suele pasar el último día del año, me encuentro con unos meses llenos de nuevos retos, clientes que han decidido repetir experiencia y temas de lo más curiosos. No puedo decir que haya sido aburrido, quizás un poco estresante por momentos, pero siempre aprendes algo.

- Premios:
Los pobres que me sufrieron en su día como profesora de interpretación saben lo mucho que me gustan las galas y los discursos de agradecimiento. No sabría explicarlo pero es el riesgo de interpretar un mensaje que no suele durar más de unos minutos pero en los que todo puede pasar. Aquí te lanzas al vacío sin red. El afortunado de turno puede agradecer el premio a sus padres y poco más o empezar a gritar maldiciones en klingon.

El 2015 me ha regalado una de las mejores experiencias que he tenido en esta profesión, la gala de los BAFTA en directo y a pesar de las sorpresas que amenizaron la noche, el subidón de adrenalina es de los que no se olvidan. Además, interpreté a la madre de los Weasley (eso suma puntos).

Hola, muggles

En una de las últimas entradas ya he hablado de la interpretación del anuncio de los premios Nobel pero lo que no sabéis es que a los pocos días me permitieron interpretar también el discurso de los ganadores del Nobel de la paz de este año y fue aún más impresionante. Interpretación en directo y a través de relé, porque no hablaban en inglés, como es lógico.
Si el relé os pone de los nervios a veces, imaginad la sensación cuando están en directo en la televisión nacional y la intérprete de la que dependes se queda en blanco unos segundos o se va el audio por un problema técnico. Un bloqueo rápido se hace eterno mientras esperas pero fue solo un pequeño instante que nuevamente me hizo pensar en este tipo de interpretación y en cómo debemos siempre esforzarnos por no dejar a nadie sin información, ya sea el público o el compañero en una cabina muy, muy lejana.

Con la sala a reventar y la gente con el móvil en la mano.

- Festivales de música:
Otra novedad de este año ha sido descubrir que se interpretan muchas más cosas de las que imaginaba. También hay una entrada sobre esto por lo que no me extenderé pero es uno de los proyectos más divertidos y curiosos en los que he participado. Es verdad que las entrevistas van a una velocidad nunca antes vista y que acabas con la cabeza como si te hubieras pasado el fin de semana de resacón en Las Vegas pero el momento en el que el técnico de sonido es incapaz de contenerse y se pone a cantar en playback Titanium de David Guetta ante tu mirada atónita no tiene precio. Eso por no mencionar el deseo de cambiar de cascos que se apodera de tu persona después de ver las maravillas que usan estos profesionales (algunos personalizados)

David en pleno fin de fiesta antes de las entrevistas.


- Arte: 
Para que luego digan que el sector de la cultura no tiene futuro. Todos los años trabajo durante la inauguración de varias exposiciones y es una de las cosas que más me gusta de mi trabajo. Ese primer paseo por las salas con el artista o el comisario y algunos afortunados de la prensa. Escuchar a los que saben te hace apreciar mucho más todo el trabajo que lleva montar una exposición y las ideas que esconden cada uno de los pequeños detalles que normalmente pasamos por alto. La última ha sido la fantástica exposición de la obra del arquitecto David Chipperfield en el Museo ICO, en pleno centro de Madrid, con maquetas de algunas de sus mejoras obras (se puede visitar hasta el 24 de enero de 2016). El libro que acompaña la exposición es una maravilla y un buen regalo de reyes para los amantes de la arquitectura. 




Este año he repetido con Photoespaña un año más y estaré encantada de seguir esta tradición todas las primaveras porque siempre aprendo algo y nunca me aburro. Este año hemos repasado la fotografía en Latinoamérica y he comentado en el blog mis exposiciones favoritas.

Korda y sus mujeres revolucionarias

- Medicina:
Mi compañera en estas cabinas, Esther Moreno, puede contar las mil y un historias que nos han pasado este año mientras recorríamos el centro del país de congreso en congreso. Hemos estudiado como si no hubiera un mañana y la recompensa es tener clientes que repiten año tras año y público que vienen a preguntarnos si hemos estudiado la carrera de medicina por lo bien que se han interpretado las ideas y los términos. Si el público no nota las horas de estudio pero se entera de todo y queda satisfecho, es que hemos cumplido el objetivo: hacer que parezca fácil algo que requiere esfuerzo.

