viernes, 29 de abril de 2016

El arte de la alfombra roja

La Asociación Internacional de Profesionales de la Traducción e Interpretación (IAPTI) ha organizado un webinario sobre lo que supone interpretar una gala de premios para la televisión. Se celebrará el viernes 3 de junio y tiene muy buena pinta.
39_med

¿Quién no ha soñado con interpretar los Oscar? Bueno, en realidad siempre pensamos en la estatuilla del muchacho calvo con espada y escaso vestuario porque es una de las galas más comentadas pero desde hace ya algunos años se interpretan para la televisión muchas otras ceremonias: los premios Grammy, los Globos de oro, los BAFTA y los MTV de música y cine, entre otros.
¿Qué tienen en común estas galas? Las de cine suelen tener lugar a principios de año, desde enero hasta abril tenemos unas cuantas (y eso que no se retransmiten todas). Aún así en general en todas podemos encontrar algunos elementos similares y luego cada una tiene su tono y mecánica diferente.
La alfombra roja es uno de los puntos que comparten las ceremonias de premios y es el que más atención recibe por parte de la prensa. En la alfombra roja los artistas vienen a recibir los aplausos merecidos si han recibido una nominación, a presentar nuevos proyectos o sencillamente a recordarle al mundo y a las productoras que todavía existen.
Por algún motivo, cuando nunca te has enfrentado a una es normal pensar que es la parte más fácil de la gala. No pasa nada, solo van a saludar y responder preguntas sin importancia. Está chupado. ¿Estudiar? ¿Qué voy a estudiar para la alfombra? Si como mucho van a hablar de frivolidades.
giphy (3)
Pero las frivolidades tiene truco si eres la intérprete
A pesar de que aún me queda mucho por aprender y que lo mío por ahora es más un tapete que una alfombra, hoy voy a comentar un poco lo que supone ser la intérprete en esto de las entrevistas previas a la ceremonia. ¿Por qué me centro en las chicas? Primero, porque es la experiencia que tengo. Segundo, los chicos lo tienen más fácil. Si se han estudiado a fondo la lista de nominados y de asistentes deberían tener todas las películas que se van a mencionar. Las chicas no solo hablan de sus proyectos, su tarea es más "intensa". Dicho esto, algunos de los puntos también le pueden servir a los chicos.
Para empezar cada alfombra roja es un mundo, con sus normas y sus manías. Si te toca la de los BAFTA caerá un comentario sobre la lluvia o la ausencia de la misma en cada entrevista. Eso por no olvidar el eterno comentario de "es un placer estar aquí hoy con todos los compañeros, lo mejor del cine británico está en esta alfombra (a pesar de la lluvia)".
tumblr_o2jv9tAz1h1r19feno1_540
Fue llegar Cate y ya ni llovía
En la gala MTV Movie Awards la alfombra roja depende en gran medida de la persona que se ocupe de las entrevistas. Puede ser muy formal (o intentarlo) como la de este año.
b51d288248fa7b09_ryan-xxxlarge
Si tú lo dices Ryan
O menos "formal" y con menos ropa que mostrar.

En cualquier caso, en la alfombra roja de los MTV Movie Awards se suele conceder uno de los premios y es bueno saberlo para que no te pille de sorpresa.
Sobre lo de la falta de pantalones de alguno, eso hasta se agradece porque si eres la intérprete femenina ya puedes hacer la tarea y aprenderte los nombres de los principales diseñadores, cómo se traducen los tipos de tejidos y aprender un poco sobre joyería y peinados de moda. La alfombra roja no solo sirve para vender proyectos, también es una pasarela que cada año cobra más importancia. Los mejores diseñadores prestan vestidos a las actrices y hay hasta apuestas en internet y artículos enteros sobre quién va a llevar qué en tan magna ocasión.
Por supuesto la pregunta que sabes que va a caer en cuanto aparece una actriz o la mujer de uno de los nominados es:
images (43)
¿Hay algo que pueda comer?
No perdón, esa es la pregunta que se plantea la intérprete cuando finalmente arranca la alfombra roja a eso de la una de la mañana. No sé cómo se me ha colado esto aquí.
Volvamos a la labor de la intérprete. La pregunta que cae siempre es:
tumblr_mir2fhXUTt1qb8lw8o2_r2_500
Dime qué llevas
Aquí depende mucho de la actriz y del contrato que tenga con la marca, puede ser una mera mención o una descripción de lo más detallada. El caso de Jennifer Lawrence es fácil, ya sabes que va de Dior. Pero con el resto puedes vivir al límite y esperar a ver con qué te sorprenden o aprovechar las redes sociales y cotillear. Este año Alicia Vikander lució Louis Vuitton en todas las entregas de premios, por lo que cuando llegó la hora de los Oscars a finales de temporada ya ni quedaba atisbo de misterio. Quizás por eso la entrevistadora pensó que eso no iba a interesar y se lanzó a la pregunta comodín:
giphy2
Al ver tu vestido me viene a la cabeza: ¿qué has desayunado?

En el caso de Rooney Mara hasta se publicaron quinielas. Bastaba con leerlas para tener una idea de por dónde iba a ir los tiros.
rs_634x1024-160225125634-634-rooney-mara-oscar-gown

Así no te pillaban en un renuncio si el sonido no ayudaba o si el nombre del diseñador tenía sus dificultades a la hora de ser pronunciado.
giphy3
Menos mal que era Givenchy, ¿lo he pronunciado bien?
Y es que esa es otra: el ruido. Hay que tener en cuenta que la alfombra roja va a toda velocidad, los periodistas no logran atrapar a las estrellas más de unos breves minutos y necesitan que en esos instantes digan o hagan algo memorable para que la gente aguante frente al televisor (más si tienen en cuenta la cantidad de gente que está sin dormir en medio mundo). Los fans chillan como si les fuera la vida en ello alrededor y los nominados están muy nerviosos. Esa es una mala receta si lo que queremos es escuchar bien lo que dicen y que ellos vocalicen adecuadamente. Aquí se cruzan voces, se entrecortan mensajes y a veces se hace referencia a cosas que nunca se mencionan por nombre y que tú debes adivinar para que suene lógico en tu idioma. Los pobres que siguen tu interpretación a altas horas de la madrugada se merecen enterarse de lo que pasa de la mejor manera posible.
tumblr_o5efqjDvCn1qh9nffo1_500
¿Qué es lo que ha dicho? ¿Lo has entendido?
Eso por no mencionar que los primeros que van a ser entrevistados en la alfombra, los primeros que llegan a la ceremonia, no son tan conocidos. Los actores y actrices que todo el mundo conoce suelen llegar hacia el final. Esos primeros suelen estar nominados a categorías técnicas que también son importantes pero sus rostros no te suenan tanto (o nada) y rara vez van acompañados del cartel que sí te muestran cuando sale alguien tipo Hugh Jackman. Ahí es cuando tu compañero de cabina y tú tenéis que jugar a los detectives y mientras uno interpreta el otro intenta adivinar por las respuestas a qué está nominado y cuál es su película.
anigif_enhanced-buzz-22490-1361763780-2
¿A qué estás nominado?
Luego está el tema de los nombres que no son ni John ni Michael. Saberte de memoria la lista de nominados es una cosa pero ser capaz de pronunciar de un modo digno y adecuado a cada uno de los elegidos puede ser otra muy distinta y nadie quiere decir mal el nombre de un posible ganador.
tumblr_o0u300ffoD1qi1uh9o3_500
Menos mal que la muchacha grabo un vídeo para enseñarnos a todos a decir su nombre bien.

Como siempre, para evitar el riesgo de quedarte en blanco es necesario saber un poco lo que puede salir. Por ejemplo, este año sin duda el tema era el racismo en los premios Oscar. Daba igual si la alfombra en cuestión estaba en Londres o si te tocaban los MTV Movie Awards un mes después de los premios de la academia.
animation (26)
Si ha habido un tema recurrente en 2016 ha sido este.
Este año me han permitido interpretar la alfombra roja de los Oscar (solo la alfombra) y era imposible que no saliera esta pregunta. Aunque no fue la única. Como me tocaban las chicas también se preguntó por el caso judicial de la cantante Kesha y se habló de las primarias.
200_s4
Y se hablo de moda, mucha moda, de rituales de belleza y cosas similares. Algunas preguntas te pillaban tan desprevenida como a las actrices. Porque a las dos de la mañana no esperas que pregunten por el tiempo que una necesita para tener los codos en condiciones antes de ir a la gala.
anigif_enhanced-31943-1424810152-21
Y yo que pensaba que me ibas a preguntar por mi próxima película.
Sabemos que en estas ceremonias todo es posible, desde un oso en las butacas, raps sobre la estrecha relación de Leonardo con ese oso, una kiss cam, Deadpools que bailan con el actor que interpretó a Deadpool, etc.
bear
Así que no debería extrañar a nadie que las alfombras rojas sean aún más curiosas. Los nervios hacen que algunas de las respuestas no tengan ni pies ni cabeza. Los intérpretes tenemos que trabajar con eso, con nuestros propios nervios, el cansancio debido al horario, el hambre (al menos yo) y la responsabilidad de saber que te escucha mucha gente que también tiene sueño.
Empiezas la alfombra con todas tus notas, listas y bolsas de gominolas en una nube de glamour:
tumblr_mirbat8GEC1qbh0eio1_500
Me siento como Beyoncé, ¿he pronunciado bien su nombre?
Y terminas a altas horas de la madrugada algo desmejorada...
oscars_drinking_2

Pero siempre con ganas de repetir. La experiencia es impresionante. Las alfombras rojas van a toda velocidad, pasa de todo, las preguntas a veces te dejan sin palabras y la calidad del sonido no siempre es la mejor pero enganchan, será la adrenalina o el dorado de los premios pero acabas como Mark Ruffalo este año, con ganas de llevarte al señor Oscar a casa.
tumblr_o3ao3smMzQ1s3bg8oo1_540

sábado, 23 de abril de 2016

Libros, bardos y una mujer esférica

¡Feliz día del libro! Vale, quedan dos horas escasas del mismo pero una tenía muchas cosas que hacer: comprar libros, evitar el diluvio universal que decidió caer sin previo aviso y disfrutar de las actividades organizadas este año con motivo del 400 aniversario de la muerte de William Shakespeare (nombre en clave: el bardo) y Miguel de Cervantes (el manco de Lepanto).