- Gamificación:
Ya sé que más de uno estará pensando "ludificación" o cualquier otra opción más castellana pero lo cierto es que este es el tercer año consecutivo que Esther y servidora gamificamos con uno de los equipos más trabajadores que hay. Gente de medio mundo se reúne en Barcelona para hablar de cómo hacer la vida, la educación, la sanidad y el trabajo más interesante y eficaz. Lo bueno de repetir cliente es que ya conoces muy bien el famoso contexto y la terminología guarda pocos secretos, por lo que puedes dedicar todo tu tiempo de preparación a los pequeños detalles que hacen que el resultado final sea aún mejor. Ya estamos listas para el #GWC16

En el stand de uno de los ponentes que interpreté
en Gamification World Congress (GWC15)

Y además de todo esto, el 2015 ha seleccionado temas nuevos para las cabinas que he compartido y los cuadernos de notas que he destrozado: congresos de coctelería, presentaciones de líneas de maquillaje, lanzamientos de vodkas (y no es que lanzásemos la botella a ver hasta dónde llegaba), presentación de colecciones de moda, psicología, ortodoncia, etc.

La sala en la que interpreté a Kat von D en Madrid

Una de las cosas de las que más he aprendido tiene que ver con una experiencia nueva. En primavera me invitaron a dar una charla en una mesa de interpretación en Alicante y por primera vez me interpretaron. Técnicamente me han interpretado antes los compañeros cuando hacemos relé, pero en este caso yo era la ponente y me temo que cometí todos los errores típicos de los ponentes: hablar demasiado rápido, meter chistes locales y chascarrillos y torturar al intérprete hasta el agotamiento. Menos mal que eran gente muy maja y en el descanso me perdonaron con un vaso de horchata en la mano.

Lo que intento con esta entrada es dar las gracias al 2015 por darme tantos proyectos interesantes que me han obligado a ponerme las pilas y currar para sacarlo todo adelante. Ha sido genial, a pesar del cansancio en días puntuales. De todos modos, aunque no hayan salido todos los proyectos que quería ni haya sido capaz de cumplir todos los objetivos de mi lista para el año, tal y como dice Murakami cada vez que anuncian el Nobel de literatura:

Las cosas que me manda el compi de cabina
de la tele mientras interpretas los Nobel
Mucha suerte con el 2016, que nos traiga muchas cabinas, algunas en sitios con ventilación y visibilidad (y todo), que nos permita probar cosas nuevas, repetir clientes, aprender y mejorar. Gracias por leer este blog en 2015 y espero tener más historias que os puedan interesar el año que viene.

jueves, 3 de diciembre de 2015

De Óscar a Nobel, hagan sus apuestas

Este ha sido un año de sueños cumplidos y de nuevas experiencias. Ya se puede poner las pilas el 2016, que el listón ha quedado muy alto. 
A principios de año os conté lo que es interpretar el anuncio de los candidatos a los premios Óscar. Una locura por la velocidad, la cantidad de nombres y las listas de opciones que has elaborado previamente. Bueno, pues en otoño me tocó interpretar el anuncio de los ganadores de dos de los Premios Nobel y el proceso fue ligeramente similar.



¿Cómo es interpretar el anuncio de los Premios Nobel?
Antes de nada, los que me tocaron son los dos que se salen un poco de la norma, el Nobel de la Paz es el único de los cinco premios establecidos originalmente gracias al testamento y la fortuna de Alfred Nobel que no se anuncia en Estocolmo, dado que lo concede el Comité Nobel Noruego y se entrega en Oslo.
Es uno de los premios más comentados, muchas veces polémico y desde luego el más curioso de investigar.
El segundo ganador que anuncié fue el del Nobel de Economía o Ciencias Económicas que otorga el Banco de Suecia en memoria de Alfred Nobel. También es un premio que suele generar cierta controversia dado que no estaba indicado en el testamento y que lo concede un banco.

Ahora bien, sea como sea, estos anuncios se retransmiten en directo, los ve mucha gente (sobre todo el de la paz) y hay que prepararse para hacer el mejor trabajo posible. ¿Cómo te preparas esto? ¿Hay algún tipo de guión?