Todos los años en el Círculo de Bellas Artes de Madrid te puedes apuntar para participar en una lectura ininterrumpida del Quijote de Cervantes (con intérprete de lengua de signos española). Además de eso, varias calles sacan puestos llenos de libros para que la gente aproveche el descuento y se lleve nuevas historias a casa. Para animar más al personal, muchos autores firman sus obras, participan en coloquios e incluso les entrevistan para la radio y televisión.
Sin embargo, como este año es el 400 aniversario de tan funesta fecha en la que perdimos a dos grandes de la literatura universal (ya es mala suerte), hay una serie de nuevas opciones muy recomendables.
The British CouncilThe Globe y más de 10 instituciones culturales en Madrid y Barcelona ofrecen la posibilidad de ver 37 escenas de las representaciones de 37 obras del Bardo inglés. Escenas rodadas en el propio teatro The Globe, cortos hechos para la ocasión, adaptaciones más o menos contemporáneas, un poco de todo. La gracia es que las obras están divididas entre las distintas sedes de tal manera que crean un recorrido urbano por todas las obras de Shakespeare. Se llama The Complete Walk y la mayor parte de las salas nos permitirán ver los cortos desde el día 22 hasta el 28 (algunas solo hasta mañana). Las obras están en inglés, un verdadero placer para los oídos (nunca se ha definido mejor el concepto de "eargasm") pero si esa no es una de vuestras lenguas, no pasa nada, para eso están los subtítulos. Encima el acceso es gratuito, así que no hay excusa.
¿Qué aún no lo tenéis claro? Permitirme que os anime a dar el paseo con esto:
1.- Hamlet. ¿Quién no ha hecho alguna broma con la frase más famosa del príncipe más emo de Dinamarca?
Ser o no ser.
Pues si os gusta este buen mozo, que se debate entre los deseos de venganza, el amor por una madre que tarda menos en encontrar el amor que algunas concursantes de Gandia Shore y su pobre novia con acuafobia, aquí nos ofrecen 4 por el precio de 1. Cuatro actores de edades, razas y géneros diferentes recitan las frases más conocidas y nos trasmiten el dolor y las dudas del príncipe nórdico.
IMG_20160423_192157
Por supuesto, también está la escena en cuestión
2.- A buen fin no hay mal tiempo. Nos descubren una primera escena de All's Well that Ends Well en la que la condesa de Rosellón habla con su protegida Helena, a la que aprecia como una hija (interpretada por la brillante Ruth Wilson).
20160423_192613
Es una de las obras problemáticas, dado que no es fácil incluirla en "tragedias" o "comedias" y la primera escena se debate entre estos dos territorios. Aunque la condesa demuestra su afecto llamando a Helena hija, esta no sabe si aceptar esta muestra de cariño, porque prefiere ser su hija política y evitarse la confusión que sería llamar al hijo de la condesa hermano, cuando preferiría llamarle algo más tierno, tipo "churri" o "cari".
20160423_192750
Lo mejor es que de esta escena salta a otra de la misma obra pero que se representó en el propio teatro The Globe en Londres y por una compañía de India. Helena tenía que ir a Paris a curar al rey para conseguir su objetivo y de repente el rey te rompe los esquemas y juega con la parte cómica de la obra.
20160423_193430
Soy el rey de Francia, es que somos unos adelantados en esto de las modas
3.- Antonio y Cleopatra. Vemos apenas retazos de las primeras escenas de la obra pero tenemos el placer de ver su conclusión con una Cleopatra inmensa que llama a su final "tonta venenosa".
20160423_193947
Me ha parecido ver una linda viborilla
4.- La comedia de las equivocaciones. Gran fallo personal no haber leído esta obra antes, lo que me he podido reír con la escena del sirviente describiendo a la mujer que se le había lanzado a la yugular en un momento de descuido. ¿Quién dijo que los clásicos son un aburrimiento y todo cursiladas?
Antífolo de Éfeso se encuentra a su criado Dromio consternado y le pregunta cuál es el problema. Este le confiesa que le pertenece a una mujer y cuando la describe comenta que es una de las chicas que trabaja en la cocina y por tanto, grasienta en todos los sentidos y más sucia que la suela de su zapato.
She is the kitchen-wench, and all grease; and I know not what use to put her to, but to make a lamp of her, and run from her by her own light.
El señor intenta animarle, no pasa nada si la muchacha tiene la piel sucia y llena de grasa, para eso existe el agua, aunque Dromio no parece convencido. Así que le pregunta por las medidas de la buena moza.
She is spherical, like a globe: I could find out countries in her.
La chica es esférica como un globo terráqueo y aquí el señor no puede evitarlo y pregunta por los países y la relación de los mismos con la zagala. ¿Dónde se situaría Irlanda? En las posaderas. ¿Y Escocia? En lo áspero de las palmas de las manos. ¿Dónde está Francia? En la calva que le galopa en la frente.
20160423_195357
Se le ve enamorado
¿Has encontrado España? Pues no. ¿Has estado en España? No, puede que sea por eso.
20160423_195437
Tenía que preguntar por los Países Bajos
Aquí es donde Dromio le mira sorprendido y responde que no había llegado tan abajo.
Hay pocos que supieran soltar insultos sin recurrir a las palabrotas fáciles como Cervantes y Shakespeare, excepto quizás los Monty Python. Esa ya es por si sola una buena razón.
Aquí tenéis una pequeña selección para animar el fin de semana: Insultos de Cervantes y Shakespeare
Personalmente, me encanta el "echacuervos" cervantino.
¿No estáis ni en Barcelona ni en Madrid y ahora os puede el deseo de ver una obra de Shakespeare? No pasa nada, The Globe nos lo pone aún más fácil con su servicio de alquiler y compra de las representaciones que se han sucedido en su teatro: el Globe Player TV y tiene obras en diversos idiomas (con subtítulos).
Espero que este haya sido un gran día de libro y, como diría Tom Hiddleston en Enrique V:
tumblr_me2i6poznq1ra8x1ao9_1280
No quería olvidarme de San Jorge

martes, 12 de abril de 2016

¿Añadir o no añadir?