En primer lugar, como suele pasar con la televisión en directo, no existe guión pero por suerte en este tipo de anuncios hay una serie de fórmulas, una tradición que juega a nuestro favor. Lo normal es que se arranque el discurso en sueco y luego se pase al inglés, aunque el Nobel de la Paz suele empezar en inglés (y es mejor saberlo, en lugar de pensar que primero te toca esperar a que terminen con el anuncio en sueco, por eso de evitar sorpresas en el directo). Hay una serie de frases que se usan todos los años para anunciar al ganador y luego se da paso al turno de preguntas. Aquí la gran mayoría (y sobre todo las primeras) serán en sueco (o noruego) y luego pasarán al inglés. Es muy útil conocer esta rutina para saber qué viene después y estar preparado.

Tenemos la suerte de contar con internet y, concretamente, con YouTube para preparar esta parte. Los premios tienen un canal con todos los anuncios de cada año. Muy útil para aprenderse las fórmulas que se repiten sin falta y también para practicar un poco antes del anuncio que te toca.

Aquí os dejo los vídeos en inglés de este año para ver si encontráis las 5 diferencias:

Anuncio del Nobel de la Paz 2015:


Anuncio del Nobel de Economía 2015:





Una vez tienes las fórmulas y dominas el orden en el que se van a decir las cosas. En el de la paz se hace el anuncio, se explica el motivo por el que se ha elegido al ganador y luego se pasa a las preguntas; mientras que en el de economía desde hace unos años prefieren añadir una pequeña clase de economía básica además de la explicación específica de los motivos y si la tecnología lo permite les encanta llamar por teléfono al ganador o ganadores y que respondan preguntas en modo teleconferencia (para gran regocijo de su intérprete en la otra punta del mundo).

A punto de anunciar al ganador y con la chuleta al lado
La segunda parte de la preparación de este trabajo es la más curiosa y, casi siempre, inútil. Cuando preparé el anuncio de los candidatos a los Óscar me tocó investigar los distintos artículos que habían publicado las webs especializadas en cine. La lista de posibles candidatos era larga pero casi todas coincidían en unas 10 películas, unos 4-5 actores y actrices y todas esas coincidencias acabaron recibiendo una nominación a los premios de la academia. Se puede decir por tanto que valía la pena el estudio. Sin embargo, con los Nobel las cosas no son tan fáciles.

Aquí hay una clara diferencia entre los dos anuncios que me tocaron. En el caso del Nobel de la Paz tienes información para aburrir. Es uno de los premios de los que más se habla, despierta mucho interés y por eso las principales casas de apuestas permiten a los que quieran jugarse los cuartos apostando por un posible ganador u otro. Las listas de los periódicos y de las casas de apuestas tenían algunas coincidencias y lo más gracioso era ver como cambiaban las apuestas según se acercaba la hora. Si sospechas que puede ganar la canciller alemana, Mussie Zerai, Denis Mukwege o el papa Francisco, pues te estudias los posibles motivos por los que aspiran a semejante honor y practicas la pronunciación de los nombres más complejos (no deja de ser la tele). Por supuesto, el ganador en este caso no es ninguno de los muchos nombres que has apuntado en tu interminable lista y te quedas un poco como los que han apostado el dinero del café en este juego.

No es que sea todo tiempo mal invertido. Sí que estás más tranquila con tu lista. Mientras esperas que se abran las puertas en Oslo repasas los nombres que se han repetido en más webs y se te para un poco el corazón cada vez que pasa la señora con la jarra de agua porque te pilla desprevenida y estás convencida de que va a soltarla y a ponerse a anunciar ganadores sin avisar.

Abriendo puertas

En el caso del Nobel de Economía la cosa es distinta por el sencillo hecho de que nadie parece interesado en apostar en esta categoría y encontrar listas de potenciales ganadores es como intentar encontrar un taxi en Madrid de noche durante las semanas de diciembre en las que se celebran las cenas de empresas. Aún así si buscas con ganas encuentras alguna cosa: listas que da la impresión que se cortan y pegan un año tras otro, porque si compruebas los vaticinios de 2014 con los de 2012 ves los mismos nombres y [spoiler alert] este año tampoco han sido galardonados.