¿Qué haces cuando no entiendes lo que ha dicho el ponente? Parece una pregunta sin importancia pero es una de las principales dudas en una interpretación. La respuesta parece muy sencilla (y en realidad lo es) pero en vivo y en directo las cosas se complican. Técnicamente hablando, se interpreta lo que se escucha, hasta ahí todo claro, pero en muchas ocasiones el problema no es tanto de sonido puro y duro como de comprensión. El ponente habla muy bajo, vocaliza poco, tiene un acento regional muy marcado o habla en una lengua que no es la suya y la pronunciación es bastante creativa.
4bwwkmunn5e4
Habla rápido y con acento pero lo tengo, tranquilos, lo tengo.
Todas estas son circunstancias a las que nos enfrentamos con relativa frecuencia y a las que tenemos que dar solución. No siempre vale lo de: "Lo siento, no se entiende nada, no se puede interpretar". Si bien en casos muy extremos no viene mal recordar las recomendaciones en caso de crisis de AIIC. 
If you have not understood something essential, say so over the microphone. Your delegates can then decide whether they want to ask the speaker to repeat it. Likewise, if a speaker is reading at breakneck speed from a written text that you haven’t received a copy of, making it impossible to provide a complete and accurate interpretation, say so over the microphone. You may inform your delegates of the problem and indicate that you will try to provide a summary. If necessary, you may state that you regret that you will have to stop interpreting until reliable interpretation becomes possible again. Turning off your microphone is of course an extreme tactic, but when no interpretation is better than the best interpretation possible under the circumstances, it is undoubtedly the ethical thing to do.
Básicamente las opciones en el peor de los casos es solicitar que se repita la información, resumir si el ponente habla (lee) muy rápido o si es imposible interpretar, apagar el micrófono.
Otro de los problemas habituales es ese momento cuando arrancan las preguntas del público pero la gente en la sala no espera a que le pasen el micrófono. Ahí el problema es claro, si no hay micrófono, la cabina no recibe audio y sin audio no hay nada que interpretar. Lo normal de todos modos es recordar por los dos canales que sin micrófono no hay interpretación de la forma más educada posible para que la gente sea consciente de eso.
Pero en consecutiva a veces se trata de la propia colocación de todos los que van a hablar y sobre todo, el sitio en el que te pongan. Si es una sala muy grande o con techos muy altos es probable que no pueda oírlo todo, también es posible que yo esté demasiado lejos para poder captar la totalidad del mensaje. Lo que suelo hacer es llegar muy pronto para encargarme de informar a los organizadores de los riesgos que conlleva "esconder" al intérprete. En algunas situaciones he prometido apartarme para las fotos oficiales del inicio y luego ya posicionarme para poder ofrecer una interpretación de calidad. Aún así, a veces los organizadores no quieren que estés cerca del ponente, otras veces tenemos problemas de acústica de la sala o cualquiera de las dificultades antes mencionadas y nos vemos ante el hecho de que pedir todo el rato al orador que repita es complicado o sencillamente imposible.
¿Qué hacemos? ¿Apagamos el micrófono? ¿Y si es una consecutiva con toda la sala llena mirándote?
Aquí entramos en el terreno de la tentación: si solo he perdido una frase, no pasa nada, ya relleno yo con algo.
Que levante la mano el que no haya tenido (caído en) esa tentación alguna vez. Pero es un último recurso que puede meternos en jardines de los que luego no es tan fácil salir.
Si volvemos a consultar la guía práctica para intérpretes profesionales de AIIC (Practical Guide for Professional Conference Interpreters), nos encontramos con esto: 
The interpreter is morally responsible for the integrity of his or her work and must not bow to any pressure in performing it.
The interpreter must never change or add to the speaker’s message.
Furthermore, the interpreter must never betray any personal reaction to the speech, be it skepticism, disagreement, or just boredom.
Queda claro, no se puede añadir nada al mensaje del orador. Nada.
tumblr_inline_mqulrq2yub1qz4rgp
¿Y si es algo mínimo? No se van a dar cuenta. La ley de Muprhy además de complicarnos la agenda también dictamina que si decides añadir algo, lo más seguro es que termine por complicarte el trabajo. No puedes jugártela y esperar que nadie se percate, es poco ético, profesional y un riesgo innecesario.
Estoy convencida de que ninguno de los responsables de adaptar la novela de Jane Austen, Orgullo y Prejuicio, para la BBC se imaginaron lo que iba a pasar con esa pequeña escena que iban a añadir por eso de rellenar minutos y ofrecer algo que no estaba en el libro. Total, si no era nada, un paseo tonto por el campo, con una camisa blanca, para mostrar que el señor Darcy estaba sopesando seriamente cosas y el hecho de que al final de tanto meditar el pobre tuviera la necesidad de darse un chapuzón no era más que la guinda del pastel.
Si os sabeís la novela de memoria (no miro a nadie) esta escena no os va a sonar del papel:
Serie de la BBC de los 90: 



Parece un añadido sin más, no tiene ni diálogo, ¿qué daño puede hacer? La escena causó un revuelo que nadie se esperaba, con gente que gritaba puesto que ese baño no estaba en el original y era por tanto una ridiculez sin sentido y otros que gritaban por culpa de la camisa blanca mojada. Tal fue la impresión que causó que es lo que todo el mundo recuerda de esa serie y ha dejado huella desde entonces, convirtiéndose en un elemento ya clásico de las adaptaciones del pobre señor Darcy. Si eres actor y quieres ser el estirado dueño de medio Derbyshire tienes que asumir que vas a darte un chapuzón con un blusón blanco en algún momento.
mr-darcy-eliot-cowan
Elliot Cowen en Pérdida en Austen
Hasta el punto que ahora se adapta el añadido de la adaptación.
200_s
Venga mujer, llevo la camisa blanca y diluvia, eso cuenta como Darcy pasado por agua
Incluso si añadimos zombies ya no podemos evitar incluir la "escena":



Hasta se han escrito entrevistas falsas a Colin Firth en libros en los que se le pregunta por la escena (la segunda novela de Bridget Jones no se corta) y se ha creado una estatua acuática para que nadie se olvide del añadido que se ha mostrado en The Serpetine.