No he grabado la interpretación de este año, pero para los que puedan estar interesados, el compañero que suele encargarse de estos anuncios, Daniel Sánchez, sí que tiene un vídeo del 2014 en su canal de YouTube y os lo dejo para que os hagáis una idea:


lunes, 23 de noviembre de 2015

Yo soy tu intérprete

Hoy toca un ejercicio de imaginación, venga, meteros en el papel:

[Fundido en negro y arranca la escena. Dos personas, una frente a la otra. La primera habla]
- Yo soy tu intérprete
[Poned voz de Constantino Romero a lo Vader para estos menesteres o James Earl Jones si sois más de la versión subtitulada].
- ¿Mi qué?  [Insertar cara de susto del ponente de turno].
- La intérprete [No, no insertéis la cara de la Kidman, os lo imploro].
- ¿Intérprete? [Las mismas instrucciones de antes].
- La traductora para las entrevistas. [Tono de santa paciencia].


Este podría ser el guión de un día cualquiera en la vida de un intérprete. También es verdad que esta no es la única escena que se repite con frecuencia pero no todas las semanas te toca decirle "hola, yo soy su intérprete" al hombre que dio cuerpo a Darth Vader y que interpretó una de las escenas más conocidas e imitadas del cine.

Ideal para el día del padre

Esta semana se ha presentado en Madrid el documental I am your father que cuenta la historia del actor tras la máscara del malo más malo de la galaxia: Darth Vader.

Si habéis leído otras entradas de este blog ya sabéis lo mucho que me gustan las películas de Star Wars y os podéis hacer una idea de la ilusión que ha sido poder susurrar a David Prowse y ser su voz en español durante la rueda de prensa posterior al pase del documental en los cines Verdi. Además, es un hombre encantador y es un placer ser su intérprete.

Soy esa cabeza que asoma para susurrar preguntas


El documental es muy interesante, no voy a desvelar nada pero si os llama la atención os recomiendo echarle un vistazo. Se ha estrenado en el momento justo para los que ya no podemos esperar más para ver la próxima entrega principalmente por lo mucho que nos gustó la trilogía original. Esto nos cuenta detalles sobre el rodaje y nos acerca un poco más a personajes que ya son como de la familia.

Una de las cosas que más me gustó del documental es que da voz y rostro a los "intérpretes" que quedan ocultos tras máscaras y disfraces, esos Frankestein y monstruos de la laguna que nos han hecho pasar tan buenos ratos y que han caído en el silencio de la noche sin su merecido reconocimiento.

El actor y la máscara
Tal y como quedó claro, es más una cuestión de amor por el trabajo realizado y por el buen sabor de boca que ha dejado aunque nadie se acuerde de tu nombre al final.

Estimados intérpretes y lectores del blog, ¿os suena esa sensación de algo? ¿No es la cabina a veces una máscara que nos hace invisibles? En el caso de David Prowse solo podíamos ver su cuerpo, la voz la aportó James Earl Jones en la versión original y en El Retorno del jedi es el rostro de Sebastian Shaw el que logramos ver en una escena clave de la película.

Para preparar este proyecto me vi en la "necesidad" de sacar de la estanterías las tres primeras películas (1977-1983). Antes de que nadie diga nada, que quede claro que hay que preparar cada trabajo, da igual si eres una de esas fans que se sabe los diálogos de memoria porque en este tipo de ruedas de prensa los que preguntan pueden ser incluso más amantes del tema y las preguntas pueden alcanzar un nivel de complejidad digno de los congresos técnicos. Nunca se debe asumir que el tema se conoce y que por eso no es necesario mirar nada, ni hacer un misero mini glosario.

Hacía tiempo que no me concedía este placer y creo que es la primera vez que las he visto ya como intérprete profesional en activo. Cuando era pequeña me obsesionaban los personajes principales, Leia por motivos obvios y Han Solo porque tiene algunas de las mejores frases. Entonces le presté muy poca atención al intérprete de protocolo: C3PO. En este visionado le he dedicado más cariño y hay varias escenas en las que me he sentido hasta identificada (y no, el dorado no es mi color, no es eso).



Por ejemplo: tiene demasiada información que no le interesa a nadie, todos esperan que hable la lengua local de turno (y eso que domina más de 6 millones de formas de comunicación), no se preocupan en lo más mínimo por las condiciones en las que trabaja (calor, frío, ataques de naves imperiales, etc.). Sin embargo, la escena en la que me convertí en fan de C3PO fue cuando en la luna de Endor, Han Solo quiere que le diga varias cosas al jefe de los ewoks pero no para de interrumpirle cuando va a arrancar y al final le suelta que a ver si se da prisa.