Todo este despliegue de frikismo nos recuerda que todos los añadidos arrancan su andadura como buenas ideas, opciones para salvar situaciones complejas, pero luego algunos pueden adquirir vida propia, con mejor o peor resultado. 
Aunque parezca que todo va bien con lo que hemos aportado de nuestra propia cosecha.
janette-mr-darcy-boat.jpg
Voy a leer el libro con él aquí, que así lo tengo todo

No olvidemos que todo tiende a complicarse y los añadidos a menudo dan más problemas que las soluciones que supuestamente ofrecían.

4607487682
Vamos chicos, que esto ya no funciona.

martes, 5 de abril de 2016

El maestro traductor y las puertas

Hace poco me concedí un regalo de cumpleaños de los que me encantan: una entrada para ir a ver la obra de Ibsen El Maestro Constructor que se ha representado en The Old Vic en Londres durante los últimos meses con un reparto de lujo encabezado por el fantástico Ralph Fiennes.
The-Master-Builder
Hasta el cartel es interesante

Lo más curioso es que aunque la obra no es actual ni tiene nada que ver con nuestra profesión me fue imposible no pensar en nuestro mercado. No quiero destripar nada a nadie que pueda verla representada en un futuro pero la historia trata sobre un maestro constructor que se enfrenta a una crisis profesional y personal al llegar a una cierta edad (no hace falta entrar en detalles). Ha dedicado su vida a su verdadero amor: su trabajo. Es un autodidacta que se esforzó en su día por aprender todo lo posible para poder dedicarse a la construcción pero que reconoce, a veces de forma voluntaria y otras no tanto, que necesita a su aprendiz que sí que sabe de esas cosas de cálculos y herramientas que requiere un edificio moderno. 
95292
Soy un intruso motivado con un becario que sabe de AutoCAD. ¿Os suena de algo?

No le ha ido mal, su pasión y dedicación ha suplido otras deficiencias y se ha rodeado de gente válida para seguir avanzando, pero por supuesto su éxito recibe críticas diversas. Unos opinan que es un intruso, sin formación, sin auténtico talento que sencillamente tuvo suerte. Otros le admiran como si se tratase de un dios romano. La única que le mira sin una opinión clara es la sufrida esposa que espera que termine el proyecto que tiene entre manos, a pesar de que sabe que siempre habrá otro detrás.
¿Qué hace un maestro traductor, perdón, constructor cuando ya no le quedan proyectos? Excelente pregunta y algo que da mucho miedo a los autónomos. La eterna lucha entre la experiencia que aportan los años y la fuerza de lo nuevo es el motor que mueve esta tragicomedia sin cesar. Halvard Solness no quiere retirarse, tampoco quiere construir más iglesias pero no considera que haya llegado la hora de dejar paso a las nuevas generaciones. Su aprendiz es un chaval lleno de talento pero al que aplasta constantemente para que no se emocione y quiera atreverse en solitario. ¿Qué será de todo su esfuerzo y de sus sacrificios personales si llega alguien mejor preparado y se queda con el mercado? ¿Quién va a querer a un constructor que en realidad no tiene título de arquitecto ni nada por el estilo? ¿Cómo se detiene a la marea que se empeña en llegar?
Ragnar, su aprendiz, maldice por las esquinas que nadie le de una oportunidad, duda de si tendrá verdadero talento y vive en una eterna lucha entre la admiración que siente por su maestro y las ganas que tiene por ocupar su lugar y demostrar que es mejor. Reconozcamos que el que se llame Ragnar es un punto a su favor. Además, lo que muestra este aprendiz es algo que nos suena a todos o casi todos. Ese momento en el que sales de la carrera o del máster con todos los títulos bajo el brazo y te das de bruces con la realidad del mercado. La de veces que nos hemos pegado con las palabras "experiencia obligatoria" antes de conseguirla.
Lo curioso es que cuando ya llevas unos años, ya tienes la dichosa experiencia y te sigues esforzando por tener oportunidades empiezas a ver claros los dos puntos de vista, entiendes tanto a Ragnar como a Halvard. Lo difícil que es empezar y lo complicado que es permanecer una vez las cosas han empezado a funcionar. 
Entonces entra en escena una chica (que está como un cencerro) y que representa la volatilidad, creatividad y el abanico infinito de posibilidades de la juventud.
master-builder-large_trans++7Ie8PkSw6zJj0WOAbK6siXg3Ouow98s8W0eJJv1ZTcU
Hilda, me caes bien ¿sabes usar Crados?

No desvelaré más detalles de la trama, tampoco es necesario, pero hay una conversación que me dejó poso (como dice mi compi de cabina Esther Moreno):
Halvard le explica su mayor miedo al médico de la familia: 
SOLNESS. - Usted lo verá, doctor; usted verá a la juventud llamar, impaciente, a la puerta de mi casa.
DOCTOR. (Sonriendo). — Bueno, ¿y después?
SOLNESS. — Después, todo habrá concluido para el constructor Solness.
Y luego se lo cuenta a Hilda, que representa a esa juventud arrolladora, que le da una respuesta que no se espera:
SOLNESS. – (…) Se lo diré: ¡Empieza a darme mucho miedo la juventud!
HILDA. -¿Es posible que tenga miedo a  la juventud?
SOLNESS. -¡Oh! Sí, lo tengo. He aquí por qué vivo encerrado en mi casa. La juventud vendrá a llamar a mi puerta, querrá venir hacia mí…
HILDA. -En este caso, creo que sería mejor salirle al encuentro, y abrirle la puerta de par en par.
SOLNESS. – ¿Abrirle la puerta?
SOLNESS. — ¿Abrirle la puerta? 

Lo de cerrar puertas es una lucha imposible e innecesaria, pero no viene mal un poco de empatía. Recordar los inicios, respetar la experiencia y admirar los broches de oro a carreras que han costado muchos años de batalla. El mercado nos necesita a todos en 1892 (fecha en la que se publicó la obra) y en 2016. 
master-builder-ensemble-large_trans++rWYeUU_H0zBKyvljOo6zlpPHkRvugymKLtqq96r_VP8
Se ha venido arriba (esto solo cuenta como spoiler para los que han visto la obra) 

miércoles, 30 de marzo de 2016

Intérpretes con piernas

Esta entrada tenía que llegar. Siempre estoy hablando de la calidad en la interpretación, de la formación para mejorar la vocalización, la pronunciación, el dominio del idioma y la curiosidad necesaria para conocer de todo un poco pero nunca me había parado a pensar que quizás debería invertir en tonificar las piernas, que tengo los tobillos como una matrona de las novelas de Jane Austen.
Todo esto viene por un anuncio que ha quemado las redes sociales esta mañana y no es para menos:
piernas (2)
En plena guerra de tarifas, en la que tienes que decidir si vas a batallar con la calidad de tu trabajo o lo bajo de tus tarifas en el campo de los presupuestos, nos encontramos con esto. De los productores de "si es un tema general muy sencillo", los guionistas de "tengo un amigo que pasó un verano en Dublín y me lo hace gratis" y los actores de "interpreta como puedas" llega la última tendencia que nunca quisimos ver en nuestras pantallas de ordenador: el intérprete con piernas.
Corremos el riesgo de ser llamados intrusos por los acompañantes profesionales con años de experiencia en el sector y buen dominio de los idiomas. (Pun totally intended!). Sin embargo, esto no es nada nuevo en el mundo del marketing de servicios. Ya en Chile nos encontramos con los famosos cafés con piernas. Locales que a simple vista pueden parecer una cafetería normal y corriente, en los que te puedes tomar una Coca-Cola, un cortado o pedir unos servicios sexuales (no obligatorio).
piernascafe (2)
La clave está en las piernas

Si es que hasta en Brighton, que son unos adelantados, se han dado cuenta de que todo con piernas es mejor, incluso el cine.


No penséis cosas raras, estas piernas son publicidad engañosa, solo ponen películas y venden palomitas.
Para el que a estas alturas no lo haya pillado, esta nueva obsesión con las piernas que he desarrollado hoy es puro y duro:
Sarcasmo: empleo de la ironía con fines expresivos.


Siempre me pregunto si hemos sido buenos a la hora de explicar lo que sí hacemos y para qué servimos (si hacemos nuestro trabajo bien). Una conversación que he mantenido más de una vez me plantea esta duda con frecuencia:
Final de una consecutiva, una persona se acerca con la mejor de las intenciones:
- Hola, me ha encantado lo que has hecho, qué difícil. 
- Gracias, he preparado bien el tema y ha sido muy interesante.
- Se nota, ya te digo, felicidades.
- Gracias. 
- ¿A qué te dedicas? 
- A esto (ojos como platos).
- ¿En serio? ¿Todo el tiempo ¿Te pagan por esto? ¿Da para comer?

Por suerte por ahora nadie ha terminado esa conversación mirando furtivamente mis tobillos, pero ese es otro cantar...



sábado, 26 de marzo de 2016

El fantasma literario

El fantasma es una figura muy socorrida en muchos libros y en las obras de Shakespeare. ¿Qué habría sido de Hamlet sin el fantasma de su padre que vagabundeaba a horas indignas por sitios en los que debía hacer un frío considerable? Probablemente habría sido una obra mucho más insulsa y más parecida a Dawson Crece con todos su conflictos adolescentes. ¿Cómo habría sido posible arrancar el dramón entre generaciones y saltos en el tiempo de Cumbres Borrascosas sin el supuesto fantasma de Catherine saludando desde la ventana? ¿Sería posible Harry Potter sin fantasmas? En los primeros libros eran divertidos pero al mismo tiempo eran más útiles que Wikipedia, gracias a todos los años de secretos que atesoraban.
Tranquilos, no voy a mentar cada fantasma que ha pasado por las páginas de un libro, pero hay muchos y además de esos que sí reciben nombre o cierto protagonismo, hay muchos más, invisibles, pero no por ello menos necesarios: los traductores.
ghostbuster-marco-una-generacion-y-estos-gifs-prueban-el-porque-9
¿Para cuándo dice que quiere la entrega de los primeros capítulos?