Basado en hechos bastante reales en consecutiva
Este otoño ha sido intenso pero me ha permitido cumplir varios sueños profesionales (y frikis), por lo que resulta imposible quejarse.

sábado, 21 de noviembre de 2015

El ataque del intérprete zombie

También podríamos titular esta entrada: ¿Cómo sobrevivir a la temporada alta?

En primer lugar, las temporadas altas o épocas de picos de trabajo dependen en gran medida del tipo de interpretación que ofrecemos pero, en general, en el mercado privado suelen darse en primavera y otoño. Meses como mayo, junio, octubre y noviembre principalmente. Sin embargo, si el año es bueno puedes empezar la temporada alta en marzo y terminarla a mediados o finales de julio y en el caso del otoño, podría ir desde septiembre hasta prácticamente la fecha de la lotería de navidad en España. A partir del 22 de diciembre ya no queda mucho más que rascar.

Una cosa suele suceder cuando uno arranca la temporada alta en marzo y es que seguramente llegue a julio poco más o menos que a rastras. Es como tener una resaca de nochevieja durante tres meses seguidos. Cuando uno es joven, el cuerpo aguanta bastante bien, pero con el paso de los años no te queda otra que buscar estrategias para no parecer el intérprete zombie que nadie quiere contratar, por si le da por consumir cerebros ajenos para recuperarse.

Intérprete al salir de una cabina tras 8 horas
Imagen de Etsy - Cartoon Zombies


Entre las estrategias para sobrevivir a la temporada alta, una de las recomendaciones es tenerlo todo muy bien organizado. Calendarios actualizados en todos los dispositivos (sobre todo el móvil) como Google Calendar o cualquier otra aplicación, sistema o incluso agenda en papel para tener claro qué días ya tenemos confirmados, cuáles son los días reservados pero sin confirmación, qué días pueden tener proyectos potenciales y si nos quedan días libres para estudiar. Puede parecer una tontería, pero es importante cuando tienes la agenda llena en temporada alta, dejar días reservados para preparar los temas. En pleno pico de trabajo, en una misma semana te pueden tocar 4 temas completamente diferentes o incluso más. Si vas a trabajar prácticamente todos los días de la semana tienes que plantearte cuándo vas a estudiar el material de cada cabina o consecutiva. No suele pasar que en un mes te llamen solo para que trabajes un tema en todos los congresos.

Esto es uno de los puntos que debes tener en mente al aceptar trabajos, dado que no es lo mismo estudiar muchos temas cuando tienes tiempo que cuando no lo tienes. Generalmente elegimos un proyecto si tenemos disponibilidad, por la tarifa, por la temática y por el lugar en el que se celebra. Es más fácil tratar temas que ya te suenan, con los que tienes una cierta experiencia y por eso la preparación va a ir más rápido. Por el contrario, los temas en los que partes de cero y que no se acercan a tus áreas de experiencia requieren más tiempo y dedicación. Hacer un mal trabajo quizás me permita facturar algo más este mes, pero es pan para hoy y hambre para mañana.

Tengo que estudiar


Cuando estás en plena temporada alta es fácil caer en la tentación de pensar que siempre vamos a estar currando sin descanso pero para eso inventaron el mes de enero, que nos recuerda que las cosas no son así. Los clientes que te llaman en los meses más flojos suelen ser aquellos que han quedado muy satisfechos con tu trabajo y están dispuestos a pagar a un intérprete incluso en febrero siempre y cuando seas tú, porque les ofreces el resultado que buscan. La calidad es ese gran aliado, la mejor estrategia de venta que tenemos. Para ofrecer calidad hay que practicar y, sobre todo, hay que estudiar y preparar los temas a conciencia a pesar del tiempo que eso conlleva.

Por eso a la hora de organizar la agenda en temporada alta, trato de tener en cuenta los huecos que necesito para estudiar. Prefiero pasarme a quedarme corta en la preparación, manías personales.

Una vez tengo todo organizado, intento dejar algún día suelto para descansar porque después de varios días seguidos de cabina uno se atonta y se agota. Si no duermes suficientes horas lo notas en cabina. Conseguir días libres en octubre es complicado, por eso los marco también en la agenda, para saber qué están ahí y respetarlos.