Los lectores más fieles del blog me dirán aquí que esto les suena y no andan desencaminados. Hace ya unos años, tres para ser exactos, publiqué una entrada sobre la presentación de un libro escrito por varios traductores y que intenta explicar el oficio: los traductores fantasmas. Entonces ya hablaba de la traducción utilizando imágenes de Los Cazafantasmas para ilustrarla. Bueno, han pasado tres años y tenemos una nueva película y un nuevo libro entre manos.
2016-03-22 20.56.19

El pasado martes 22 de marzo se presentó en La Central de Madrid el libro El fantasma en el libro de Javier Calvo, publicado por Seix Barral, con un coloquio sobre la traducción literaria que contaba con la presencia del autor (también traductor), Pilar Adón (traductora y editora), Mercedes Cebrían (traductora) y Javier Lucini (traductor y editor). 
Por si leer toda la entrada os parece demasiado compromiso en plena Semana Santa pero os interesa el tema, os dejo el enlace a la entrevista que le han hecho a Javier Calvo en la radio: El ojo crítico.
Dicho esto, ¿de qué se habló en el coloquio? De muchas cosas. Vamos por partes.
Se trató bastante el tema de las editoriales, no hay que olvidar que entre los presentes había dos traductores que también son editores. Se mencionó la relación entre escritor-traductor-editor. De lo necesario que es dejar de mirarse el ombligo y aprender sobre el resto de pasos del proceso que es sacar un libro al mercado. Se aprende sobre la distribución, el papel de los libreros, las cifras (siempre importantes) y cómo los posicionamientos justifican cada actuación. 
Uno de los fenómenos editoriales más relevantes en opinión de algunos de los presentes era la proliferación en los últimos años de nuevas editoriales, más pequeñas, más independientes y sobre todo, más arriesgadas. Pilar Adón no habló de Impedimenta. Que es una editorial que cuida mucho a sus traductores, hasta el punto de que se incluye una pequeña biografía de los mismos en el propio libro tras las del escritor. Esto despertó un debate sobre si eso era o no realmente necesario. Primero por la necesidad de mantener al traductor como un fantasma invisible, que no altere con su voz la del autor, y en segundo lugar, por un motivo mucho más práctico. Si incluyes la biografía del escritor y del traductor, ¿qué pasa con la del corrector/editor/maquetador/ilustrador/revisor, etc.? ¿Acaso no son ellos también padres o al menos comadronas durante el parto de la criatura? Pero si metemos todas las biografías, la cosa se nos podría ir de las manos y parecer las etiquetas de la ropa de Zara o los interminables créditos de Blade Runner. Claro que visto lo visto, si la cosa va de ahorrar páginas y espacio, acabamos en la preocupante tendencia en la que las obras ni siquiera mentan a sus traductores y sus nombres se pierden en el olvido.
tumblr_m725nbjsjc1qeevc3o4_250
Traductores que se pierden en el tiempo

Desde luego si uno consulta la web de Impedimenta (enlace en el párrafo anterior), verá que el nombre del traductor figura en la ficha del libro de una manera visible y adecuada.
Pilar también comentó que en los grandes grupos todo lo que se hace en torno al lanzamiento de un libro está enfocado a la venta y que las nuevas editoriales, que también quieren vivir de su trabajo (lógicamente), se permiten tener catálogos más cuidados, en el sentido que el editor puede permitirse un catálogo poblado por autores que realmente le gustan. Algunas veces estas son misiones suicidas si sus gustos no coinciden con los del público. 
 También se habló de las nuevas traducciones de los grandes clásicos. ¿Es realmente necesario volver a traducir Ana Karénina (1877) si ya está traducida desde hace años? Aparentemente sí. Nos contó la anécdota sobre una escena en el libro en el que los personajes toman un aperitivo con caviar y vodka que curiosamente no figura en la traducción española original, quizás porque la idea de un aperitivo antes de la cena no encajaba con la cultura local de ese tiempo, quizás porque la adaptación más lógica habría sido decir que se tomaron unas tapas antes de cenar (cosa que habría rechinado de mala manera) o quizás todo se debía a que el anterior traductor se la había merendado sin compasión. Porque hay que tener en cuenta que en esa época muchas de las traducciones que nos llegaron del ruso eran más un ejercicio de relé en traducción que otra cosa. Para los que evitan las entradas sobre interpretación en el blog, el relé es cuando no puedes interpretar directamente de sala porque desconoces el idioma y tienes que utilizar el audio de otra de las cabinas para poder volcar el mensaje a tu lengua de trabajo o como la define el SCIC:
Interpretación de un idioma a otro a través de un tercero
Pues lo mismo pasó a la hora de traducir las novelas rusas, que en muchos casos se traducían usando las traducciones de otros al francés o inglés. Peor era el caso de las obras en lenguas como el polaco, que podían pasar por el francés y de ahí al inglés antes de ser traducidas al español. Vamos, un teléfono escacharrado decimonónico. 
tumblr_nrcpaddgve1tk2heto1_540
¿Cómo es eso de que no hay caviar y vodka?