Tampoco viene mal comunicarse con los seres queridos: familia, pareja, amigos. No está de más decirles que quizás durante el mes de octubre no estés disponible para muchos planes, que quizás te conviertas en esa cosa que entra y sale de casa con cara de agotamiento y ojeras de campeonato, que se encierra en el estudio cuando no está arrasando con la nevera o acaparando el baño porque tiene prisa para ir a la siguiente interpretación. Tienen que saber que es algo temporal y que cuando termine la temporada alta en navidad volveremos a ser las personas encantadoras y cuerdas de siempre y dejaremos de interpretar las palabras de desconocidos para retomar eso de comunicarnos con nuestra gente.



Durante otoño o primavera a veces nos perdemos cosas interesantes, te pueden llamar para trabajar durante los puentes, la semana santa, trabajar por la noche durante Halloween o cosas por el estilo. Hace años que me toca trabajar durante todos los puentes de mayo, no es que me queje pero es bueno informar al respecto para que nadie se ponga a hacer planes de escapadas en primavera y cuente conmigo.

Hasta ahora parece que la temporada alta es más bien negativa y no es así. En esos meses de escasa vida social haces una facturación muy interesante que te permite ser la reina de las navidades en casa y engordar al cerdito de la hucha para los meses más flojos (agosto, enero) porque la vida y los pagos a la seguridad social no se detienen sea el mes que sea.

La ubicación también es un elemento a considerar al aceptar trabajos en pleno maratón de interpretación. Hay intérpretes llenos de glamour a los que envían a destinos como Londres, Estocolmo o Roma. También te pueden tocar opciones más nacionales (como suele ser mi caso) y hacer una gira por Segovia, Toledo, Barcelona, etc. El destino en el fondo da igual, pero si que hay que calcular los tiempos que se dedican al desplazamiento, los días muertos que se quedan ahí en la agenda y qué hacer con esas horas. Hay quienes aprovechan las horas de aeropuerto para dormir, otros estudian en los trenes, algunos descansan en la piscina del hotel (que también ayuda).

No todo va a ser sufrir

Si tu gira es en tu mismo país puede parece que puedes llegar a todos los sitios, pero cuidado, algunas ciudades aparecen en el mapa pero ninguno de los encargados de trazar líneas de tren o de asignar horarios frecuentes de autobuses se han percatado. Antes de aceptar el trabajo, revisa si es factible llegar a la hora y sobre todo volver o desplazarte al siguiente congreso desde ahí sin complicaciones. No es este el primer año en el que en plena temporada alta he pasado prácticamente cada día de una semana en una ciudad distinta.

La puntualidad es una obligación del intérprete, no vale como excusa que la noche anterior terminaste una cabina en la otra punta del país, es tu trabajo organizarte o saber decir que no a aquellos trabajos a los que no vas a llegar.

Hay que calcular tiempos, ubicaciones, medios de transporte. Son piezas del puzzle que es la temporada alta y tenemos que encajarlas todas.

Nuestro amigo Murphy se va a encargar de complicarte la vida de tanto en tanto. Si calculamos el tiempo de desplazamiento muy justo nos podemos encontrar con una huelga de metro, tren o puede que incluso le de por llover en Madrid y todos sabemos que cuando caen dos gotas en esta ciudad se abren las puertas del infierno.

Dormir poco una semana no es un problema pero cuando te tocan 2-3 meses intensos de trabajo, la falta de sueño empieza a dejar señales. Son muchas horas de cabina o consecutiva, de estudio y de esfuerzo. Las ojeras son un compañero de viaje, junto con ese tono de piel que desvela que hace mucho que no te vas de vacaciones. Menos mal que para eso hay opciones cosméticas (lo sé, lo sé, algunos aquí se han horrorizado pensando en lo que viene pero tranquilidad, esos consejos irán en otra entrada separada: el kit de supervivencia para el intérprete zombie en la carretera. Puede ser una entrada útil también para sacar ideas de regalos cara a las fiestas). Otro de los puntos a cuidar es la alimentación, sobre todo si te toca ir de un lado a otro. Muchas veces nos incluyen en las comidas de los congresos o comemos un sandwich en la barra del hotel. No pasa nada si es un día suelto pero cuando también lo notas cuando encadenas varias semanas de comer en poco tiempo y a base de fritos, comida rápida y "de boda".

En resumen: las temporadas altas son fantásticas por la cantidad de trabajo que sale, la excelente facturación, los nuevos retos a los que te enfrentas y los compañeros de cabina. Aún así, no viene mal organizarse muy bien para poder rendir durante esos 2-3 meses, dar lo mejor y disfrutar de lo bueno que tiene. Es mejor cuidarse si no queremos acabar zombies.