En otras ocasiones las omisiones en las traducciones se debían a elecciones propias y absolutamente subjetivas del traductor. No existía el mismo sistema de controles que hay hoy en día y además el conocimiento de lenguas extranjeras en general era bastante más bajo, por lo que muchas veces los editores no tenían herramientas a su disposición para confirmar si estaba todo en orden y en algunos casos, eran los propios traductores los que no entendían del todo un giro cultural o lingüístico, no estaban de acuerdo con una idea o sencillamente no sabían cómo resolver un entuerto y elegían la opción de esconder ese párrafo (escena, página y por lo comentado, incluso capítulo) bajo la alfombra. 
Tengo una edición de la Divina Comedia que perteneció a mi abuelo, que publica la carta del traductor al inicio y que es una joya a la hora de explicar la situación de la profesión en un pasado no tan lejano:
Mi querido amigo: Después de concluido mi penoso trabajo de interpretar y traducir verso por verso la Comedia de Dante, toda entera, aquí me tienes perplejo sobre su publicación en las presentes circunstancias. Un hombre de mis creencias religiosas y de mis opiniones políticas, naturalmente no ha de querer dar pábulo al espíritu irreligioso y revolucionario de Europa en los días en que tan sañudo se presenta contra el poder temporal del Papa. Pero la explicación del pensamiento del gran Poeta, generalmente mal interpretado por los que no son buenos, ¿puede contribuir a extraviar los espíritus, o, por el contrario, impedirá que se hagan de él citas falsas o equivocadas...
Si crees útil que vea la luz pública, pon a continuación de esta carta e Prólogo que te dicte la conciencia, y vaya todo al impresor.
Javier Calvo comentó que las prácticas de control de calidad y la profesionalización seria de nuestra labor arranca a mediados de la década de los 80 para evitar errores como los antes mencionados.
También se habló de la figura de los escritores-traductores. Si antes hemos dicho que el traductor debe ser un fantasma (si bien no anónimo), que facilite la transmisión del mensaje sin aportar en exceso el sonido de su propia voz, la cosa se complica cuando es un escritor el que firma la traducción. Por una parte está la defensa lógica: un buen traductor literario (o no literario) debe saber redactar en su lengua de llegada y debe hacerlo bien. Nadie mejor que un buen escritor para eso, pero el ego de un escritor es más complejo que el de un traductor acostumbrado a las sombras. Si alguien ha leído la traducción del Orlando de Virginia Woolf a manos de Borges puede comentar si tiene o no un cierto sabor argentino.

9788435008990

En ese momento se abrió un nuevo debate: Si bien es cierto que ahora los traductores contamos con un mejor nivel en los idiomas de trabajo, tenemos internet con todos sus recursos y viajamos más para empaparnos de las culturas con las que convivimos en los textos, ¿no es cierto que los traductores del pasado fallaban en documentación pero nos daban sopas con ondas en la calidad de la redacción?
Aquí se manifestaron opiniones de todo tipo. Se culpó a la cultura audiovisual y a la influencia del inglés. Se mencionó que también puede deberse a que el material no es tan bueno, es decir, que los propios escritores cada vez redactan peor, por los motivos que sean. Quizás la propia industrialización del proceso de traducción que garantiza los niveles de control ha mecanizado en exceso el oficio, acentuando su parte industrial y aplanando los textos. La literatura siempre se ha alimentado de otros textos y expresiones culturales y como ahora parece que la cultura se hace en inglés o se traduce desde el inglés, su influencia es algo con lo que hay que lidiar en un mundo que tiende a ser demasiado monocromático.
Eso por no hablar de la corrección política que no solo afecta a las cabinas de interpretación o a los discursos oficiales. Muchos traductores se enfrentan a dudas ante ciertos textos. Si dejas lo que está puesto te arriesgas a ofender a parte del público lector pero si tomas la decisión de rebajar insultos o ideas, estás traicionando al autor. Esa eterna tentación de enmendar al autor y sus cojeras que es ahora una carga mucho más pesada de lo que pudiéramos pensar (y vuelvo a la cita del traductor de Dante para ver que las cosas cambian tanto que a veces damos toda la vuelta y regresamos al mismo punto).
2016-03-22 19.47.36
La sala llena

Como era de esperar, si hablamos de adaptar textos, no se podía pasar por alto el rompecabezas favorito de los traductores literarios: el español neutro. Ese anhelo de todo editor que tiene que vender libros a los dos lados del charco y que pide algo que es más un unicornio que un fantasma.
Javier aquí entró en detalles y me temo que si me extiendo más esta entrada va a ser peor que la tradición de ver Lo que el viento se llevo en Semana Santa (que empiezas el jueves y el domingo con un poco de suerte logras levantarte del sofá). Pero lo que me pareció super curioso y desconocía fue una de las cosas que dijo sobre este problema. Se habla mucho sobre este "español neutro", porque los libros que suenan muy españoles molestan a algunos lectores en países latinoaméricanos, acostumbrados a las traducciones realizadas en Argentina o México (principalmente) y lo mismo pasa en la otra dirección (aunque las quejas las he visto más en doblaje y subtitulado). La pregunta ante esto era de esperar, ¿pasa lo mismo con el inglés? ¿Se piden traducciones de inglés neutro? Tengamos en cuenta la cantidad de países diferentes y muy separados geográficamente que usan la lengua de Shakespeare como idioma oficial. Javier Calvo nos explicó que en este caso los angosajones son mucho más prácticos y cuentan con un paso intermedio. Es decir, que un libro traducido por un inglés que se vaya a publicar en Estados Unidos pasará antes por un intermediario que adaptará el texto al inglés americano y viceversa. Bromeó diciendo que siempre se imagina a ese paso intermedio con su ordenador flotando por encima del Atlántico.
81jckm7wb1l
Por supuesto se preguntó por tarifas y estuvimos a punto de entrar en lo que Javier denominó el "bucle infinito" en el que entramos todos los traductores-intérpretes cuando nos encontramos con otros compañeros. Se preguntó por G++gle Translate (no hace falta que añada la respuesta) y se habló mucho de literatura, traductores y del amor por este oficio. Si os habéis quedado con ganas de más, ya sabéis, toca darse un paseo a la librería más cercana. 
slimer-0
Traductores, traductores por todas partes